Principales Trastornos del Movimiento

Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

Los movimientos de un individuo son una parte esencial de su conducta, los cuales permiten expresar todo tipo de emociones y deseos. La psicomotricidad es el reflejo de la persona y su comportamiento ante experiencias cognitivas y emocionales, siendo la armonía cinética y el tono muscular sus principales elementos.

Cuando la psicomotricidad se ve alterada por un trastorno, se aprecian anomalías en los movimientos, expresiones y gestos del individuo. Existen una gran cantidad de trastornos psicomotrices, donde cada uno de ellos afecta de forma distinta al sujeto, ocasionando a menudo problemas sociales y fisiológicos.

¿Experimentas tics muy a menudo? ¿Sientes espasmos en tus músculos de forma frecuente? Podrías estar padeciendo de un trastorno de la psicomotricidad; de ser así, necesitas de ayuda psicológica profesional. Por ello, te recomendamos contactarnos para proporcionarte un tratamiento adecuado según tu caso.

CONTACTA CON NOSOTROS
Y SOLICITA TU TERAPIA ONLINE O PRESENCIAL

La psicomotricidad

La psicomotricidad es, en esencia, la integración de las funciones motrices y el apartado psíquico del individuo; la interacción de una persona con experiencias cognitivas emocionales y su respuesta a ellas. Involucra todo tipo de movimientos expresivos, como la forma de caminar, gestos faciales o corporales y las posturas en reposo.

La relación psicomotricidad-psicopatología suele expresarse en dos dimensiones: la expresividad (comunicabilidad) y la estructuralidad (determinación estructural nerviosa). En la primera intervienen factores psicosocioculturales, transmitido por “símbolos”, como el arqueamiento de una ceja o un cambio de postura. En la segunda, son predominantes factores neurofisiológicos, transmitidos mediante “signos”.

Trastornos psicomotrices

Los trastornos psicomotrices son alteraciones o anomalías en el movimiento de un individuo, los cuales producen respuestas involuntarias de los músculos o la adopción de un comportamiento inusual. Los principales trastornos psicomotrices son los descritos a continuación:

Agitación psicomotora

Es el trastorno del movimiento más común, consistiendo en un estado de hiperactividad motora caracterizada por un incremento en la velocidad de movimientos, gestos y conductas. En casos extremos, el paciente demostrará furor; se trata de un mal presente en la mayoría de episodios maníacos; los síntomas principales son:

  • Estado de ánimo ansioso o eufórico.
  • Comportamiento potencialmente agresivo.
  • Fuga de ideas y déficit de atención.
  • Inhibición verbal.

Estupor

Es la reducción de la reactividad a los estímulos y, en ocasiones, a la consciencia del entorno. Quienes padecen de estupor experimentan una disminución de movimientos corporales y la capacidad de reacción ante cualquier estímulo; suele estar acompañado de casos de mutismo (el paciente no habla).

La afección causa que el individuo demuestre una actitud indiferente ante su entorno, manteniéndose distanciado socialmente. En ocasiones, el estupor puede causar paralización del cuerpo o rigidez, abatimiento y sensación de angustia.

Temblores

Es un trastorno caracterizado por movimientos musculares oscilatorios en una parte del cuerpo, los cuales se evidencian como sacudidas involuntarias de gran rapidez. El movimiento se produce debido a la contracción rápida del grupo muscular ubicado en la zona afectada; se divide en los siguientes tipos:

  • Temblores de reposo (parkinsonianos): se encuentran ausentes durante la actividad y el sueño, apreciándose en el extremo distal de los dedos.
  • Temblores posturales: ocurren al realizar algún movimiento o mantener una postura activa, disminuyendo al entrar en reposo.

Temblor cinético: ocurre con movimientos voluntarios, caracterizándose por tener mayor amplitud y ser menos frecuentes.

Convulsiones

Son contracciones violentas e incontrolables que afectan a los grupos musculares voluntarios, pudiendo originarse de forma aislada o generalizada en todo el cuerpo. Las convulsiones suelen asociarse a otras enfermedades o trastornos, como la epilepsia; en el peor de los casos ocasionará pérdida de la consciencia, mordedura de la lengua y alteración fisiológica.

