Mi hijo tiene Insomnio ¿Que es el insomnio?

Aunque el insomnio es más frecuente en personas adultas y ancianas, en la infancia y la adolescencia también ocurren de forma ocasional. Es por eso que queremos darte información para poder conocerlo mejor, así como estrategias para poder combatirlo.

Para poder conocer mejor el trastorno y todo aquello que le sucede a tu hijo, es importante saber que tu hijo no es el único, sino que hay miles de niños que, desgraciadamente, tiene problemas de sueño. Este problema tiene solución, y se puede volver a aquellas plácidas noches donde no había despertares ni paseos deambulantes debido a los problemas para conciliar el sueño.

Antes de empezar a describir qué caracteriza a tu hijo, es conveniente diferenciar los 3 tipos de insomnio más frecuentes. ¿Con cuál de ellos se identifica más tu hijo?

Sueño largo pero, sobretodo, reparador. ¿Cómo podemos conseguirlo

Puede tener problemas para conciliar el sueño, estando horas en la cama, envuelto en sus pensamientos y preocupado por no poder dormir. Este subtipo, denominado insomnio inicial, es más frecuente en adolescentes y se da un círculo vicioso: cuanto más se esfuerza el sujeto por dormir, más frustración aparece y más empeora el sueño. ¿Qué significa eso? Que la atención y los esfuerzos excesivos para dormir, que anulan los mecanismos normales para el inicio del sueño, pueden contribuir a la aparición de insomnio. También encontramos el insomnio medio, donde aparecen frecuentes y largos despertares durante la noche. Y finalmente el insomnio tardío, momento en el que tu hijo, una vez despierto, es incapaz de volver a dormir.

Estos subtipos de los que hemos hablado acarrean problemas tanto durante la noche como en el día. El insomnio se suele acompañar de fatiga o de somnolencia diurna, esta última menos frecuente, desembocando en dificultades en el rendimiento académico, en las relaciones sociales, en el comportamiento tanto en casa como en la escuela… Y, para dificultar aun más la situación, suele existir un estado de ánimo irritable y lábil.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
ÚLTIMAS PREGUNTAS Y RESPUESTAS