Trastorno bipolar: síntomas clínicos, curso y etiología

Raúl Carrera Fernández - Doctoralia.es
Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

El estado anímico de un individuo generalmente depende de su situación particular, pudiendo presentar variaciones de acuerdo con el contexto. Sin embargo, existe una afección capaz de producir alteraciones repentinas del estado de ánimo: el trastorno bipolar.

Los individuos afectados por el trastorno sufren cambios anímicos extremos, pudiendo atravesar por episodios emocionales altos (manía o hipomanía) y bajos (depresión) e incluso ambos al mismo tiempo. Además de ello, la afección es capaz de alterar la cordura, el sueño, el comportamiento social, los niveles de energía y la capacidad de pensamiento.

¿Crees estar padeciendo de cambios de ánimo bruscos? ¿Conoces a un familiar o amigo sospechoso de sufrir un trastorno bipolar? Contacta con nuestro grupo de psicólogos expertos para recibir la mejor asesoría y tratamiento especializado según tu caso.

CONTACTA CON NOSOTROS
Y SOLICITA TU TERAPIA ONLINE O PRESENCIAL

¿Qué es el trastorno bipolar?

Es una afección del estado de ánimo, la cual se caracteriza por producir cambios anímicos intensos, originando episodios de manía (euforia, altos niveles de energía, irritabilidad, sentirse muy “animado”) y depresión. Los pacientes pueden experimentar ambos estados a la vez, denominado como un episodio mixto; sin embargo, suele ser prevalente uno u otro en la mayoría de casos.

Es un mal que afecta de por vida al paciente, quien presenta alteraciones en el estado de ánimo múltiples veces en un año o en raras ocasiones. Dependiendo de la frecuencia de los episodios, el trastorno puede afectar el ámbito laboral y social, siendo posible de controlar mediante un tratamiento especializado.

Estudios recientes han podido señalar un aumento en la cantidad de casos de trastorno bipolar, el cual se cree presente en el 1,6% de la población a nivel mundial. Es una afección con ligeramente mayor incidencia en el sexo femenino, especialmente en pacientes cuyos episodios son depresivos, con una proporción de 2 a 1.

Tipos de trastorno bipolar

El trastorno bipolar presenta tres variantes distintas, las cuales se diferencian por los episodios de cambios de ánimo padecidos, siendo las siguientes:

  • Trastorno bipolar I: se caracteriza por el padecimiento de, al menos, un episodio maníaco capaz de interrumpir las actividades sociales o laborales (completos) y episodios depresivos con regularidad.
  • Trastorno bipolar II: presenta episodios depresivos de mayor gravedad, acompañados de un episodio hipomaníaco (leve).

Trastorno ciclotímico: se caracteriza por la aparición de síntomas hipomaníacos y depresivos en un periodo de entre uno y dos años, aunque son menos duraderos e intensos en comparación con los episodios comunes.

Trastorno bipolar I según DSM 5

Para un diagnóstico de trastorno bipolar I, es necesario que se cumplan los criterios siguientes para un episodio maníaco. Antes o después del episodio maníaco pueden haber existido episodios hipomaníacos o episodios de depresión mayor.

Episodio maníaco

A. Un período bien definido de estado de ánimo anormalmente y persistentemente elevado, expansivo o irritable, y un aumento anormal y persistente de la actividad o la energía dirigida a un objetivo, que dura como mínimo una semana y está presente la mayor parte del día, casi todos los días (o cualquier duración si se necesita hospitalización).
B. Durante el período de alteración del estado de ánimo y aumento de la energía o actividad, existen tres (o más) de los síntomas siguientes (cuatro si el estado de ánimo es sólo irritable) en un grado significativo y representan un cambio notorio del comportamiento habitual:

1. Aumento de la autoestima o sentimiento de grandeza.
2. Disminución de la necesidad de dormir (p. ej., se siente descansado después de sólo tres horas de sueño).
3. Más hablador de lo habitual o presión para mantener la conversación.
4. Fuga de ideas o experiencia subjetiva de que los pensamientos van a gran velocidad.
5. Facilidad de distracción (es decir, la atención cambia demasiado fácilmente a estímulos externos poco importantes o irrelevantes), según se informa o se observa.
6. Aumento de la actividad dirigida a un objetivo (social, en el trabajo o la escuela, o sexual) o agitación psicomotora (es decir, actividad sin ningún propósito no dirigida a un objetivo).
7. Participación excesiva en actividades que tienen muchas posibilidades de consecuencias dolorosas (p. ej., dedicarse de forma desenfrenada a compras, juergas, indiscreciones sexuales o inversiones de dinero imprudentes).

