El mundo del autismo es un mundo muy complejo, ¡y aún nos queda camino por entender! y comprendemos que vosotros, como padres, estéis preocupados porque os falta información, porque queréis entender a vuestro hijo y no hay manera de llegar a ellos. El camino es difícil, pero aquí tenéis información para descubrir cómo es tu hijo por dentro, qué piensa y qué siente, para conocerlo mejor y así poder ayudarlo. Una información previa imprescindible si queremos que ellos entiendan el nuestro.

El autismo, o formalmente conocido como Trastorno del Espectro Autista (TEA), es más frecuente en niños, es por eso que hablaremos de niños con TEA. 

Aunque jamás tendremos a dos niños con autismo que sean iguales, sí que vuestro hijo compartirá algunas características con otros niños que tengan el mismo diagnóstico.

Es muy probable que si vuestro hijo tiene autismo, tendrá problemas en la comunicación social (muchas veces no es bidireccional, por lo que parece que sea un monólogo y no os escuche cuando le dais vuestra opinión, o de pequeños no señalaban con la mano aquello que les interesaba) y en la interacción social (posiblemente tenga pocos amigos, porque no los toleran o porque su comportamiento al final se ha visto aislado). ¡Por ello es muy importante que trabajemos las habilidades sociales! (componente fundamental en el tratamiento).

En el caso de los adultos, quizás alguno de vosotros estéis viendo que os sentís reflejados en algunas conductas de vuestro hijo, ¡y es normal! Es probable que vosotros también tengáis algún rasgo del trastorno, por ejemplo, con problemas para uniros en las conversaciones, prefiriendo quedaros callados y sin intervenir, haciendo comentarios inoportunos, etc., en la mayoría de casos hacéis un esfuerzo y sufrís ansiedad por tener que calcular qué decir, cómo, cuándo…

El autismo es como una caja negra vista desde fuera, pero llena de colores por dentro.

El lenguaje está también alterado, pero no es que tenga problemas para pronunciar, el problema está en que aunque sabe qué significan las palabras bocadillo por favor, raramente estarán en la misma frase, porque es algo que le cuesta mucho aprender. Puede que vuestro hijo casi no hable, o que repita lo último que le hemos dicho, que no entienda la ironía ni el sarcasmo, o que cuando hable de él mismo sea en tercera persona: “¡a Alejandro le gustan los libros!”.

Y en cuanto a los juegos, el problema principal está en que no tiene interiorizado las normas sociales, se fija sólo en un aspecto del juego y si queremos que cambie de idea o de actividad tendremos problemas. Esto es así debido a que es muy rígido y le cuesta desarrollar una mayor flexibilidad para modificar sus rutinas y hábitos, mostrando ansiedad y angustia cuando observe cambios, aunque estos sean pequeños. Es importante que entendamos su funcionamiento, su interés respecto al juego, porque solo así podremos darnos cuenta de cuándo es mejor intervenir para que cambie de juego o acepte las nuevas normas.

Otro aspecto importante relacionado tanto con el juego, como los objetos o él mismo es la repetición. Es muy típica la repetición de una conducta, de un juego, de una palabra, de un hábito… Todas ellas sin una finalidad en sí misma.

De vez en cuando veremos que tiene una respuesta extravagante, por ejemplo: un peluche que tiene un tacto que le fascina y puede estar horas tocándolo; un sonido que creemos que es inocuo, pero a él le molesta excesivamente; un olor que le encanta y puede estar olisqueando toda una mañana hasta que lo encuentra; puede fascinarle una luz o un objeto que gira… no os preocupéis, lo que les sucede es que experimentan esa sensación o emoción al extremo, resultándoles esta conducta increíble.

El aspecto más importante que tenemos que cuidar y vigilar de nuestro hijo con autismo serán las autolesiones: hemos de vigilar que no se dé golpes, ni contra él mismo ni contra la pared, estando alerta en aquellas situaciones en las que esté más nervioso o se sienta amenazado. Estas situaciones son las que de verdad han de preocuparnos con máxima prioridad

Si quieres saber más del Autismo, también puedes consultar:

Suscríbete para recibir los últimos artículos y contenido exclusivo