Psicología Clínica

Variación del Trastorno de Conducta en función de la edad y el género

El Trastorno de Conducta (TC) suele empezar durante la adolescencia. En este sentido, el inicio es raro después de los 16 años y en la mayoría de individuos remite en la edad adulta.

A lo largo de toda la página hablaremos en masculino, porque es en este género donde es más frecuente, ¡estimándose que aparece el trastorno en un 4% de la población!

Ahora que ya conocemos en qué edad y en qué género es mas frecuente el trastorno, vamos a ver cómo varía en función de estas dos variables:

  • En función del género: si tienes un hijo con TC, tenderá a mostrar agresiones tanto físicas como relacionales (la comunicación en casa se basará en la agresividad, la crítica, el reproche…), además de problemas de vandalismo, robo y peleas. Ahora bien,  las chicas tienden a tener más agresiones relacionales, así como mentiras, absentismo escolar y consumo de sustancias.
  • En función de la edad, el curso es variable. Los síntomas que aparecen primero tienden a ser más leves (por ejemplo, mentir y robar), mientras que los problemas de conducta que aparecen al final son más graves (por ejemplo, violar y atracar). IMPORTANTE: si tu hijo ya empezó con conductas más graves de pequeño, se ha visto que se relaciona con un peor pronóstico, por lo que será de especial importancia intervenir cuando antes para frenar este comportamiento. ¿Cuál es la buena noticia dentro de este párrafo tan “tormentoso”? Que SE PUEDE FRENAR.

Es importante conocer las diferencias de género y de edad que os hemos explicado, porque la sintomatología tanto en el género como en la edad varía y, por tanto, tendremos que adaptarnos a ellas, tanto en su detección como en su tratamiento.

Diagnóstico Diferencial y Comorbilidad en el Autismo

Diagnóstico Diferencial

A continuación se expone cómo diferenciar el Trastorno del Espectro Autista de otros trastornos que pueden parecerse.

  • Síndrome de Rett: en su mayoría son niñas y las habilidades para comunicarse no están tan afectadas.
  • Síndrome de Asperger: el área del lenguaje afortunadamente no la tienen tan afectada, y los problemas de comunicación no están tan presentes.
  • Trastornos del lenguaje y de la comunicación social (pragmático): ¿os acordáis de las conductas repetitivas que os comentábamos en la explicación del trastorno? Pues estos niños no presentan esta característica.
  • Discapacidad Intelectual: tienen más problemas en la comunicación y en la interacción en comparación con los niños con Autismo.

Comorbilidad

Podemos considerar preocupante el concepto de comorbilidad en este trastorno, es decir, la presentación de más de un trastorno de forma concurrente. Actualmente se ha observado que un 70% de los niños con TEA tienen un trastorno comórbido, ¡y un 40% pueden tener dos o más! Es importante hacer un buen diagnóstico, puesto que la comorbilidad de los trastornos es muy frecuente, sobre todo el deterioro intelectual y las alteraciones del lenguaje y, en menor medida, los problemas en la conducta alimentaria.

 

En este post hemos hablado de algunos nuevos trastornos, “Síndrome de Rett“, “Síndrome de Asperger“… Si os intersa conocer más sobre éstos, estaremos encantados de ofreceros toda la información posible.

¿Cuándo aumentan o disminuyen los tics?

Los tics son frecuentes en la infancia, concretamente el comienzo suele ser entre los 4 y los 6 años. En la mayoría de los casos los tics son transitorios, es decir, desaparecen.

Son más frecuentes en el sexo masculino.

Los tics, como la mayoría de trastornos, pueden tener diferentes niveles de gravedad, de leve, a moderada y severa. En este sentido, es muy importante tener en cuenta su implicación social, es decir, como les afecta en su vida cotidiana. Pues bien, muchas personas con tics de gravedad leve a moderada no presentan malestar ni deterioro en el funcionamiento e incluso la mayoría no se dan cuenta de sus tics.

Los tics se presentan más en algunas ocasiones y, en otras, estos desaparecen. Es normal. Eso es debido a que los tics empeoran con la ansiedad, la emoción y el cansancio. También lo hacen ante acontecimientos que les resultan estresantes o muy emocionantes. Por el contrario, los tics mejoran cuando el niño está realizando actividades tranquilas y con un propósito, desapareciendo totalmente mientras duerme.

¿Sabríamos identificar, entonces, cuándo es más probable que aparezcan y cuándo es más probable que disminuyan? Conocer estas distintas situaciones nos ayudará a tratar la experiencia de los tics.