C. La alteración del estado del ánimo es suficientemente grave para causar un deterioro importante en el funcionamiento social o laboral, para necesitar hospitalización con el fin de evitar el daño a sí mismo o a otros, o porque existen características psicóticas.
D. El episodio no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento, otro tratamiento) o a otra afección médica.

Episodio hipomaníaco

A. Un período bien definido de estado de ánimo anormalmente y persistentemente elevado, expansivo o irritable, y un aumento anormal y persistente de la actividad o la energía, que dura como mínimo cuatro días consecutivos y está presente la mayor parte del día, casi todos los días.
B. Durante el período de alteración del estado de ánimo y aumento de la energía y actividad, han persistido tres (o más) de los síntomas siguientes (cuatro si el estado de ánimo es sólo irritable), representan un cambio notorio del comportamiento habitual y han estado presentes en un grado significativo:

1. Aumento de la autoestima o sentimiento de grandeza.
2. Disminución de la necesidad de dormir (p. ej., se siente descansado después de sólo tres horas de sueño).
3. Más hablador de lo habitual o presión para mantener la conversación.
4. Fuga de ideas o experiencia subjetiva de que los pensamientos van a gran velocidad.
5. Facilidad de distracción (es decir, la atención cambia demasiado fácilmente a estímulos externos poco importantes o irrelevantes), según se informa o se observa.
6. Aumento de la actividad dirigida a un objetivo (social, en el trabajo o la escuela, o sexual) o agitación psicomotora.
7. Participación excesiva en actividades que tienen muchas posibilidades de consecuencias dolorosas (p. ej., dedicarse de forma desenfrenada a compras, juergas, indiscreciones sexuales o inversiones de dinero imprudentes).

C. El episodio se asocia a un cambio inequívoco del funcionamiento que no es característico del individuo cuando no presenta síntomas.
D. La alteración del estado de ánimo y el cambio en el funcionamiento son observables por parte de otras personas.
E. El episodio no es suficientemente grave para causar una alteración importante del funcionamiento social o laboral, o necesitar hospitalización. Si existen características psicóticas, el episodio es, por definición, maníaco.
F. El episodio no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento, otro tratamiento).

Episodio de depresión mayor.

A. Cinco (o más) de los síntomas siguientes han estado presentes durante el mismo período de dos semanas y representan un cambio del funcionamiento anterior; al menos uno de los síntomas es (1) estado de ánimo deprimido o (2) pérdida de interés o de placer.

1. Estado de ánimo deprimido la mayor parte del día, casi todos los días, según se desprende de la información subjetiva (p. ej., se siente triste, vacío o sin esperanza) o de la observación por parte de otras personas (p. ej., se le ve lloroso). (Nota: En niños y adolescentes, el estado de ánimo puede ser irritable.)
2. Disminución importante del interés o el placer por todas o casi todas las actividades la mayor parte del día, casi todos los días (como se desprende de la información subjetiva o de la observación).
3. Pérdida importante de peso sin hacer dieta o aumento de peso (p. ej., modificación de más del 5% del peso corporal en un mes) o disminución o aumento del apetito casi todos los días. (Nota: En los niños, considerar el fracaso en el aumento del peso esperado.)
4. Insomnio o hipersomnia casi todos los días.
5. Agitación o retraso psicomotor casi todos los días (observable por parte de otros; no simplemente la sensación subjetiva e inquietud o enlentecimiento).
6. Fatiga o pérdida de la energía casi todos los días.
7. Sentimientos de inutilidad o de culpabilidad excesiva o inapropiada (que puede ser delirante) casi todos los días (no simplemente el autorreproche o culpa por estar enfermo).
8. Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o de tomar decisiones, casi todos los días (a partir del relato subjetivo o de la observación por parte de otras personas).
9. Pensamientos de muerte recurrentes (no sólo miedo a morir), ideas suicidas recurrentes sin un plan determinado, intento de suicidio o un plan específico para llevarlo a cabo.

