Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

Terrores nocturnos y sonambulismo: prevalencia, edad de inicio, diagnóstico diferencial y mucho más

Antes de empezar a explicar las características más relevantes de estos trastornos, vamos a recordar las definiciones que expone el manual diagnóstico de referencia DSM 5 sobre los terrores nocturnos y sonambusmo:

  1. Sonambulismo: Episodios repetidos en los que el individuo se levanta de la cama y camina durante el sueño. Durante el episodio de sonambulismo, el individuo tiene la mirada fija y en blanco; es relativamente insensible a los esfuerzos de otras personas para comunicarse con él y sólo se puede despertar con mucha dificultad.
  2. Terrores nocturnos: Episodios recurrentes de despertar brusco con terror, que generalmente comienzan con gritos de pánico. Durante cada episodio, existe un miedo intenso y signos de alerta autónoma, como midriasis, taquicardia, taquipnea y sudoración. Existe insensibilidad relativa a los esfuerzos de otras personas para consolar al individuo durante los episodios.

En el presente artículo vamos a conocer exactamente qué dicen los estudios acerca de la prevalencia, la edad de inicio, el diagnóstico diferencial, la comorbilidad y la herencia de los terrores nocturnos y el sonambulismo.

Prevalencia de los terrores nocturnos y el sonambulismo en función del sexo

 

Infancia

Adultez

Terrores nocturnos

Sexo masculino

Igual en hombres y mujeres

Sonambulismo

Sexo femenino

Sexo masculino

Edad de inicio de los terrores nocturnos y el sonambulismo

En cuanto a la edad de comienzo, aunque los terrores nocturnos se pueden iniciar a cualquier edad, lo más frecuente es que se manifiesten entre los 3 y los 8 años. Así pues, son más frecuentes en la infancia y van disminuyendo su frecuencia al aumentar la edad.

Diagnóstico diferencial de los terrores nocturnos y el sonambulismo

En el apartado de terrores nocturnos ya os citamos algunas diferencias con los varios trastornos del sueño. Aún así, a continuación queremos concretarte que:

  • Los terrores nocturnos y el sonambulismo se diferencian de los “Trastornos del comportamiento del sueño REM”. En este caso destacamos las pesadillas: la persona se despierta fácilmente y recuerda de forma detallada y vívida el sueño.
  • En la explicación de qué es el sonambulismo, hemos comentado que existen dos tipos: 1. con ingesta de alimentos y 2. con sexomia. La especificación de ingesta de alimentos se diferencia del “Síndrome de ingesta nocturna” en la medida en que, en éste último, hay un retraso en el ritmo circadiano de la ingesta de comida y se asocia más frecuentemente con el insomnio y/o la depresión.

Comorbilidad de los terrores nocturnos y el sonambulismo

Como trastornos comórbidos, los terrores nocturnos y el sonambulismo pueden concurrir con ansiedad o depresión infantil.

Heredabilidad de los terrores nocturnos y el sonambulismo

Además, puede existir una historia familiar de sonambulismo o de terrores nocturnos en hasta un 80% de las personas que tienen sonambulismo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

ÚLTIMOS ARTÍCULOS DE MUNDO PSICOLOGÍA