Los fármacos no suelen utilizarse para tratar estos trastornos ya que normalmente remiten de forma espontánea. Ahora bien, en los casos más graves se han utilizado benzodiazepinas y antidepresivos tricíclicos (como imipramina), ambos disminuyendo la probabilidad de aparición de dichos episodios.

 

Si quieres saber más de los terrores nocturnos y sonambulismo en la infancia, también puedes consultar:

Suscríbete para recibir los últimos artículos y contenido exclusivo