La terapia electroconvulsiva (TEC): que es, utilidades y riesgos y beneficios

Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

La terapia electroconvulsiva (TEC) es un tratamiento médico que se usa con mayor frecuencia en pacientes con depresión mayor grave o trastorno bipolar que no ha respondido a otros tratamientos.

La TEC implica una breve estimulación eléctrica del cerebro mientras el paciente está bajo anestesia. Por lo general, lo administra un equipo de profesionales médicos capacitados que incluye un psiquiatra, un anestesiólogo y una enfermera o asistente médico.

¿Funciona la TEC?

Una extensa investigación ha encontrado que la TEC es muy eficaz para el alivio de la depresión mayor. La evidencia clínica indica que para las personas con depresión mayor no complicada pero grave, la TEC producirá una mejora sustancial en aproximadamente el 80 por ciento de los pacientes. También se utiliza para otras enfermedades mentales graves, como el trastorno bipolar y la esquizofrenia. La TEC a veces se usa para tratar a personas con catatonia, una afección en la que una persona puede volverse cada vez más agitada y sin responder. Una persona con catatonia puede lesionarse seriamente o desarrollar una deshidratación severa por no comer o beber.

La TEC se usa generalmente cuando otros tratamientos, incluidos los medicamentos y la psicoterapia, no han funcionado. La TEC también se usa para personas que requieren una respuesta rápida al tratamiento debido a la gravedad de su afección, como por ejemplo, el riesgo de suicidio.

Aunque la TEC puede ser muy eficaz para muchas personas con enfermedades mentales graves, no es una cura. Para evitar una reaparición de la enfermedad, la mayoría de las personas tratadas con TEC deben continuar con algún tipo de tratamiento de mantenimiento. Por lo general, esto significa psicoterapia y / o medicación o, en algunas circunstancias, tratamientos continuos de TEC.

Riesgos y beneficios de la TEC

Como cualquier procedimiento médico, la TEC tiene algunos riesgos. El tratamiento con TEC se ha asociado con pérdida de memoria a corto plazo y dificultad de aprendizaje. Algunas personas tienen problemas para recordar eventos que ocurrieron en las semanas previas al tratamiento o antes. En la mayoría de los casos, los problemas de memoria mejoran en un par de meses. Algunos pacientes pueden experimentar problemas más duraderos, incluidas lagunas permanentes en la memoria.

Los riesgos de la anestesia general, que es necesaria para la TEC, son similares a los riesgos cuando se usa anestesia para otros procedimientos, como cirugías menores. Los efectos secundarios más comunes de la TEC el día del tratamiento incluyen náuseas, dolor de cabeza, fatiga, confusión y leve pérdida de memoria, que pueden durar de minutos a horas.

Estos riesgos deben equilibrarse con las consecuencias de los trastornos psiquiátricos graves tratados de manera ineficaz. Para algunos pacientes, los riesgos de la TEC pueden ser menores que los del tratamiento continuo con medicamentos. La TEC puede funcionar más rápidamente que los medicamentos. Puede ser especialmente útil si un paciente tiene tendencias suicidas, no responde a los medicamentos o no puede tolerar los efectos secundarios de los medicamentos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Recursos de Interés

Artículo vía psychiatry.org

Artículos Recomendados

Últimos Artículos