¿Se puede diagnosticar depresión en la infancia?

Sí, sí se puede diagnosticar depresión en la infancia y en la adolescencia. Es difícil aceptar que a nuestro hijo o hija le puedan diagnosticar TDM, ¡si es muy pequeña! Desgraciadamente se diagnostican, y cada vez más… y no es raro si tenemos en cuenta que el inicio de este trastorno se sitúa al inicio de la adolescencia.

En caso de que un familiar tenga depresión, ésto hace más probable que su hija también lo desarrolle, concretamente el riesgo es de 2 a 4 veces mayor. Esto tiene relación con la heredabilidad, que es aquella influencia genética que transmitimos a nuestros hijos, siendo en el caso del TDM del 40%

Antes de finalizar, queremos ofreceros un dato más: Cuando el trastorno dura más de 1 año, en el caso de niños y adolescentes, se diagnostica como “Trastorno depresivo persistente (o también llamada, distimia)”.

¿Queréis transmitirnos emociones y sensaciones después de leer estas cortas líneas? Os recordamos nuestro correo electrónico para lo que queráis compartirnos: info@orientacionpsicologica.es.

niño-enuresis

¿Pero también puede hacerse pipí por la mañana?

Efectivamente. En cualquier momento del día su hijo o hija puede hacerse pipí encima (en términos psicológicos, lo denominamos enuresis). A continuación os ofrecemos un post que os ayudará a resolver algunas dudas.

Hay 3 tipos de enuresis:

La enuresis nocturna

También llamada monosintomática es el subtipo más común, y como su nombre indica, es aquella que se produce sólo durante la noche (generalmente al principio). Además de ser la más común, es más típica en niños.

La incontinenia diurna

Este subtipo es algo más complejo, porque la podemos dividir en dos subtipos, que son incontinencia urgente (las ganas de hacer pipí aparecen de forma repentina, sin poder aguantar las ganas de ir al baño y haciéndose pipí encima) y la de emisión pospuesta, en este caso el niño o niña (más frecuente en chicas) retrasa conscientemente las ganas de orinar hasta que se produce la incontinencia.

La enuresis no monosintomática

En este caso se trataría de la enuresis tanto nocturna como diurna que va asociada a otros problemas de las vías urinarias.

Tanto a los padres como familiares de algún niño o niña afectado de Enuresis os recomendamos leer encarecidamente el apartado de Enuresis puesto que se trata de un trastorno que, junto con la encopresis, tienen una gran repercusión social.

Por ello, os recomendamos leer tanto Qué es la Enuresis como el apartado Cómo debe tratarse.

También podéis visitar este link para tener información de primera mano sobre cómo tratar la Enuresis.

Trastorno Específico Aprendizaje

¿Cómo es la evolución del Trastorno Específico del Aprendizaje con la edad?

El Trastorno Específico del Aprendizaje no presenta las mismas características a lo largo de los años. A continuación explicaremos las dificultades que caracterizan a tu hijo/a según la edad que tiene, y qué dificultades le pueden aparecer:

Los niños de 5-6 años 

Son incapaces de reconocer o escribir letras e incluso de escribir su propio nombre o pueden deletrear de forma inventada. Además, pueden tener problemas para separar en sílabas las palabras, para reconocer palabras que riman, para conectar las letras con sus sonidos y para reconocer fonemas.

Los niños de inicio de la escuela primaria (1r – 3r) 

Los niños con Trastorno Específico del Aprendizaje, con esta edad, tienen dificultad para aprender las correlaciones letra-sonido; la lectura en voz alta es lenta, imprecisa y con esfuerzo y hay problemas para entender la magnitud que representa un número hablado o escrito.

Además, tienen dificultad para leer palabras comunes de una sola sílaba y de reconocer palabras comunes que se deletrean de forma irregular (por ejemplo, “two” en inglés). También les cuesta poner números y letras en orden secuencial y las sumas y restas.

Los niños de los cursos medios (4to – 6to de primaria)

Pueden pronunciar mal o saltarse partes de las palabras largas con múltiples sílabas, confundiendo además palabras que suenen parecidas. Los niños con Trastorno específico del Aprendizaje Pueden tener problemas para recordar fechas, nombres y números de teléfono, así como de acabar a tiempo los deberes y exámenes. Expresan miedo a leer en voz alta y evitan hacerlo.

Los adolescentes

Continúan con una lectura lenta y mala ortografía. Pueden necesitar releer el material frecuentemente para entender la idea principal y tienen problemas para hacer inferencias a partir de un texto escrito.

