fbpx

pesadillas

Otros trastornos del sueño

Bruxismo, Somniloquio y otros Trastornos del Sueño en la Infancia

Trastornos del Sueño frecuentes en la Infancia son el Bruxismo, el Somniloquio y el Jactatio Cápitis Nocturna.

Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

Los Trastornos del Sueño más frecuentes en la infancia son las Pesadillas, los Terrores Nocturnos y el Sonambulismo. Aunque el Insomnio en niños es poco frecuente, siendo más prevalente en adultos y ancianos, a veces también aparece debido a factores de condicionamiento -véase la publicación titulada “¿Tengo Insomnio?” para conocer más al respecto-.

Además, existen otros Trastornos del Sueño menos conocidos pero también frecuentes en la infancia. Éstos son:

Somniloquio

El Somniloquio es el habla o la emisión de sonidos con significado psicológico durante el sueño sin que exista una concepción crítica subjetiva durante el episodio. El habla, que normalmente dura pocos segundos, puede ir desde sonidos ininteligibles hasta un pequeño discurso, siendo ésta más elaborada durante el sueño REM y más pobre en las fase del sueño NO-REM.

Aunque puede aparecer en cualquier edad infantil, normalmente se inician cuando el niño está en edad preescolar.

Si bien es verdad que el somniloquio infantil no es signo de un trastorno psicopatológico, si el problema se mantiene hasta la edad adulta podría estar asociado a cuadros de ansiedad.

Bruxismo

El Bruxismo consiste en una actividad rítmica de los músculos de la mandíbula que provocan una serie de contracciones forzadas de ésta y una fricción de los dientes, lo cual provoca un ruido muy molesto. Las quejas de los niños que sufren Bruxismo están entorno al dolor de las mandíbulas, el cansancio en los músculos de la masticación y una extrema sensibilidad en los dientes al despertar por la mañana. 

Estos episodios suelen aparecer en la fase II del sueño NO-REM y en la transición entre las distintas fases.

El curso de este trastorno puede ser transitorio o, por el contrario, crónico, apareciendo en niños de 3-7 años en un porcentaje de entre 2.3-12.1%. 

Este Trastorno del Sueño acarrea problemas en la vida diurna, como son las cefaleas y la somnolencia. 

Jactatio Cápitis Nocturna

Consiste en un balanceo rítmico de la cabeza (delante-atrás y hacia los lados) y, en algunos casos, de todo el cuerpo. Esta actividad tiene lugar normalmente antes de dormirse o en las fases I y II del sueño NO-REM.

En la mayoría de los casos estos movimientos son suaves, aunque en ocasiones también pueden resultar violentos (golpear la cabeza contra las paredes, por ejemplo), con una duración en el 50% de los casos de 15 minutos aproximadamente. 

Es un trastorno frecuente en lactantes, entre los 8-24 meses, siendo rara su presencia en adolescentes. Su prevalencia es igual en ambos géneros.

Algunos estudios hacen referencia a factores etiológicos relacionados con la tensión emocional (conflictos con los padres, presión en la escuela, etc.), donde el niño para hacer frente a la ansiedad y quedarse dormido utiliza estos movimientos rítmicos. 

 

Bibliografia

Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. (2008). Manual de psicopatología. Edición revisada (Vol. I). Madrid: Mc-Graw-Hill.man

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Recursos de Interés

Suscríbete a nuestra Newsletter

Conoce los últimos artículos y disfruta del mejor contenido de Psicología.

Artículos Recomendados

Últimos Artículos

Fases del sueño

Fases del sueño: Fase REM y Fase NO-REM

Los estudios sobre el sueño se hacen mediante electroencefalograma (EEG), electriomiograma (EMG) y electrooculograma (EOG).

Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

Diferencias entre la Fase REM y la Fase NO-REM

Las Pesadillas, los Terrores Nocturnos y el Sonambulismo ocurren en distintas fases. Concretamente, las pesadillas suelen suceder en la FASE REM, mientras que los Terrores Nocturnos y el Sonambulismo en la FASE NO-REM.

Existe un Ciclo con 2 fases, la FASE REM y la FASE NO-REM, durando cada ciclo 90 minutos aproximadamente. Vamos a ver en qué se diferencian ambas fases:

 

FASE REM  o Sueño Paradójico

FASE NO-REM o Sueño de Ondas Lentas

  Electroencefalograma

Desincronizado: aparecen ondas rápidas e irregulares, lo que demuestra que el cerebro está muy activo y hay un aumento del flujo sanguíneo y del consumo de oxígeno.

