orientación psicológica

Tratamientos eficaces y estrategias para la encopresis

El tratamiento psicológico más utilizado es aquél en el que se refuerzan todas aquellas conductas que favorezcan el hábito de defecar en un lugar apropiado.

Por ello, la clave para tratar la encopresis será la de tener unos hábitos defecatorios adecuados:

  • aprender a defecar a unas horas concretas del día
  • aprender dónde se ha de llevar a cabo la defecación
  • conocer las señales del cuerpo cuando aparecen ganas de defecar
  • aprender una buena postura defecatoria
  • practicar deporte
  • hablar de la defecación con naturalidad
  • mantener una dieta equilibrada
  • estar hidratado

Se recomienda también acompañarlo de un tratamiento y seguimiento médico mediante el uso de enemas, laxantes, consejos dietéticos, etc.

Así pues, el tratamiento que más ha demostrado eficacia para la encopresis infantil es el que combina el tratamiento psicológico y el farmacológico.

La encopresis infantil tiene una afectación muy negativa en el desarrollo bio-psico-social del niño. La falta de conocimientos acerca de cuándo y cómo depositar las heces tiene por consecuencia más inmediata el rechazo de sus compañeros, así como de aquellas personas más cercanas. El rechazo generará, casi seguro, un malestar emocional que sólo servirá para agravar el problema.

Este malestar generará no sólo problemas en las relaciones, sino que también afectará al desarrollo educativo normal del niño, con una bajada del rendimiento y una peor actitud.

Es por ello que aquí el profesorado tiene un papel clave en detectar cuándo esto sucede, para comunicárselo al profesional que esté a cargo del caso y poder adoptar las medidas más adecuadas para restablecer la higiene.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

CONOCE NUESTROS SERVICIOS

Entrevista Consultiva - Terapia Infantil - Psicólogo de Familia