 

Es muy importante realizar un buen diagnóstico del Trastorno Específico del Aprendizaje, con tal de llevar a cabo las adaptaciones metodológicas necesarias.

subtipos tdah

¿Cuántos subtipos de TDAH existen?

Hemos de partir de la base que NUNCA encontraremos a 2 personas con TDAH que sean iguales, y esto es debido a que para diagnosticar TDAH se requieren cumplir un mínimo de 6 síntomas de inatención y pueden (o no) cumplirse un mínimo de 6 síntomas para hiperactividad/impulsividad. Por ello a continuación os hablaremos de los subtipos de TDAH.

Para saber los criterios que pueden cumplirse os recomendamos visitar Qué es el TDAH y aquí encontraréis también los criterios diagnósticos.

Así pues, encontramos diferentes subtipos de TDAH, que son:

Inatento

Prevalecen síntomas relacionados con la falta de atención, como es la falta de atención a los detalles, parece no escuchar cuando se le habla, le cuesta seguir las instrucciones y no termina las tareas escolares, las dificultades para organizar las tareas y las actividades son muy marcadas, e intenta no iniciar tareas que requieran un esfuerzo mental sostenido.

Hiperactivo-impulsivo

Tienen una marcada hiperactividad e impulsividad, explicado con la metáfora del motor: parece como si tuvieran un “motor en marcha”.

Esta hiperactividad es continuada y tienen una dificultad marcada para controlarla.

La impulsividad se relaciona con inmiscuirse en asuntos de otros, dificultad para esperar el turno de palabra…

Combinado (Inatento e Hiperactivo – Impulsivo)

Se trata de la combinación de los dos anteriores subtipos.

Evolución del TDAH según la edad

También hay que tener en cuenta que los síntomas que predominan en los afectados de TDAH varía según la edad.

En la niñez los síntomas diferirán según la etapa escolar en la que se encuentre: en la etapa preescolar (antes de los 5 años) se trata de un niño muy hiperactivo, es decir, tendrá un nivel de actividad motora que será además de excesiva, inoportuna.

Durante la escuela primaria (de los 5 a los 11 años) el síntoma principal que mostrará será la inatención, siendo la etapa donde se realizan más diagnósticos.

Ya en la adolescencia el síntoma cardinal será la impaciencia (en forma de inquietud y nerviosismo), hasta llegar a la etapa adulta donde primará la impulsividad.

Que diverso es este trastorno, ¿verdad?. Su sintomatología cambia a lo largo del ciclo vital y es importante adaptarnos a las necesidades de cada momento.

TDAH, ¿de qué trastornos debe diferenciarse?

Además de saber Qué es el TDAH, también es importante saberlo diferenciar de otros trastornos con los que nos podemos confundir, puesto que comparten unas maneras de comportarse y de pensar que los hacen parecidos, pero la clínica que los caracteriza los hacen ser distintos.

Esto es lo que en clínica llamamos Diagnóstico Diferencial, y en el caso del TDAH es importante diferenciarlo de: 

Trastorno negativista desafiante (TND)

Un ejemplo que podría ayudar a diferenciar el TDAH del TND sería el rechazo escolar (también presente en el TDAH). En el caso del TND, éste viene explicado porque no quieren aceptar las normas y las exigencias de los demás, mientras que en el TDAH es por el esfuerzo mental que deben de realizar, el olvido de las tareas, o la impulsividad.
En el caso del TND, se suele acompañar de una actitud desafiante, vengativa y rencorosa, mientras que en el TDAH la intencionalidad no lo hace característico, sino más bien su imprudencia, muy marcada por la impulsividad.

 
 

Trastorno explosivo intermitente (TEI):

Es característico del TEI un elevado nivel de hostilidad, además de agresiones tanto verbales como físicas, arrebatos de ira, pensamiento acelerado, bofetadas, sacudidas… síntomas que se alejan bastante de las características clínicas del TDAH.

Trastorno bipolar (TB)

Los cambios del estado de ánimo, que también aparecen en el TDAH, duran al menos 4 días, además de presentar un estado de ánimo elevado, expansivo o irritable.
En el caso del TDAH estos cambios del estado de ánimo son transitorios, y generalmente cambiantes a lo largo del mismo día. El TB es menos frecuente que el TDAH y presenta una clínica mucho más deteriorante.

Es muy importante llevar a cabo un buen diagnóstico diferencial, puesto que el diagnóstico nos marcará unas pautas de intervención.

¿Sabríamos, entonces, diferenciar el TDAH de estos tres trastornos? Para cualquier duda no olvides escribirnos a info@orientacionpsicologica.es