Algunos de los motivos por los que resulta importante realizar terapia psicológica en verano

Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

Si eres lector/a habitual de nuestras publicaciones en Orientación Psicológica, sabrás que siempre fomentamos la idea de acudir a un profesional de la psicología para trabajar aspectos emocionales que duelen y para potenciar así un mayor bienestar personal e interpersonal.

Si consultas nuestras páginas a menudo, también sabrás que nos gusta recomendar proyectos de confianza que, des de nuestra perspectiva, ofrecen servicios de calidad. Éste es el caso de la terapia psicológica online de Heroicamente, llevada a cabo por un equipo de psicólogas que parten de 4 principios que consideramos básicos en psicología:

  1. No eres un número: están centradas en atender mejor a quien acude.
  2. Comprender lo que duele: empatizan con el sufrimiento, siempre desde la experiencia y la profesionalidad.
  3. Encontrar soluciones: su lema es “la terapia no va de hablar, va de hacer”.
  4. Hablar el mismo idioma: evitan tecnicismos, prefieren la claridad.

Además, su trabajo está basado en algunos de los siguientes objetivos:

  • Potenciar la conciencia del paciente de hacia dónde va y qué camino quiere seguir.
  • Superar las barreras que impiden gestionar el día a día sin estrés.
  • Mejorar las relaciones interpersonales, con capacidad de poner límites y de dar la propia opinión.
  • Recuperar o aumentar la ilusión en la relación sentimental.
  • Mejorar la comunicación con los/las hijos/as, conseguir mayor bienestar en ellos/as a la vez que se disfruta de tiempo de ocio para uno/a mismo/a.

¿Por qué puede ser necesario ir al psicólogo en verano?

En el artículo de hoy nos gustaría centrarnos en la época del año en la que estamos en el momento en el que redactamos estas letras, la época de verano, las “semanas para desconectar”. Pero, ¿desconectar de qué?, ¿del ritmo acelerado del trabajo?, ¿de los estudios?, ¿de las rutinas de tantos meses de invierno?. La pregunta que nos planteamos es ¿y si nos proponemos conectar también durante los meses de frío?, meta que conlleva, sin duda, tener una paz mental que nos permita llevar el ritmo que requieren los períodos no vacacionales y eso implica cuidar nuestro bienestar emocional a lo largo de todo el año, incluido el verano.

A continuación, exponemos algunos de los aspectos que podrían ser considerados a la hora de dar el paso para acudir al psicólogo/a en épocas veraniegas:

Pérdida de rutinas

Después de más de la mitad de los meses del año funcionando con una rutina, nuestro cuerpo y nuestra mente conecta con la “pausa”. Des de nuestro criterio, esto puede ser beneficioso o, por el contrario, puede acarrear inconvenientes.

Por un lado, enfocándonos en los inconvenientes, es probable que la llegada del verano nos haga “perder el norte”, es decir, encontrarnos desorientados en qué hacer y cómo hacerlo: disponemos de mayor tiempo -también con la familia, lo que puede ocasionar conflictos sin motivo sólido alguno por el simple hecho de dicha desorientación personal al no estar con el “chip rutina”-; la productividad laboral disminuye al no encontrarnos con unas metas y objetivos diarios; en algunos casos -estamos pensando en los autónomos, básicamente- los ingresos económicos disminuyen, etc. En este sentido, la ayuda de un profesional puede ayudarnos a orientar nuestras “semanas de pausa” para mantener el deseo de ser productivos y encontrar otro tipo de actividades agradables con las que ocupar y, sobre todo, disfrutar el tiempo del que disponemos.

Por otro lado, de forma beneficiosa y enlazando con lo anteriormente expuesto, durante la época en que no tenemos obligaciones ni compromisos, también disponemos de mayor tiempo y espacio para poder aplicar todas aquellas pautas que el/a psicólogo/a nos indique.

Efectos psicológicos de las elevadas temperaturas del verano

Autores de referencia han realizado publicaciones entorno a los efectos que los períodos largos de calor pueden ocasionar a nuestra mente, algunos de ellos son los siguientes:

  • Dificultad para concentrarse
  • Déficits transitorios de memoria
  • Irritabilidad
  • Ansiedad
  • Elevada sensación de cansancio

Es importante considerar esta información para tomar conciencia de cuando estos síntomas aparecen, darle la importancia que merecen -siempre considerando su transitoriedad– y poner en marcha soluciones al respecto -algunas tan sencillas como protegerse en áreas con sombra e hidratarse con regularidad-.

Trastornos estacionales

Hay algunos trastornos mentales, los llamados “Trastornos Estacionales”, que son más presentes en unas épocas u otras del año. Concretamente, el Trastorno Afectivo Estacional, comienza mayoritariamente a finales de otoño y principios del invierno y desaparece durante la primavera y el verano. Es por eso por lo que es importante mantener un tratamiento continuado.

Según estudios científicos, el Trastorno Afectivo Estacional (TAE) estival está infradiagnosticado y, aunque es menos frecuente, resulta más difícil de tratar que el TAE invernal. Algunos de los síntomas son el letargo -se define como el estado de cansancio y de somnolencia profunda y prolongada-, el aumento de sueño y de apetito -y un consecuente aumento de peso-, el sentimiento profundo de tristeza y de desesperanza o pesimismo, poca energía e irritabilidad.

Como siempre, des de Orientación Psicológica nos gusta ofrecer información sobre el tratamiento de elección para cada trastorno. En este sentido y, profundizando un poco más en el TAE, su tratamiento de elección es la fototerapia o terapia de luz.

Mantener todo lo trabajado

 Y, para finalizar, uno de los motivos principales para realizar terapia psicológica durante el verano es para mantener todo lo adquirido, trabajado y aprendido durante todo el año.

Queremos dejar claro que nuestra intención no es cronificar la asistencia a la terapia psicológica, sino que entendemos el tratamiento psicológico como “la muleta” a la que cada uno/a se apoya para adquirir estrategias y herramientas que le permitan funcionar como desea en su vida cotidiana, por un lado, solucionando problemas puntuales y, por otro lado, mejorando la calidad de vida y el bienestar subjetivo en general.

La salud mental no es cuestión de períodos, es cuestión de día a día.

 

Si se os ocurren más motivos por los que es importante acudir al psicólogo/a durante el verano podéis enviarnos un e-mail y estaremos encantados de leeros y comentarlo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Artículos Recomendados

Últimos Artículos