psicología

Variación del Trastorno de Conducta en función de la edad y el género

El Trastorno de Conducta (TC) suele empezar durante la adolescencia. En este sentido, el inicio es raro después de los 16 años y en la mayoría de individuos remite en la edad adulta.

A lo largo de toda la página hablaremos en masculino, porque es en este género donde es más frecuente, ¡estimándose que aparece el trastorno en un 4% de la población!

Ahora que ya conocemos en qué edad y en qué género es mas frecuente el trastorno, vamos a ver cómo varía en función de estas dos variables:

  • En función del género: si tienes un hijo con TC, tenderá a mostrar agresiones tanto físicas como relacionales (la comunicación en casa se basará en la agresividad, la crítica, el reproche…), además de problemas de vandalismo, robo y peleas. Ahora bien,  las chicas tienden a tener más agresiones relacionales, así como mentiras, absentismo escolar y consumo de sustancias.
  • En función de la edad, el curso es variable. Los síntomas que aparecen primero tienden a ser más leves (por ejemplo, mentir y robar), mientras que los problemas de conducta que aparecen al final son más graves (por ejemplo, violar y atracar). IMPORTANTE: si tu hijo ya empezó con conductas más graves de pequeño, se ha visto que se relaciona con un peor pronóstico, por lo que será de especial importancia intervenir cuando antes para frenar este comportamiento. ¿Cuál es la buena noticia dentro de este párrafo tan “tormentoso”? Que SE PUEDE FRENAR.

Es importante conocer las diferencias de género y de edad que os hemos explicado, porque la sintomatología tanto en el género como en la edad varía y, por tanto, tendremos que adaptarnos a ellas, tanto en su detección como en su tratamiento.

Diagnóstico Diferencial y Comorbilidad en el Autismo

Diagnóstico Diferencial

A continuación se expone cómo diferenciar el Trastorno del Espectro Autista de otros trastornos que pueden parecerse.

  • Síndrome de Rett: en su mayoría son niñas y las habilidades para comunicarse no están tan afectadas.
  • Síndrome de Asperger: el área del lenguaje afortunadamente no la tienen tan afectada, y los problemas de comunicación no están tan presentes.
  • Trastornos del lenguaje y de la comunicación social (pragmático): ¿os acordáis de las conductas repetitivas que os comentábamos en la explicación del trastorno? Pues estos niños no presentan esta característica.
  • Discapacidad Intelectual: tienen más problemas en la comunicación y en la interacción en comparación con los niños con Autismo.

Comorbilidad

Podemos considerar preocupante el concepto de comorbilidad en este trastorno, es decir, la presentación de más de un trastorno de forma concurrente. Actualmente se ha observado que un 70% de los niños con TEA tienen un trastorno comórbido, ¡y un 40% pueden tener dos o más! Es importante hacer un buen diagnóstico, puesto que la comorbilidad de los trastornos es muy frecuente, sobre todo el deterioro intelectual y las alteraciones del lenguaje y, en menor medida, los problemas en la conducta alimentaria.

 

En este post hemos hablado de algunos nuevos trastornos, “Síndrome de Rett“, “Síndrome de Asperger“… Si os intersa conocer más sobre éstos, estaremos encantados de ofreceros toda la información posible.

¿Existen diferencias entre hombres y mujeres?

Se han realizado múltiples estudios para analizar si existen diferencias entre hombres y mujeres, y a continuación os citaremos las conclusiones de estos estudios.

Diferencias en la Personalidad

Antes de definir las diferencias en personalidad, es importante saber qué es la personalidad, y esta se define por las estrategias que utilizamos para pensar, actuar y sentir en determinados momentos.

Se han realizado numerosos estudios para determinar la estructura de la personalidad y por ellos os recomendamos leer, por ejemplo, los Big Five, o el modelo 16PF de Raymond Cattell.

Se ha observado que los hombres puntúan más en Asertividad (aunque algunos autores relacionan esta variable con la dominancia) y las mujeres más en Sensibilidad y Ansiedad (aunque estas puntuaciones se pueden ver sesgadas por la importante influencia cultural que tiene la sociedad occidental).

También se han estudiado cómo cambian otras variables en el tiempo, como por ejemplo la Autoestima y el Locus de control.
Se ha visto que tanto en hombres como en mujeres la variable Autoestima se mantenía durante más tiempo, por lo que no había diferencias entre ellos.
En cambio, variable Locus de control (responsabilidad que siente la persona cuando realiza un acto) sí que tenía diferencias a lo largo del tiempo. Durante la infancia y vejez sentimos que aquello que ocurre no depende de nosotros, mientras que al final de la adolescencia e inicio de la adultez sí que tenemos esta percepción.