B. Los síntomas causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.
C. El episodio no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia o de otra afección médica.

Trastorno bipolar I.

A. Se han cumplido los criterios al menos para un episodio maníaco (Criterios A–D en “Episodio maníaco” antes citados).
B. La aparición del episodio(s) maníaco(s) y de depresión mayor no se explica mejor por un trastorno esquizoafectivo, esquizofrenia, un trastorno esquizofreniforme, un trastorno delirante u otro trastorno del espectro de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos especificados o no especificados.

Especificar:
Con ansiedad
Con características mixtas
Con ciclos rápidos 
Con características melancólicas
Con características atípicas
Con características psicóticas congruentes con el estado de ánimo
Con características psicóticas no congruentes con el estado de ánimo
Con catatonía
Con inicio en el periparto
Con patrón estacional

Trastorno Bipolar II

A. Se han cumplido los criterios al menos para un episodio maníaco (Criterios A–F en “Episodio maníaco” más adelante) al menos para un episodio de depresión mayor (Criterios A–C en “Episodio de depresión mayor” antes citados).
B. Nunca ha habido un episodio maníaco.
C. La aparición del episodio(s) hipomaníaco(s) y de depresión mayor no se explica mejor por un trastorno esquizoafectivo, esquizofrenia, un trastorno esquizofreniforme, un trastorno de ideas delirantes, u otro trastorno del espectro de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos especificados o no especificados.
D. Los síntomas de depresión o de incertidumbre causados por la alternancia frecuente de períodos de depresión e hipomanía provocan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

Especificar el episodio actual o más reciente:
Hipomaníaco
Depresivo

Especificar si:
Con ansiedad 
Con características mixtas
Con ciclos rápidos
Con características psicóticas congruentes con el estado de ánimo 
Con características psicóticas no congruentes con el estado de ánimo
Con catatonía.
Con inicio en el periparto
Con patrón estacional: Sólo se aplica al patrón de episodios de depresión mayor.

Especificar el curso si no se cumplen actualmente todos los criterios para un episodio del estado de ánimo:
En remisión parcial 
En remisión total

Especificar la gravedad si se cumplen actualmente todos los criterios para un episodio del estado de ánimo:
Leve 
Moderado 
Grave 

Trastorno Ciclotímico

Para el diagnóstico del Trastorno Ciclotímico según DSM 5 se deben cumplir:

A. Durante dos años como mínimo (al menos un año en niños y adolescentes) han existido numerosos períodos con síntomas hipomaníacos que no cumplen los criterios para un episodio hipomaníaco y numerosos períodos con síntomas depresivos que no cumplen los criterios para un episodio de depresión mayor.
B. Durante el período de dos años citado anteriormente (un año en niños y adolescentes), los períodos hipomaníacos y depresivos han estado presentes al menos la mitad del tiempo y el individuo no ha presentado síntomas durante más de dos meses seguidos.
C. Nunca se han cumplido los criterios para un episodio de depresión mayor, maníaco o hipomaníaco.
D. Los síntomas del Criterio A no se explican mejor por un trastorno esquizoafectivo, esquizofrenia, un trastorno esquizofreniforme, un trastorno de ideas delirantes, u otro trastorno del espectro de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos especificados o no especificados.
E. Los síntomas no se pueden atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento) o a otra afección médica (p. ej., hipertiroidismo).
F. Los síntomas causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

Especificar si:
Con ansiedad

Causas del trastorno bipolar (etiopatogenia)

La causa exacta del trastorno bipolar aún es desconocida por la comunidad científica; sin embargo, es posible hallar diversos factores clave en su desarrollo. Trastornos como el hipotiroidismo y la enfermedad se asocian estrechamente con el padecimiento de depresión y manía.

Diversos estudios y análisis han demostrado un factor hereditario crucial en el desarrollo del trastorno bipolar, hallando múltiples diferencias entre las variantes I y II. Los pacientes con trastorno bipolar II poseen más parientes bipolares II y unipolares, en comparación a los afectados por la variante I. Por su parte, aquellos con el trastorno ciclotímico cuentan con una carga genética mayor.

