Cuando hablamos de Autocontrol, ¿a qué nos referimos? Se trata de un conjunto de habilidades aprendidas que ponemos en práctica en una situación concreta, teniendo así la capacidad de alterar nuestras propias dinámicas y comportamientos.

¿Qué objetivo tiene autocontrolarse? Puede ser, por ejemplo, conseguir nuestras metas a corto, medio y a largo plazo.

Un mito alrededor de este concepto es que se trata de exponerse al objeto o situación que tanto deseamos y soportar así la tentación, como por ejemplo, la niña de la foto, que mira con anhelo las galletas y controla la conducta de comérselas. Como hemos dicho, ¡es un mito! En el autocontrol se trata de reducir al mínimo las tentaciones, planteando situaciones que nos ayuden a no llevar a cabo la conducta.

Algunas de las ocasiones en las que se utilizan técnicas de autocontrol son en los casos de compra compulsiva, en las adicciones, en los conflictos de pareja y en los problemas de alimentación, entre otros.

Vamos a ver algunas de las estrategias que podemos utilizar para autocontrolarnos:

Restricción física:

Por ejemplo, ponerse un espadadrapo en las uñas para no mordérselas.

Configurar los estímulos para que dificulten la acción:

Un ejemplo sería colocar el paquete de tabaco en un lugar de difícil acceso. O, también, continuando con la conducta de desear dejar de fumar, sentarse en un lugar donde no permitan fumar.

Modificar condiciones fisiológicas:

Para dejar de fumar se puede, también, echarse un caramelo en la boca cuando se recuerda el cigarrillo.

Presentar estímulos discriminativos o fortalecer indícios:

Si se quiere empezar una dieta, una manera de conseguirlo sería presentando estímulos discriminativos, por ejemplo, llevarse fruta al trabajo, lo que incitará a comérsela, antes que algún alimento fuera de la dieta.

Eliminar estímulos discriminativos:

Al revés que en el caso anterior, aquellos objetos que nos inciten a llevar a cabo la conducta, tenemos que reducirlos o eliminarlos. Por ejemplo, en el caso de compradores compulsivos, pueden dejar las targetas de crédito en casa.

Nos parece interesante exponer estas distintas maneras de autocontrolarse ya que, todos y todas, de alguna u otra forma, en alguna ocasión hemos querido autocontrolarnos en algo y es importante saber cómo hacerlo. 

Si queréis que hablemos más al respecto y expongamos más estrategias, sólo tenéis que dejarlo en los comentarios o escrivirnos.