Parkinsonismo

Es la manifestación de la enfermedad degenerativa Parkinson, siendo un síndrome capaz de afectar los movimientos de la persona. Suele desarrollarse por infecciones, trastornos metabólicos, hidrocefalia, microinfartos o el desarrollo de la enfermedad; se caracteriza principalmente por lo siguiente:

  • Lentitud de movimientos.
  • Temblores en reposo (cara, extremidades, labios, lengua, dedos).
  • Inestabilidad al mantener una postura.
  • Alteración del habla.
  • Alteración de la escritura.
  • Rigidez muscular.

Tics

Son movimientos musculares rápidos y locales, los cuales surgen involuntariamente, forma inesperada, de repetición frecuente y en intervalos irregulares. Puede padecerse en múltiples partes del cuerpo, aunque en mayor medida a los grupos musculares superiores a los hombros.

Los tics pueden suponer un síntoma o formar parte de un síndrome complejo (síndrome de Tourette); afecta mayormente a hombres, originándose durante la niñez (aproximadamente a los 7 años). Entre los ejemplos de tics más comunes están los siguientes:

  • Guiños de ojos.
  • Movimientos del cuello hacia ambos lados.
  • Fruncimiento de cejas.
  • Parpadeos.
  • Estiramientos de cuello.

Espasmos

Son contracciones musculares producidas de forma involuntaria, persistentes y de carácter exagerado en los grupos musculares voluntarios y fibras musculares de órganos internos. Se diferencian de los tics principalmente por su rapidez, al ser mucho menor; entre los diferentes tipos de espasmos están:

  • Espasmos torticulares: movimientos de rotación de la cabeza.
  • Espasmos profesionales: ocurren al realizar un movimiento destinado a una actividad (calambre del escribiente).
  • Espasmos salutatorios: contracciones musculares en el cuello.
  • Espasmos saltatorios: contracciones clónicas en los grupos musculares de las piernas.

Catatonia

Es un síndrome que agrupa una diversa cantidad de síntomas, entre los cuales se encuentran los siguientes:

  • Catalepsia: adopción de una postura por largos periodos de tiempo; musculatura rígida, actitud inmóvil.
  • Flexibilidad cérea: resistencia ante cambios de postura, rigidez muscular; es posible mover al paciente y “obligarlo” a adoptar una posición incómoda.
  • Negativismo: oposición a órdenes (pasivo), realizar la acción contraria (activo).
  • Estupor: distanciamiento del entorno, mutismo y paralización corporal. 

Estereotipias

Se trata de la repetición de movimientos o gestos innecesarios de forma continuada, contando con gran complejidad y produciéndose de modo organizado, aparentando intencionalidad. Se encuentra asociado a enfermedades mentales neuropsicológicas como demencia, autismo, o encefalitis. Pueden ser simples (trastornos orgánicos cerebrales) o complejos (trastornos psicóticos).

Manierismos

Se caracteriza por movimientos o gestos desproporcionados y repetitivos, los cuales exageran actos cotidianos como la escritura o el caminar. Suele formar parte de múltiples trastornos psíquicos, incluyendo la histeria o la esquizofrenia. Algunos ejemplos de manierismos son las posturas forzadas, sonrisas carentes de motivo o acciones innecesarias al desplazarse.

Acatisia

Es una sensación constante de inquietud, caracterizándose por generar en el paciente una necesidad de estar en movimiento. Quienes padecen del trastorno experimentan una gran dificultad para mantenerse quietos o en un estado de relajación al adoptar una posición fija.

Mutismo

Es un trastorno caracterizado por un silencio voluntario o involuntario; el paciente dejará de comunicarse verbalmente con quienes le rodean. Afecta al individuo en cualquier contexto, incluso en situaciones dónde no experimenta estrés o incomodidades. 

Discinesia

Son contracciones musculares cíclicas originadas en las extremidades superiores, incluyendo la zona del cuello y espalda, siendo características presentes en la etapa aguda. En la etapa tardía, la discinesia ocasiona movimientos involuntarios en la cara, la lengua y la boca.

Apraxia

Es la dificultad para llevar a cabo tareas donde es necesario mantener una secuencia y coordinación de movimientos apropiada, como completar un rompecabezas o enviar una carta. El paciente experimentará diversos problemas para efectuar cualquier tipo de actividad con un mínimo de complejidad psicomotora.

CONTACTA CON NOSOTROS
Y SOLICITA TU TERAPIA ONLINE O PRESENCIAL
Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn

Recursos de Interés

Más sobre los Trastornos Psicomotores aquí

Artículos Recomendados

Últimos Artículos