El tratamiento psicológico más utilizado es aquél en el que se refuerzan todas aquellas conductas que favorezcan el hábito de defecar en un lugar apropiado.

 

Se recomienda también acompañarlo de un tratamiento y seguimiento médico mediante el uso de enemas, laxantes, consejos dietéticos, etc.

Si quieres saber más de la encopresis, también puedes consultar:

Suscríbete para recibir los últimos artículos y contenido exclusivo