La disfemia evolutiva o tartamudez: síntomas, evaluación y tratamiento.

Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

La disfemia, o también conocida como tartamudez, es uno de los trastornos que más extraña a los padres y adultos dada su particular forma de desarrollarse y dificultad de diagnóstico a edades tempranas.

Esta dificultad del habla es totalmente natural en edades preescolares, teniendo en cuenta que en esta fase de su desarrollo evolutivo aún no han construido unas bases suficientemente sólidas para saber cómo evitar el tartamudeo.

La Disfemia Evolutiva

La disfemia evolutiva consiste en repeticiones o extensión de sonidos, así como pausas y bloqueos innecesarios. Suele aparecer en entre los 2 y 4 años de edad, pudiendo no estar presente cuando el niño realiza tareas específicas del habla (como leer o contar).

Otro factor importante de la disfemia o tartamudez es que no muestra ninguna clase de progresión estándar, siendo común observar que las dificultades aparezcan de forma fluctuante.

La disfemia se caracteriza por presentar las siguientes manifestaciones:

    • Repeticiones de sonidos y sílabas
    • Prolongaciones de sonidos
    • Interjecciones
    • Palabras fragmentadas
    • Sustituir palabras para evitar otras más problemáticas
    • Palabras producidas con un exceso de tensión física
    • Repeticiones de palabras monosilábicas

Además, el trastorno de tartamudeo infantil debe alterar el rendimiento académico o laboral, así como la comunicación cotidiana del niño. Esto podría extenderse hasta otras etapas del desarrollo si no se realiza una intervención de manera oportuna.

A pesar de esto, el curso evolutivo de la disfemia es favorable: hasta el 80% de los casos de disfemia infantil remite sin la intervención de un profesional.

Disfemia DSM V

Los criterios para diagnosticar la disfemia (DSM V) son los siguientes:

  1. Alteraciones de la fluidez y la organización temporal normales del habla que son inadecuadas para la edad del individuo y las habilidades de lenguaje, persisten con el tiempo y se caracterizan por la aparición frecuente y notable de uno (o más) de los siguientes factores:
      1. Repetición de sonidos y sílabas.
      2. Prolongación de sonido de consonantes y vocales.
      3. Palabras fragmentadas (p. ej., pausas en medio de una palabra).
      4. Bloqueo audible o silencios (pausas en el habla, llenas o vacías).
      5. Circunloquios (sustitución de palabras para evitar palabras problemáticas).
      6. Palabras producidas con exceso de tensión física.
      7. Repetición de palabras completas monosilábicas (p. ej., “Yo-Yo-Yo-Yo lo veo”).
  2. La alteración causa ansiedad al hablar o limitaciones en la comunicación eficaz, la participación social, el rendimiento académico o laboral de forma individual o en cualquier combinación.
  3. El inicio de los síntomas se produce en las primeras fases del período de desarrollo.

LIBRO RECOMENDADO POR ORIENTACIÓN PSICOLÓGICA

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Evaluación de la disfemia evolutiva

Una buena evaluación en este caso es fundamental para lograr organizar una intervención pertinente y disminuir el problema de la disfemia o tartamudez. A diferencia de otros trastornos del habla, es poco probable que el diagnóstico de tartamudez sea complicado, ya que los signos son evidentes y fáciles de reconocer, incluso para personas que no conocen sobre salud mental.

El proceso de evaluación para la disfemia infantil consiste en las siguientes etapas:

Historia clínica

Se realiza una anamnesis en la que participen tanto el niño como los padres, con el fin de construir un registro que permita rastrear el origen de la disfemia.

Registro lingüístico

Para esto se observa al niño en diversos contextos donde se desenvuelva. Evaluando su desempeño en diversas tareas como narración, lectura, descripción y conversación.

En caso de no ser posible durante la terapia, se indica a los padres cómo ejecutar esto para que puedan grabar al niño en esto, y posteriormente analizar el contenido junto con el profesional.

Variables fisiológicas

Factores como la tensión muscular al hablar, el uso de los órganos fonoarticuladores, entre otras, deben ser evaluados en esta fase. A fin de determinar la necesidad de abordarlos durante la terapia.

Aspectos cognitivos

Es importante identificar la postura de los padres frente a la problemática, así como las esperanzas o expectativas que existan con respecto a la intervención.

Variables situacionales

Tanto la frecuencia como la intensidad de los errores de habla influyen en la evaluación final, pues ayudan a determinar diversas variables que mejoran o empeoran el problema. En definitiva, es importante para realizar el análisis funcional.

Test para evaluar la disfemia

El Cuestionario para padres de Fernández-Zúñiga es un test para evaluar la disfemia perfecto para continuar la exploración del niño desde el hogar, con apoyo de los padres.

Tratamientos efectivos para la disfemia evolutiva

Dependiendo de los resultados de la evaluación, algunos expertos recomiendan no intervenir en los problemas del habla antes de los 4 años. Sin embargo, esta tendencia ha cambiado paulatinamente hasta lograr ofrecer una variedad de alternativas para esto, entre las que destacan:

Programa preventivo

Este se realiza en edades preescolares cuando el niño muestra dificultades. Su objetivo principal es prevenir que el trastorno se desarrolle hacia otras etapas del desarrollo, orientando tanto a los padres como a los profesores y al niño.

Muchos profesionales han reportado resultados positivos luego de la aplicación de este programa.

Intervención con los padres y otros programas

Los progenitores juegan un rol importante en el tratamiento de los niños, sobre todo cuando nos referimos a trastornos del habla.

Es importante proporcionar un entrenamiento exhaustivo en el que se le muestren diversas estrategias para abordar a su hijo de forma que logre corregir los problemas poco a poco.

Además, también es probable que el especialista recomiende un programa para el niño y otro para el colegio, con el fin de mantener cierta frecuencia en el control de la dificultad, hasta que se logre eliminarla por completo.

Intervención con escolares

En caso de que el niño haya superado la etapa preescolar y los problemas persistan, la intervención sobre la disfemia evolutiva es más directa. Esta consiste en varias sesiones de terapia centradas en el control del habla y las variables cognitivas que influyen en el disfemia infantil.

Al igual en los niños más pequeños, es importante involucrar a los padres en el tratamiento de la disfemia para escolares, ya que es una variable clave para que el niño con disfemia pueda mejorar.

 

Bibliografía

American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Arlington, VA: Author.
Caballo, V.E. (2012). Manual de psicología clínica infantil y adolescente, trastornos generales (vol 1.). Editorial: Pirámide.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Recursos de Interés

Suscríbete a nuestra Newsletter

Conoce los últimos artículos y disfruta del mejor contenido de Psicología.

Artículos Recomendados

Últimos Artículos