Mi hijo tiene Ansiedad por Separación ¿Qué es?

Los periodos de ansiedad por separación de las figuras de apego forman parte normal del desarrollo y pueden indicar relaciones de apego seguras. ¿Por qué comentamos esto? Porqué no debemos patologizarlo todo. Como siempre, es cuando interfiere y entorpece el buen desarrollo de la persona y, además, se cumplen una serie de criterios que debemos intervenir para mejorar su calidad de vida.

Vamos a conocer un poco mejor acerca de qué puede sentir tu hija (aunque también pueda aparecer en el sexo masculino, hablaremos en femenino porque es más frecuente en niñas).

Primero de todo, destacar que las manifestaciones del TAS varían con la edad. En los niños pequeños es probable que sean más reacios a ir a la escuela, sobre todo las niñas. Mientras que en los niños es más frecuente que expresen este miedo a la separación de una forma más indirecta. Además, es probable que tenga problemas a la hora de acostarse y que insista en que permanezcas con ella hasta conciliar el sueño. Durante la noche, es frecuente que se traslade a vuestra cama, o a la de un hermano. De este mismo modo, es probable que no quiera ir de campamento, dormir en casa de una amiga o salir a hacer recados. En función de la edad, tu hijo experimentará miedos distintos: miedo hacia los animales, los monstruos, la oscuridad, los fantasmas, los ladrones, los accidentes y otras situaciones que se perciban como peligrosas para la integridad de la familia o de sí mismos.

Crear un vínculo sano. Un apego puro. Una vida con amor.

Es muy normal que su hija presente diferentes síntomas, ya sean físicos o comportamentales. En referencia a los primeros, no te extrañe que tenga dolores de estómago, dolor de cabeza, náuseas y vómitos. Son dolores que suelen aparecer a raíz de prever la separación. Por otro lado, tendrá un comportamiento que en ocasiones se mostrará colérica e incluso golpeará a quién quiera separarla. Además, el retraimiento social y la inhibición conductual ante otras personas es muy habitual.

¿Como madre o padre te sientes exigida/o pidiéndote atención constante y, ante esto, te sientes frustrado? Es normal y, además, muy común. Queremos normalizar estos sentimientos y pensamientos, no es fácil querer darlo todo a tu hija y ver que “nunca es suficiente” para ella. ¿Piensas que lo que le sucede a tu hija es porque no estáis creando el vínculo adecuado? No es así. Se ha demostrado que el TAS no está relacionado con problemas de vínculo con los padres. En este sentido, ¿te has preguntado si quizás eres muy sobreprotectora con ella? Des de aquí queremos decirte que este es uno de los muchos factores de riesgo, pero no el único.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
ÚLTIMAS PREGUNTAS Y RESPUESTAS