Síntomas principales del trastorno bipolar

Dependiendo del tipo de trastorno bipolar experimentado por el paciente, es posible evidenciar una serie de síntomas principales y señales que delatan el padecimiento de la afección. La aparición de los mismos variará si se trata de un episodio depresivo o maníaco, pudiendo destacar los siguientes:

Episodios de manía e hipomanía

Los pacientes maníacos presentan una combinación de entre tres o más síntomas e indicativos mencionados a continuación, por un periodo de una semana:

  • Contacto social fácil y con una actitud jovial.
  • Vestimenta llamativa.
  • Optimismo exagerado, acompañado de visible nerviosismo.
  • Euforia.
  • Incremento en sus actividades, agitación.
  • Incremento en la locuacidad.
  • Mayor velocidad de verbalización.
  • Facilidad para distraerse.
  • Síntomas psicóticos en casos de manía, como delirios.
  • Insomnio.
  • Pensamientos acelerados.

Los episodios de hipomanía se caracterizan por ser menos intensos en comparación con la manía, presentándose por un periodo de, en general, cuatro días.

Episodios depresivos mayores

Los síntomas de los episodios depresivos mayores se caracterizan por no causar interrupciones graves en las actividades cotidianas. Están compuestos por una combinación de cinco síntomas, entre los cuales destacan los siguientes:

  • Estado anímico depresivo por largos periodos de tiempo (sentir ganas de llorar, sensación de vacío, desesperanza). En adolescentes y niños puede apreciarse como irritabilidad.
  • Pérdida de interés y placer al realizar casi todas las actividades.
  • Insomnio.
  • Ausencia de energía.
  • Hipersomnia (facilidad para conciliar el sueño en momentos atípicos del día).
  • Dificultades para concentrarse.
  • Ideas o pensamientos suicidas.
  • Sentimientos de culpa.

Episodios mixtos

En un episodio mixto, los pacientes de trastorno bipolar experimentan síntomas maníacos y depresivos a la vez. Los individuos pueden sentir una gran tristeza o una fuerte sensación de vacío, mientras demuestran una cantidad de energía anormal o tienen pensamientos acelerados.

Diagnóstico diferencial y factores de riesgo

Los trastornos de personalidad pueden suponer un inconveniente para el diagnóstico diferencial de otros trastornos menos graves del espectro bipolar, como el antisocial, narcisista o histriónico. Los individuos bipolares suelen abusar de drogas y bebidas alcohólicas en el 60% de los casos.

Existen diversos factores capaces de incrementar el riesgo de padecer trastorno bipolar, pudiendo también tratarse del desencadenante del primer episodio depresivo o maníaco, destacándose:

  • Abuso de alcohol y drogas.
  • Periodos de tiempo donde el estrés sea elevado, situaciones dolorosas o traumáticas.
  • Poseer familiares consanguíneos (padres, hermanos) con trastorno bipolar.

Curso y evolución del trastorno bipolar

El trastorno bipolar suele surgir, en la mayoría de casos (60%), como un episodio depresivo, afectando normalmente a individuos de entre 20 y 30 años de edad. Los pacientes experimentan un considerable deterioro en los ámbitos sociales (60%), laborales (70%) y familiar (50%).

Los principales síntomas precoces del trastorno tienden a ser una alta irritabilidad, insomnio episódico, alteración de la conducta e hiperactividad. Los cicladores rápidos (cuatro o más episodios en un año) son de sexo femenino en el 70 y 90% de los casos.

El trastorno bipolar es una de las enfermedades con mayor riesgo suicida existentes, junto a la depresión unipolar, siendo la complicación más grave de la afección. 

El riesgo de suicidio es mucho más prominente en pacientes con episodios mixtos; el incumplimiento del tratamiento terapéutico destaca como un indicador de mal pronóstico.

CONTACTA CON NOSOTROS
Y SOLICITA TU TERAPIA ONLINE O PRESENCIAL
Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn

Recursos de Interés

Aquí puedes encontrar más información sobre el Trastorno Bipolar

Artículos Recomendados

Últimos Artículos