La Conducta Disruptiva: origen, ejemplos y 3 consejos

La conducta disruptiva: origen, ejemplos y tratamiento

Cuando hablamos de conducta disruptiva nos referimos a incumplimiento de normas, desobediencia, ignorancia de los límites…, pero de forma ocasional, es decir, nunca hasta el punto de sobrepasar la gravedad suficiente como para ser adecuado diagnosticar un trastorno.

Ahora bien, aunque no sea suficiente como para diagnosticar, tenemos que prestarle atención, pues la desobediencia (y todos los problemas que acarrea) es uno de las conductas que más preocupa a los padres y profesores y que más consultas a profesionales genera.

Quizás te sonarán las situaciones en las que tu hijo protesta siempre ante cualquier orden, lleva a cabo conductas que le habéis prohibido expresamente, no obedece nunca a la primera…

Pues bien, a todos estas conductas nos referimos cuando hablamos de conductas disruptivas, en general comportamientos que generan mucha irritabilidad en aquellos que los rodea, y también para el propio niño.

Ejemplos de conducta disruptiva

La conducta disruptiva está presente en las diferentes etapas evolutivas, y es por ello que hemos de entender que éstas aparecerán, y que es responsabilidad del adulto de ponerles freno.

Y estas conductas disruptivas, ¿por qué aparecen? Inicialmente aparecen por las dificultades para diferenciar qué está bien y qué está mal. Posteriormente, estas conductas aparecen para descubrir cuáles son los límites a los que un niño puede llegar, y es por ello que los padres y educadores han de marcar esos límites.

Ya en la adolescencia, esta conducta aparece por un mix entre la búsqueda de límites y malos hábitos al no haber tenido previamente conocimiento y consecuencias acerca de dónde están los límites.

En otras ocasiones, las conductas disruptivas aparecen por un mal funcionamiento de las habilidades sociales (característico del Síndrome de Asperger), o bien por una marcada impulsividad (TDAH niños), o también por dificultades temperamentales (Trastorno de Conducta Infantil) o un componente emocional muy arraigado relacionado con la rabia (Trastorno Negativista Desafiante).

A continuación os dejamos ejemplos de conductas disruptivas:

  • enfadarse
  • escupir
  • decir NO continuamente
  • no dejar hablar a la otra persona
  • robar
  • tener una actitud vengativa
  • negarse a mirar a los ojos
  • esconder objetos de otras personas
  • intimidar
  • golpear
  • empujar
  • insultar
  • tener una actitud pasivo-agresiva
  • lanzar objetos
  • dar las espalda a otra persona cuando está hablando
  • mostrar una actitud hostil

Tratamiento de la Conducta Disruptiva

Para el tratamiento de la conducta disruptiva, si se trata de únicamente problemas de conducta, es decir, de vez en cuando hacen conductas que están fuera de lugar (por ejemplo: llegan tarde a casa, dicen mentiras, hacen novillos…) es importante utilizar el entrenamiento para padres y que se aprendan técnicas operantes.

Entrenamiento para Padres

El entrenamiento para padres consiste en:

  1. Aprender nuevas vías de comunicación con tus hijos
  2. Ser más asertivos
  3. Dejarles su espacio para que puedan expresarse mejor
  4. Ayudarles a poner nombre a las emociones que sienten
  5. Evitar discutir pero siendo conscientes que las normas de casa deben cumplirse

La comunicación para la Conducta Disruptiva

La comunicación es el camino más importante de una buena relación, y por ello hemos de cuidarla. Hablar de cómo nos comunicamos, pensar qué palabras pueden molestar a tu hijo, tomar conciencia que muchas veces la comunicación falla por ambas partes…

Si falla la comunicación, falla la base para una buena relación. Empecemos trabajando la comunicación para reducir el comportamiento disruptivo.

Después de un conflicto, pasado un tiempo razonable, es bueno hablar en qué se ha errado y cuál ha sido el desencadenante, puesto que muchas veces viene por una postura “a la defensiva”, que hace que nos lancemos piedras antes de que uno acabe la frase.

Resumiendo y como hemos dicho anteriormente, si falla la comunicación, falla la base para una buena relación.

La importancia de escucharles

Una de las claves para la mejora y por lo tanto la reducción de las conductas disruptivas tienen que ver con escuchar qué tienen que decir estos niños. ¿Por qué decimos que es importante escucharles? Vamos a poner un ejemplo:

En muchas ocasiones el inicio de estas conductas se dan por una falta de límites, una inconsciencia, falta de madurez, porque quizás no son capaces de entender las consecuencias de sus actos o una falta de empatía.

En estas situaciones es más importante que nunca hacerles ver que la conducta que han llevado a cabo no es la adecuada, y que como tal, tiene sus consecuencias (para ello recomendamos el castigo negativo, esto es, la retirada de aquello que les guste durante un tiempo para posteriormente poder recuperarlo si hacen buenas conductas).

Más adelante, las conductas disruptivas que puedan aparecer vienen motivadas, en su mayoría, por un componente emocional (rabia, frustración, miedo…) y la falta de gestión de esas emociones les lleva, en muchas ocasiones, a actuar de forma impulsiva y agresiva. La solución para ello que es, castigarles directamente? Tienen derecho a defenderse y, para ello, ser escuchados.

Si se les escucha se les transmite precisamente aquello que queremos que aprendan: a parar, escuchar, entender, argumentar y, en nuestro caso, a aplicar unas consecuencias adecuadas a la situación.

Si no les dejamos hablar, si no se sienten escuchados, al final nosotros actuamos de forma premeditada y, por consiguiente, nadie aprende nada y el “círculo vicioso” en el que os podéis encontrar se hará cada vez más fuerte y salir de él es cada vez más difícil.

Por ello, como padres o profesionales, es muy importante que dejemos de lado aquellas frustraciones que muchas veces cargamos y que nos cuestan ver la situación desde una óptica más constructiva y evolutiva.

Otros recursos de interés respecto a la conducta disruptiva:

Más información sobre la conducta disruptiva en EducaPeques
Cómo se originan las conductas disruptivas de CEAC

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
ÚLTIMAS PREGUNTAS Y RESPUESTAS