Una enseñanza sistemática, intensiva e individualizada mediante intervenciones basadas en datos científicos podría mejorar o disminuir las dificultades del aprendizaje en algunos individuos y promover el uso de estrategias compensatorias en otros.

Aquellas técnicas útiles para potenciar y mejorar aquellos déficits son:

  • Juegos del lenguaje (adivinanzas, pasapalabras, composición de textos, reconocimiento de palabras)
  • Juegos interactivos y dinámicos (aplicaciones)
  • Comprensión lectora
  • Lecturas de palabras, frases, textos…
  • Escritura de cuentos
  • Estrategias de mejora de la memoria (reglas mnemotécnicas, esquemas…)
  • Vocalización
  • Dibujos para resolver problemas matemáticos
  • Combinación de letras, números y claves

Lo más importante, antes de empezar las sesiones, es establecer un buen vínculo con el niño, favoreciendo la motivación e interés por mejorar en aquellas áreas afectadas.

Si quieres saber más del Trastorno Específico del Aprendizaje, también puedes consultar:

Suscríbete para recibir los últimos artículos y contenido exclusivo