Sincronizado

Tono muscular

Ausencia

Moderado

Movimientos oculares

Rápidos

Lentos o ausentes

Actividad genital

Erección del pene y secreción vaginal

Ausencia

Recuerdo de los sueños (si se despiertan en esta fase)

No

 Al despertar

Actitud alerta y atenta, con reactividad a estímulos externos.

Actitud confusa y aturdida.

 Electrofisiología (*)

Ondas Theta y Beta

Fase I: Theta y Alfa

Fase II: Spindles (husos) y Complejos K

Fases III y IV: Delta

Funciones

  • Facilita el aprendizaje.
  • Favorece el desarrollo del cerebro.
  • Ayuda a la consolidación de la memoria no declarativa.
  • Permite al cerebro su descanso y la recuperación de las actividades del día.
  • Consolidación de la memoria declarativa.
  • Ayuda al repaso de la información adquirida previamente.
  • Es importante para la homeostasis.

Tipo de Ondas Cerebrales

Las ondas cerebrales se detectan a través del electroencefalograma.

Ondas Theta

Este tipo de ondas cerebrales va de los 3,5 a los 7,5 Hz y aparecen en la somnolencia, es decir, promueven la relajación y el sueño, tanto si la persona está despierta como dormida.

Como se ve en la tabla, ocurre intermitentemente durante las primeras fases del Sueño de Ondas Lentas (NO-REM)  y en el Sueño REM, siendo así la transición entre el sueño y la vigilia.

Ondas Beta

Las Ondas Beta van de 12 Hz – 30 Hz, presentando frecuencias más altas que surgen como resultado de una actividad neuronal intensa. Hablamos de estados de vigília activos, lo cual es paradójica su presencia en el sueño. Aparecen en actividades cotidianas donde prestamos atención y mantenemos una alerta constante ante distintos estímulos. 

Ondas Alfa

Las ondas Alfa presentan frecuencias moderadas de  8-13 Hz y surgen ante las situaciones de calma y relajación. Es decir, ocurren cuando la persona está descansando tranquilamente, sin estar activada ni excitada. 

Es más frecuente cuando la persona tiene los ojos cerrados.

Ondas Delta

Presentan un rango de frecuencias de 1-3 Hz y surgen ante el sueño profuno. Como dato curioso, las ondas Delta son habituales en los niños más pequeños y va disminuyendo su producción a medida que nos hacemos mayores y envejecemos, lo que explica que el sueño y nuestra capacidad para descansar se van perdiendo con los años.

_____

El presente artículo ha sido elaborado debido a que una petición explícita donde se nos pedía si podíamos explicar las diferencias entre las Fases del Sueño. Entendemos que el artículo presenta términos técnicos y complejos, es por eso que si deseáis conocer más sobre el tema o indagar en algún concepto, podéis contactar con nosotros y resolveremos cualquier duda: info@orientacionpsicologica.es.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Recursos de Interés

Suscríbete a nuestra Newsletter

Conoce los últimos artículos y disfruta del mejor contenido de Psicología.

Artículos Recomendados

Últimos Artículos

Trastornos del sueño

Trastornos del sueño: Hipersomnia y Narcolepsia

Las personas con Trastornos del Sueño presentan insatisfacción con la calidad, el horario y la cantidad del sueño, resultante de un malestar durante el día.

Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

En nuestro proyecto hacemos énfasis en cuatro trastornos del sueño: Insomnio en niños, “Qué son los terrores nocutrnos” y “Qué es el sonambulismo”  y las Pesadillas, por ser éstos los más probablemente conocidos en la población.

Ahora bien, existen otros trastornos del sueño interesantes a conocer. Entre otros, hoy nos centraremos en el Trastorno por Hipersomnia y en la Narcolepsia. 

Hipersomnia: Criterios DSM-V

A. El individuo refiere somnolencia excesiva (hipersomnia) a pesar de haber dormido durante un período principal que dura al menos siete horas, con uno o más de los síntomas siguientes:

  1. Períodos recurrentes de sueño o de caerse de sueño en el mismo día.
  2. Un episodio principal de sueño prolongado de más de nueve horas diarias que no es reparador (es decir, no descansa).
  3. Dificultad para estar totalmente despierto después de un despertar brusco.

B. La hipersomnia se produce al menos tres veces a la semana durante un mínimo de tres meses.

C. La hipersomnia se acompaña de malestar significativo o deterioro en lo cognitivo, social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

D. La hipersomnia no se explica mejor por otro trastorno del sueño y no se produce exclusivamente en el curso de otro trastorno del sueño (p. ej., narcolepsia, trastorno del sueño relacionado con la respiración, trastorno del ritmo circadiano de sueño-vigilia o una parasomnia).

