orientación psicológica

Trastorno Negativista Desafiante: tratamiento, entrenamiento para padres y técnicas

A continuación os presentamos los tratamientos más eficaces para el Trastorno Negativista Desafiante, siempre basados en estudios y revisiones científicas:

El tratamiento del Trastorno Negativista Desafiante (TND) debe de ser multidimensional, es decir, incluir un trabajo con diferentes partes.

¿Cómo trabajar con un niño con trastorno negativista desafiante?

Hemos de reconocer que trabajar con un niño con Trastorno Negativista Desafiante (TND) es difícil, por cuanto intentará ponerte a prueba continuamente. 

Y aquí una pregunta importante respecto al ponerte a prueba: ¿por qué necesita ponerte a prueba?: el niño con TND intentará, mediante la actitud desafiante y en muchas ocasiones disruptiva, conocer hasta qué punto puede fiarse de ti.

Es decir, medirá tu capacidad de aguante, pondrá a prueba el vínculo que tenéis o que podéis llegar a tener, intentará rebasar los límites para que se los recuerdes. 

Una vez conseguido el VÍNCULO con el niño con TND, el resto de técnicas que podáis trabajar con ellos dependerá de la práctica tuya como profesional, pero se dejará ayudar. 

El problema, pues, está al principio: no se dejará ayudar salvo que quieras verdaderamente ayudarle y así se lo demuestres en cada infortunio que te muestre.

Trastorno Negativista Desafiante: Entrenamiento para padres

El entrenamiento para padres es parte clave de la mejora del niño con TND, puesto que creer que sólo cambiando y dando estrategias al niño en terapia, sera insuficiente. 

Las estrategias del entrenamiento para padres han de ir dirigidas en esta dirección:

  • Psicoeducación: conocer muy bien el trastorno, en qué situaciones aparecen estas conductas disruptivas, cuál es la base del trastorno y cómo se ha llegado a esta situación
  • Mejora de la comunicación: trabajar la metacomunicación (cómo nos comunicamos), hacer de modelo para que el niño aprenda buenas practicas sobre cómo relacionarse
  • Entrenar la asertividad: de esta manera, vuestro hijo podrá entender cómo expresar sus emociones de forma adaptativa
  • Aprender a dar las órdenes y, más importante, mantenerlas: se trata de trabajar las habilidades de gobierno familiar 

Recordad que vuestro hijo es un reflejo de aquello que ve o ha visto, por lo que si no nos trabajamos nosotros mismos difícilmente podremos ayudarle.

Si tenéis como premisa “haz lo que yo diga, y no lo que yo haga” ya tenéis una base sobre la que trabajar, que es la de cambiar la premisa y mejorar la situación.

Niño con Trastorno Negativista Desafiante

De cara al trabajo terapéutico, en el tratamiento del TND se utilizan diferentes técnicas según aquél objetivo que se quiera mejorar. Las técnicas son las cognitivas, las operantes y las emocionales.

Técnicas cognitivas

Son útiles la reestructuración cognitiva para tratar aquellos pensamientos disfuncionales y las autoinstrucciones para trabajar la impulsividad o el autocontrol.

Técnicas operantes

Técnicas conductuales para manejar el medio y favorecer una conducta más cooperativa. Buscamos reducir aquellas conductas antisociales y aumentar las prosociales.

Técnicas emocionales

Estas técnicas emocionales tienen por objetivo mejorar el autoconocimiento emocional, reducir la frustración y adquirir estrategias para reducir y manejar la ira.

Estas técnicas también ayudan a mejorar el vínculo con los padres, así como otros profesionales con los que el niño está. 

Tratamiento farmacológico

Se utiliza para reducir la impulsividad y agresividad.

Tratar con el profesorado

Se recomienda, de cara al profesorado:

  • Informar de la situación actual
  • Qué estrategias se están dando
  • Comentar las dificultades que aparecen en la escuela y ofrecerles aquellas técnicas que todavía no hayan podido llevar a cabo (tiempo fuera, contrato conductual, manejo del tiempo…).

Social o institucional

Muchas veces estas conductas disruptivas llevan a que las instituciones como ayuntamientos o juzgados de menores tengan que actuar, por lo que la colaboración con estas entidades es muy importante para ayudar a restaurar en el menor una conducta apropiada.

Tratamiento del Trastorno Negativista Desafiante

El tratamiento para el Trastorno Negativista Desafiante entraña una serie de retos tanto cognitivos como conductuales y emocionales, donde la implicación de la familia, el niño, la escuela y otros centros es cardinal para mejorar la conducta.

Medicación para el Trastorno Negativista Desafiante

A continuación comentaremos brevemente acerca de la medicación para el Trastorno Negativista Desafiante, su nivel de eficacia y los fármacos de elección.

Los fármacos no son el tratamiento de primera elección, pero a veces se tienen que utilizar como tratamiento a corto plazo o cuando hay comorbilidad.

El fármaco de elección es el Metilfenidato, aunque si queremos reducir la impulsividad o agresividad utilizaremos los antipsicóticos de segunda generación

Recursos de Interés para el tratamiento del TND

Actualmente no se hace referencia a ningún límite de edad, ni mínima ni máxima, para diagnosticar el Trastorno Negativista Desafiante.

El actual manual diagnóstico de referencia, el DSM-V, especifica lo siguiente: En los niños de menos de cinco años el comportamiento del niño con Trastorno Negativista Desafiante debe aparecer casi todos los días. En los niños de cinco años o más, el comportamiento debe aparecer por lo menos una vez por semana. En ambos casos, los síntomas deben estar presentes durante al menos 6 meses.

El Trastorno Negativista Desafiante tiene una afectación en todas las áreas, siendo la escolar una de las más afectadas (junto con la familiar).

Las recomendaciones que hacemos para manejar mejor esta situación son:

  • Que el profesorado esté informado de la situación actual (si hay un diagnóstico y qué características tiene).
  • Que tenga conocimiento de qué estrategias y qué objetivos se están trabajando (la comunicación con el resto del profesorado será muy importante para compartir las mejores estrategias).
  • Comentar las dificultades que aparecen en la escuela y que reciban ayuda de profesionales acerca de las técnicas que todavía no se hayan podido llevar a cabo (tiempo fuera, contrato conductual, manejo del tiempo, entre otras).

Entendemos que es complicado manejar según que situaciones, pero de nuevo repetimos una constante en este tipo de trastorno: es muy importante establecer un vínculo con el alumno y trabajar desde una perspectiva multidimensional (personal, relacional, académica…) y multiprofesional (padres, profesorado, profesionales, etc.).

Suscríbete a nuestra Newsletter

Conoce los últimos artículos y disfruta del mejor contenido de Psicología.

CONOCE NUESTROS SERVICIOS

Entrevista Consultiva - Terapia Infantil - Psicólogo de Familia