Neurociencia

Circuitos neurales del Refuerzo

Sabemos que el cerebro está implicado en los sistemas de reforzamiento, ¿pero cómo?

Los sistemas de reforzamiento del cerebro tienen dos funciones: la primera, detectar la presencia de un estímulo reforzador, la segunda, fortalecer las conexiones entre las neuronas que detectan ese estímulo y aquellas que producen una respuesta ante él.

Cuando nuestro cerebro detecta ese estímulo reforzador, como puede ser nuestro equipo de fútbol favorito, automáticamente activa las neuronas dopaminérgicas de una área concreta del cerebro: el Área Tegmental Ventral (ATV).

La activación de esta área comunica con otras áreas del cerebro, como el Córtex Prefrontal (CPF), y les indica que aquello que se ha visto es relevante, interesante, que merece la pena mantenerlo en el recuerdo. En otras palabras, el ATV ha dicho: ésto hay que aprenderlo. Curiosamente, si ya se esperaba que el reforzador apareciera, este circuito no se activa y, como consecuencia, no se establece esa conexión entre las neuronas.

Y bien, ¿qué activa el ATV? Esta área es activada gracias a las neuronas del núcleo accumbens, un núcleo que descarga (gracias al glutamato), la dopamina necesaria para que el ATV se active.  Como dato interesante, el núcleo accumbens también es importante en el Parkinson, pero de esto ya lo hablaremos en otro momento.

El poder de la Amígdala

Quizás habéis oído hablar de esta pequeña zona del cerebro, pero con funciones muy importantes. 
Primero de todo, ¿DÓNDE LA UBICAMOS? La amígdala cerebral es una región del denominado sistema límbico

¿DE QUÉ SE ENCARGA (FUNCIONES)?

  • Recibe información del entorno y capta estímulos que son significativos, es decir, importantes para nosotros. Por ejemplo, si hace poco tiempo tuviste una pesadilla con una persona que llevaba un sombrero negro, cuando veas un sombrero o una gorra negra, tu atención se dirigirá a ella con más facilidad. Esta dirección de la atención a un estímulo saliente (el sombrero negro) es debido a la amígdala.
  • Anticipa una respuesta emocional ante estos estímulos previamente detectados. La amígdala nos pone en marcha y nos prepara para este estímulo (nos puede generar taquicardia, tensión muscular, aumento de la respiración, dilatación pupilar, etc.).
  • Consolida y almacena información emocional. ¿Quién no recuerda su primer beso? 
  • Modula emocionalmente la memoria episódica (es aquella memoria que nos ayuda a recordar sucesos autobiográficos: momentos vividos en nuestras vidas, emociones asociadas, etc.). Por ejemplo, es probable que todos y todas recordemos qué estábamos haciendo y dónde nos encontrábamos el día del atentado de las torres gemelas, cuando recibimos la notícia (volvía de un viaje con mi família; estaba en casa mirando una película; estaba con mis amigas tomando un café, etc.). Esto es memoria episódica (un acontecimiento de nuestra vida, vivido directa o indirectamente), que la amígdala se encarga que recordemos ya que para nosotros/as fue muy chocante y, consecuentemente, esta pequeña región consideró que no debíamos olvidar.
  • Cognición social. ¿Qué quiere decir eso? La amígdala se activa cuando vemos personas de otra cultura y, también, a la hora de analizar si un rostro nos transmite confianza o, por el contrario, es mejor que nos alejemos. 

Por tanto, la amígdala es una región importantísima en nuestro cerebro ya que gracias a ella podemos experimentar y expresar una gran cantidad de emociones y sentimientos.

CPF

TDAH: Corteza Prefrontal dorsolateral vs ventromedial, ¿de qué estamos hablando?

Sabemos que La Razón es lo que nos diferencia del resto de animales y, por ende, nuestra razón también nos diferencia entre nosotros. Pero, ¿dónde localizamos esta “razón”? Muchos investigadores han encontrado lo que puede ser este hito, y es El Córtex Prefrontal.

Esta área, situada en la región frontal del cerebro (y encima de nuestros globos oculares) desempeña una serie de funciones muy importantes.

Estas funciones, a su vez, se encuentran dañadas en algunos trastornos, como es el caso del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad.

Así pues, si el Córtex Prefrontal es tan importante, ¿qué funciones desempeña?

  • Memoria de Trabajo
  • Funciones Ejectuvias
  • Proceso de Toma de Decisiones

Éstas son 2 áreas que deben diferenciarse en el cerebro de un niño con TDAH:

Corteza Prefrontal Dorsolateral (CPFdl)

(Zona marcada en color morado)

¿Os acordáis en el “Mi hijo y el TDAH” ? En este apartado comentamos que los niños con TDAH tienen alteradas las funciones ejecutivas, la memoria de trabajo y la toma de decisiones. Es esta zona la que se encarga de las tres funciones, que podemos englobar bajo la categoría Control Cognitivo. Los niños con TDAH tienen esta área menos desarrollada, debido a un retraso madurativo que no ha permitido que esta región madure a un ritmo normal y, en consecuencia, tienen alterada esta zona del cerebro.

Corteza Prefrontal Ventromedial (CPFvm)

(Zona marcada en color blanco)

Esta zona, a diferencia de la anterior, tiene en cuenta el componente emocional. También está alterada en las personas con TDAH, con un menor grado de desarrollo. Debido a esta situación, la toma de decisiones no será la correcta, tomando como decisión aquellas estrategias en las que el componente emocional tiene un peso importante. Por ejemplo, ante la pregunta: a quién quieres más, ¿a tu madre o a tu padre? Si tuvieramos esta región afectada, seguramente que tomarías una decisión denominada utilitaria (no se tiene en cuenta el componente emocional, sino únicamente el utilitario, aquél que es más “útil”).

Conclusión: Los síntomas emocionales y cognitivos que presentan los niños y adolescentes con TDAH tienen una explicación cerebral, es decir, neurocientífica, es por eso que NO debemos otorgar la etiqueta de “este niño ES un TDAH”, sino “este niño tiene una dificultad cerebral, que le provoca el TDAH”.