E. La hipersomnia no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento).

F. La coexistencia de trastornos mentales y médicos no explica adecuadamente la presencia predominante de hipersomnia.

Especificar si:
Con trastorno mental, incluidos trastornos por consumo de sustancias.
Con afección médica.
Con otro trastorno del sueño.

Especificar si:
Agudo: Duración inferior a un mes.
Subagudo: Duración de 1-3 meses.
Persistente: Duración superior a tres meses.

Especificar la gravedad actual: Especificar la gravedad basándose en el grado de dificultad para mantener la alerta durante el día como se pone de manifiesto por la aparición de múltiples accesos de sueño irresistible en un mismo día que se producen, por ejemplo, cuando se está sentado, conduciendo, de visita con amigos o trabajando.
Leve: Dificultad para mantener la alerta durante el día, 1-2 días/semana.
Moderado: Dificultad para mantener la alerta durante el día, 3-4 días/semana.
Grave: Dificultad para mantener la alerta durante el día, 5-7 días/semana.

Características de la Hipersomnia

  • La edad media de inicio del trastorno es entre los 17-24 años.
  • Aproximadamente el 5-10% de las personas que consultan por problemas del sueño se diagnostica de Trastorno de Hipersomnia, afectando a hombres y a mujeres con parecida frecuencia.
  • En los casos extremos, los episodios de sueño pueden durar hasta 20 horas. Sin embargo, la duración media del sueño nocturno es de unas nueva horas y media. En este sentido, los despertares son muy difíciles y se acompañan de episodios de inercia del sueño en casi el 40% de los casos. 

Narcolepsia: Criterios DSM-V

A. Períodos recurrentes de necesidad irrefrenable de dormir, de abandonarse al sueño o de echar una siesta que se producen en un mismo día. Estos episodios se han de haber producido al menos tres veces por semana durante los últimos tres meses.

B. Presencia de al menos una de las características siguientes:

  1. Episodios de cataplejía, definida por (a) o (b), que se producen como mínimo algunas veces al mes.
    1. En los individuos con enfermedad de larga duración, episodios breves (segundos o minutos) de pérdida brusca bilateral del tono muscular, con conservación de la consciencia, que se desencadenan con la risa o las bromas.
    2. En los niños o en otros individuos en los seis meses posteriores al inicio, episodios espontáneos de muecas o de abrir la boca y sacar la lengua, o hipotonía general sin un desencadenante emocional evidente.
  2. Deficiencia de hipocretina, según el valor de inmunorreactividad de hipocretina-1 en el líquido cefalorraquídeo (LCR) (inferior o igual a un tercio del valor en individuos sanos analizados con la misma prueba, o inferior o igual a 110 pg/mL). La concentración baja de hipocretina-1 en el LCR no se ha de observar en el contexto de lesión, inflamación o infección cerebral aguda.
  3. Polisomnografía nocturna con latencia del sueño REM (movimientos oculares rápidos) inferior o igual a 15 minutos, o una prueba de latencia múltiple del sueño con un valor medio inferior o igual a 8 minutos y dos o más períodos REM al inicio del sueño.

Especificar la gravedad actual:
Leve: Cataplejía poco frecuente (menos de una a la semana), necesidad de siestas sólo una o dos veces al día, y menos alteración del sueño nocturno.
Moderado: Cataplejía una vez al día o cada pocos días, alteración del sueño nocturno y necesidad de múltiples siestas al día.
Grave: Cataplejía resistente a los fármacos con múltiples accesos diarios, somnolencia casi constante y alteración del sueño nocturno (es decir, movimientos, insomnio y sueños vívidos).

Características de la Narcolepsia

  • Este trastorno comienza normalmente en niños y adolescentes o adultos jóvenes, iniciándose raramente en los adultos mayores. Concretamente, se hipotetizan dos picos de edad de comienzo: a los 15-25 años y a los 30-35 años.
  • La Narcolepsia afecta al 0.02-0.04% de la población general, afectando a ambos sexos, con un ligero predominio masculino.
  • Una vez se manifiesta el trastorno, el curso es persistente y dura toda la vida. Se ha comprobado que el mantenimiento de un horario regular beneficia a las personas con Narcolepsia de todas las edades.

 

Bibilografía

American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Arlington, VA: Author.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Recursos de Interés

Suscríbete a nuestra Newsletter

Conoce los últimos artículos y disfruta del mejor contenido de Psicología.

Artículos Recomendados

Últimos Artículos

pesadilla

Pesadilla en mi hijo, ¿debería despertarlo?

