Muchas veces estos trastornos han estado presentes en los adultos, pero por una cuestión madurativa y del paso del tiempo, éstos han sido “compensados” con otras aptitudes. Como adulto pregúntate: ¿evitas aquellas tareas que te resultan dificultosas? Es muy frecuente en la adultez evitar la lectura cuando cuesta leer, evitar escribir cuando hacemos muchas faltas de ortografía… Sería bueno preguntarse si uno también tiene esas dificultades y, si es así, verás como ahora entenderás mejor la frustración de tu hijo.

Ayudémosle a que pueda disfrutar del maravilloso mundo de las letras y los números sin esta frustración constante.

Aprender a escribir bien, a entender los textos o a sumar no son hitos del desarrollo que se adquieren con la maduración cerebral, sino que tienen que ser explícitamente enseñados y aprendidos.

Es específico el trastorno por el coeficiente intelectual, que debe estar preservado, sin un trastorno global del desarrollo, ni problemas visuales o adutivios ni trastornos motores o neurológicos.

Queremos ofreceros alguna terminología que quizás te ayude a clarificar algunas dudas:

  • Dislexia: Con dificultad en la lectura.
  • Discalcúlia: Con dificultad en el cálculo.
  • Niños D4“: Con disléxia, disortografía, disgrafia i discalcúlia.
Si quieres saber más del Trastorno Específico del Aprendizaje, también puedes consultar:

Suscríbete para recibir los últimos artículos y contenido exclusivo