orientación psicológica

La depresión infantil: una nueva mirada hacia estos niños

Sabemos que es difícil entender y aceptar que un niño o una niña, con toda la vida por delante, pueda ser diagnosticada de Trastorno Depresivo Mayor (TDM). En este caso estaríamos hablando de la depresión infantil.

En la depresión infantil, los síntomas más frecuentes y que se observan son la experiencia de sentirse triste la mayor parte del día, sin tener ganas de hacer nada, le da menos importancia a su preocupación por su futuro académico o personal, se reduce el apetito…

Por eso os queremos facilitar toda la información necesaria para que podáis comprender qué es ser adolescente o niño con depresión, qué piensa y qué siente vuestra estos niños con depresión, y cómo de dispar puede llegar a ser lo que nosotros creemos y deseamos de lo que realmente es.

La depresión, o formalmente conocida como Trastorno Depresivo Mayor (TDM), es más frecuente en la adolescencia que en la infancia, y en esta etapa es más frecuente en chicas. Por ello, hablaremos en la mayor parte de los casos de chicas con depresión infantil.

Es injusto que en las primeras etapas de la vida, no se pueda disfrutar de ella. Trabajemos por ello.

El estado de ánimo de la depresión infantil

En muchos estudios y casos se ha observado que los niños con depresión, ya sea en la infancia o en la adolescencia, tengan un estado de ánimo más irritable que triste. Este es un elemento característico de la depresión infantil que se diferencia de la adulta, puesto que en la depresión adulta el estado de ánimo más que irritable suele ser depresivo.

Es importante saberlo porque de primeras parece incongruente: por ejemplo, puede que opte por gritar y enfadarse, en lugar de llorar continuamente como podría hacerlo un adulto. Además, sería conveniente vigilar que no se trate de irritabilidad ante la frustración, en cuyo caso sería interesante que ésta fuera tratada.

Anhedonia o pérdida de placer

La pérdida de placer (anhedonia) se puede experimentar sintiendo menos interés por los hobbies (por ejemplo, a una niña que le encantaba el fútbol, ahora deja de practicarlo). En este sentido, es probable que esta niña tenga dificultad para realizar actividades que antes realizaba, mostrándose con mayor fatiga

Esta pérdida de placer tiene una afectación directa a los diferentes ámbitos del niño o niña afectado: problemas en los estudios, dejan de hacer actividades extraescolares, disminuye la socialización, genera frustración tanto en los padres como en ellos mismos…

Pérdida de apetito

Esta situación de pérdida de apetito también es muy frecuente en la depresión infantil y, a la disminución del apetito, es frecuente que a su vez pierda algo de peso.

El peso que se ha perdido es difícil que se vuelva a recuperar, y es por ello que resulta de vital importancia adquirir unos hábitos alimentarios regulares y prestar atención que no se derive de ello un problema alimenticio.

El papel de los padres

Como padres y madres, es importante vigilar el exceso de responsabilidad y la culpabilidad de algunas circunstancias, como el estar enferma. 

Este tipo de actitudes, que en muchos estudios se ha observado, sólo sirve para mantener y aumentar el problema de la depresión, causando un distanciamiento respecto a vuestros hijos. 

Si observas que tu hija tiene problemas de memoria, como el olvido de fechas importantes o que no recuerda aquellas tareas que tenía que hacer, no te preocupes, es un síntoma que mejorará cuando recupere el estado de ánimo.

RECURSOS DE INTERÉS DE LA DEPRESIÓN INFANTIL

Información para padres sobre la depresión infantil por Faros

Las principales causas de la depresión son:

  • Genéticas: más asociado a la depresión leve o moderada, mientras que la grave suele estar relacionada con una causa ambiental
  • Bioquímicas
  • Pérdida: la pérdida precoz de algo o alguien muy querido está asociado a la aparición posterior de la depresión
  • Dificultades en las relaciones sociales
  • Estilo atribucional interno, estable y global para sucesos negativos
  • La depresión en padres
  • Relación de apego inseguro con los padres

Los trastornos con los que la depresión infantil tiene una mayor comoribilidad (es decir, se dan más frecuentemente) son:

  • Trastornos afectivos
  • TDAH
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

CONOCE NUESTROS SERVICIOS

Entrevista Consultiva - Terapia Infantil - Psicólogo de Familia