Pesadilla en la Infancia, ¿es bueno despertar a alguien de una pesadilla?

Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

Este tema es confuso. Alrededor del mito que quizás todos habéis oído de que despertar a la persona en medio de una pesadilla, terror nocturno o sonambulismo puede ser peligroso, hay expertos que opinan que hacerlo no resulta útil.

Despertar a alguien de una pesadilla no aporta beneficios ni tampoco perjudica. Estos estudios han encontrado que realmente no existe diferencia alguna entre despertar a un niño en medio del episodio para reducir estos episodios.

En este sentido, queremos transmitirte tranquilidad en el caso de que sí los despiertes, cosa que sería normal ya que a nadie nos gusta ver a personas cercanas sufrir (ya sea durmiendo o no). En este caso, despertar a estas personas de la cama en medio de estos sueños les estáis aliviando esta situación de estrés, pero se ha visto que no se relaciona con tener posteriormente menos pesadillas.

En cambio, sí que hay otro aspecto importante relacionado con las pesadillas. No tiene que ver con qué haces mientras tiene la pesadilla, sino qué se hace después de que alguien tenga una pesadilla. ¡Vamos allá!

El consuelo tras la pesadilla

En otras líneas de investigación, se ha visto que la conducta de consolar a estas personas tras la pesadilla puede protegerles frente al desarrollo de pesadillas crónicas. Este elemento es importante, porque esto como padres que lo podéis controlar y es el consolar, animar y tranquilizar a este niño que ha pasado una mala noche.

Es importante llevar a cabo un tratamiento efectivo para reducir las pesadillas puesto que si se cronifica tendremos consecuencias como:

  • Despertares nocturnos durante la noche que se producen para evitar el dormir
  • Mayor somnolencia diurna
  • Problemas de concentración
  • Factor de riesgo para la aparición de depresión infantil
  • Ansiedad
  • Irritabilidad

Prevalencia de las pesadillas

En función de la edad

Las pesadillas suelen iniciarse entre los 3 y los 6 años. A diferencia de la edad adulta, la pesadilla es más frecuente en la infancia y su prevalencia aumenta desde esta etapa hasta la adolescencia, y va disminuyendo continuamente con la edad.

Este elemento es importante, por lo que será importante estar atentos y atentas a si nuestro hijo, ya desde bien pequeño, presenta dificultades para conciliar el sueño, se despierta más nervioso de lo normal, verbaliza tener alguna pesadilla…

En función del género

En cuanto a la prevalencia según el género, esta aumenta desde los 10 a los 13 años tanto en los niños como en las niñas, pero sigue aumentando entre los 20 y los 29 años sólo en las mujeres. Por lo tanto, podemos decir que en niños y adolescentes es igual de frecuente, pero en la edad adulta más en mujeres.

De cara a la clínica y al tratamiento, es importante preguntar si se tienen pesadillas tanto en la infancia como en la adolescencia y adultez, puesto que como hemos visto se trata de un problema que puede llegar a ser duradero. Las consecuencias para la salud mental son patentes.

El contenido de las pesadillas difiere según el género, por ello te recomendamos:

Es fundamental que demos la importancia que se merecen a la vivencia de las pesadillas, porque en muchas ocasiones interfieren e impiden el buen funcionamiento de la vida del afectado, y es entonces cuando debemos intervenir. 

Conclusión

Las pesadillas son sueños extremadamente disfóricos (que generan malestar) y se relacionan con vivencias de estrés. Estas pesadillas son más frecuentes durante el sueño REM (a diferencia del sonambulismo que aparece durante la fase de sueño profundo).

Relacionado con el estrés, la mayor experiencia de estrés aparece en el caso del Trastorno por Estrés Postraumático. Este trastorno es uno de los más incapacitantes y tiene una afectación general en la vida de la persona afectada. 

Las personas que sufren de estos sueños suelen estar expuestas a más situaciones de estrés y, por lo tanto, es importante detectar qué situaciones han experimentado o siguen expuestas para informar durante el tratamiento del trastorno.

Parar las pesadillas requiere de una intervención psicológica, con la ayuda de un profesional. Mientras, recordad que como familiares o personas cercanas al afectado o afectada de pesadillas sí que podéis ayudar a mitigarlas o a reducir el riesgo de que aumenten: toca consolarles.

Para diferenciar del sonambulismo quizás te interese:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Recursos de Interés

Suscríbete a nuestra Newsletter

Conoce los últimos artículos y disfruta del mejor contenido de Psicología.

Artículos Recomendados

Últimos Artículos