Los fármacos no son el tratamiento de primera elección, pero a veces no nos queda más remedio, sobre todo como tratamiento a corto plazo o cuando hay comorbilidad.

El fármaco de elección es el Metilfenidato, aunque si queremos reducir la impulsividad o agresividad utilizaremos mejor los Antipsicóticos de segunda generación.

* El tratamiento es el mismo que en el caso de ser diagnosticado un Trastorno Negativista Desafiante (TND).

Suscríbete para recibir los últimos artículos y contenido exclusivo