RECOMENDACIONES

A la hora de evaluar los episodios de terrores nocturnos y sonambulismo es importantísimo comenzar con una descripción de estos: cómo son, qué conductas se llevan a cabo… Además, es muy útil conocer otros aspectos, como por ejemplo:

  • ¿En qué edad comenzaron los episodios?
  • ¿En qué hora se produce?
  • ¿Cuánto duran los episodios?
  • ¿Con qué frecuencia se producen?
  • ¿Con qué regularidad se producen?
  • ¿Existen antecedentes familiares de terrores nocturnos o sonambulismo?
  • ¿Qué impacto tiene en su vida diaria?

Además, es importante valorar cuándo hacer o no el diagnóstico. Es posible que te preguntes: ¿si mi hijo ha sufrido un ataque de miedo con gritos y llantos ya se le diagnostica de “Terrores nocturnos”? ¡NO!, Por tanto, ¿cuándo hablamos de un trastorno? Sólo hablaremos de trastorno cuando hay recurrencia, malestar y deterioro. Además, es importante tener en cuenta que los episodios aislados y esporádicos de sonambulismo y de terrores nocturnos son mucho más frecuentes que el trastorno en sí.

IMPORTANTE PARA EL PROFESIONAL

Puesto que tanto los terrores nocturnos como el sonambulismo son trastornos que no suelen aparecer solos, es importante hacer un buen diagnóstico diferencial para conocer si hay otra sintomatología presente que pudiera explicar el deambular o los terrores nocturnos.

La evaluación ha de ser basarse en un modelo integrado del desarrollo y en múltiples fuentes de información.

La información de los padres ayudará a conocer los hábitos de sueño, que seguramente se encuentren alterados, y también recomendamos no patologizar las consecuencias naturales de las crisis.

La intervención ha de llevarse a cabo lo antes posible para evitar la cronificación, con una adecuada psicoeducación. Concretamente en el caso de los terrores nocturnos es importante normalizar la amnesia del episodio para evitar la sensación de incontrolabilidad y los miedos asociados que puedan aparecer.

PRUEBAS DE EVALUACIÓN

Si tenemos en cuenta las características que hemos explicado del trastorno, los niños y niñas no recuerdan estos episodios, es por eso que la exploración y entrevista con los familiares, quien pueden presenciar dichos episodios, será primordial.

Además de la historia clínica y todas las preguntas importantes a tener en cuenta (véase apartado “Recomendaciones”), es útil complementarlo con una exploración física y con la valoración del desarrollo y de la conducta en el ámbito social, familiar y escolar.

Cuando es necesario se utiliza la Escala FLEP (Frontal Lobe Epilepsy and Parasomnias) para hacer el diagnóstico diferencial de epilepsia y dichos trastornos.

Si quieres saber más de los terrores nocturnos y sonambulismo en la infancia, también puedes consultar:

Suscríbete para recibir los últimos artículos y contenido exclusivo