Aunque desgraciadamente no disponemos de tratamientos con la máxima eficacia para abordar los terrores nocturnos y el sonambulismo, sí hay algunos métodos que tienen cierto nivel de evidencia. Éstos son:

  • Despertares programados: Se registra cuándo aparecen los episodios (durante 2 semanas aproximadamente) y después se despierta al paciente cada noche entre 15-30 minutos antes del episodio.
  • Hipnosis y relajación: Se utilizan técnicas basadas en la autosugestión o bien técnicas de relajación de la Relajación Muscular de Jacobson, ambas con una duración aproximada de 20 minutos.
Si quieres saber más de los terrores nocturnos y sonambulismo en la infancia, también puedes consultar:

Suscríbete para recibir los últimos artículos y contenido exclusivo