Diferencias en Inteligencia

Las conclusiones de los estudios demuestran que no hay diferencias entre hombres y mujeres en inteligencia general, aunque sí en algunas aptitudes concretas.

Por ejemplo, los hombres puntúan más en las capacidades visoespaciales (como la rotación mental y la percepción espacial).

En otras variables estudiadas, como la capacidad matemática o la verbal, no hay diferencia entre géneros, aunque en ésta última las mujeres destacan en tener más producción de palabras y mejor comprensión lectora.

Conclusiones de los estudios

En general, los estudios han demostrado que, aunque existen algunas diferencias entre hombres y mujeres en rasgos de personalidad o en inteligencia, las diferencias son mínimas.

También se ha visto que hay más diferencia entre los mismos hombres y entre las mismas mujeres cuando los comparamos con el mismo grupo que cuando hacemos una distinción de géneros.

“Táctica del pie en la puerta”, “bola baja” y otros principios de influencia social

Vamos a entrar en el mundo de la influencia social. ¿Por qué, en ocasiones, cambiamos nuestra conducta debido al influjo de otras personas?. La influencia social se explica a través de distintos principios:

  1. Principio de Reciprocidad
  2. Principio de Validación Social
  3. Principio de Compromiso y Coherencia
  4. Principio de Escasez
  5. Principio de Simpatía
  6. Principio de Autoridad

Hoy os hablaremos del tercer principio, el de “Compromiso y Coherencia”.

¿EN QUÉ CONSISTE? Cuando nos comprometemos en una postura es mucho más probable que seamos proclives a aceptar peticiones y conductas coherentes con esa postura.

¿QUÉ TACTICAS LO EXPLICAN?

  • Táctica del pie en la puerta: la persona, una vez ha accedido a la primera petición, se ve a sí misma como la clase de personas que hace esas cosas. Funciona de la siguiente manera: pedimos a alguien que haga algo sencillo, y más tarde le pedimos que haga algo más costoso (lo que es el verdadero objetivo), de tal manera que esta persona tenderá a hacerlo ya que previamente ha cedido en esta postura.
  • Táctica de la bola baja = del amago: se trata de conseguir que la persona tome la decisión de realizar una conducta sobre la base de una información errónea o incompleta. Por ejemplo, queremos comprar vuelos para hacer una escapada el verano y los vemos por 100€, nos decidimos a comprarlo y cuando tenemos que pagar nos dicen que finalmente valen 120€. Debido a que previamente ya nos habíamos decidido hacia esta opción, probablemente aceptemos pagar un poco más.

Táctica de incluso un peñique es suficiente = del cebo y el interruptor: se apela al autoconcepto de la persona, de forma que rechazar la petición sería incoherente con sus valores de solidaridad. 
Ejemplificamos: imaginemos que estamos a favor de la causa X de una determinada ONG. Si nos paran por la calle para pedir que contribuyamos, es probable que aceptemos donar algo de dinero, siendo así coherentes con nuestra postura.

¿Queréis conocer los otros principios de influencia social? Hacédnoslo saber y escribiremos al respecto; estamos seguros que os parecerán igual o más curiosos.

Circuitos neurales del Refuerzo

Sabemos que el cerebro está implicado en los sistemas de reforzamiento, ¿pero cómo?

Los sistemas de reforzamiento del cerebro tienen dos funciones: la primera, detectar la presencia de un estímulo reforzador, la segunda, fortalecer las conexiones entre las neuronas que detectan ese estímulo y aquellas que producen una respuesta ante él.

Cuando nuestro cerebro detecta ese estímulo reforzador, como puede ser nuestro equipo de fútbol favorito, automáticamente activa las neuronas dopaminérgicas de una área concreta del cerebro: el Área Tegmental Ventral (ATV).

La activación de esta área comunica con otras áreas del cerebro, como el Córtex Prefrontal (CPF), y les indica que aquello que se ha visto es relevante, interesante, que merece la pena mantenerlo en el recuerdo. En otras palabras, el ATV ha dicho: ésto hay que aprenderlo. Curiosamente, si ya se esperaba que el reforzador apareciera, este circuito no se activa y, como consecuencia, no se establece esa conexión entre las neuronas.

Y bien, ¿qué activa el ATV? Esta área es activada gracias a las neuronas del núcleo accumbens, un núcleo que descarga (gracias al glutamato), la dopamina necesaria para que el ATV se active.  Como dato interesante, el núcleo accumbens también es importante en el Parkinson, pero de esto ya lo hablaremos en otro momento.