Actualmente el tratamiento de elección para la fobia social es la exposición, ya sea un niño o un adulto.

¿Pero la exposición a qué? Es importante que se exponga a todas aquellas situaciones sociales que le generen ansiedad, graduado por dificultad, para que aprenda a tolerar y a habituarse a la ansiedad que le genera estar en una situación en la que se sienta observada.

Pero también hay una variable clave antes de realizar la exposición, y esta es valorar el grado de habilidades sociales. ¿Tiene las suficientes habilidades como para relacionarse correctamente? Si no es así, es mejor que primero aprenda habilidades sociales (cómo saludar, mantener el contaco ocular, aprender a escuchar, aprender a dirigir la atención hacia fuera y no hacia sus pensamientos, etc).

Y, en caso de tener unos pensamientos muy negativos, que realmente la están inhabilitando como persona y que le hace sufrir, también se recomienda la reestructuración cognitiva.

Como padres será importante que la animéis a hacer las sesiones de habilidades sociales y que reforcéis todas aquellas aproximaciones a las situaciones que le generan ansiedad, sin entrar a discutir sobre lo que ella piensa, validando aquello que sienta y recordándole que estáis ahí para ayudarle, acompañarle y recordarle que ¡ella puede!

Como información completementaria, se ha observado que hay algunas variables que ayudan al tratamiento:

  • Mejor la combinación de la exposición, las técnicas cognitivas y la adquisición de habilidades sociales
  • A mayor cantidad e intensidad de las sesiones, ¡mejor!
  • Que sea mujeres terapeutas, además de experimentadas
  • Si se incorporal sesiones individuales y tareas para casa, mejor.
Si quieres saber más de la Fobia Social, también puedes consultar:

Suscríbete para recibir los últimos artículos y contenido exclusivo