orientación psicológica

La fobia social en la infancia

Cuando hablamos de fobia social nos referimos no al miedo de las personas, sino el miedo a la crítica de otras personas, que inutiliza, que te absorbe y no te deja hacer una vida normal. Este trastorno es un claro ejemplo de que somos seres sociales, que la individualidad es la excepción y no la norma. Es más que timidez, es sufrimiento por la crítica ajena.

Como dijimos antes, la característica principal es que estas niñas (hablaremos en femenino porque es más frecuente en las mujeres) tienen miedo a ser evaluadas negativamente, y por evaluada nos referimos a ser juzgadas como una niña ansiosa, loca, débil, estúpida…

La crítica de otros, aun siendo constructiva, es un arma de doble filo. En la fobia social sólo es un arma, y muy afilada.

El comportamiento de un niña con fobia social muy probablemente se asocie a una conducta excesivamente sumisa, con un pobre contacto ocular, una postura corporal muy rígida o quizás utilice un tono de voz demasiado suave.

Características diferenciales de la Fobia Social

Actualmente se considera que hay una serie de puntos que sirven para describir el Trastorno de Ansiedad Social, o fobia social, y que lo diferencian de otros trastornos:

  1. Inicio en la adolescencia.
  2. El síntoma principal es el rubor (de repente se pondrá roja como un tomate).
  3. ¿Qué precipita la crisis de ansiedad? Una situación social (por ejemplo una fiesta de cumpleaños).
  4. En situaciones sociales aparecen unos pensamientos negativos que no aparecen en el resto del día (“qué pensarán de mí, seguro que estoy haciendo el tonto…“dirigiendo su atención hacia aquella información que confirme un fracaso social).

Hay tres características que podrás observar si tienes una hija o un hijo, o bien trabajas con alguien que padece de fobia social:

  1. Problemas en la interacción social, porque es deficitario o porque directamente intenta no relacionarse (en muchos casos las habilidades sociales no están desarrolladas).
  2. En una situación social intentará escapar de ella o la evitará.
  3. Si no tiene más remedio y ha de estar presente en esa situación social, estará muy ansiosa.

Síndrome de la Vejiga Tímida: se da cuando una persona evita ir al baño, a pesar de tener ganas de ir. Esto se suele dar en casos asociados a la Fobia Social, y más en el género masculino.

Fobia Social y la Evitación

También puede ser que evite las situaciones porque tenga miedo a mostrar síntomas de ansiedad ante los demás (como rubor, temblor, sudor…) y que éstos lo utilicen para evaluarla negativamente. Por ello es muy importante entender el motivo de esta evitación, porque el tratamiento de estas creencias será también un factor clave para ganar confianza y mejorar la autoestima de la niña.

Y así, ¿cuáles son las situaciones que seguramente vuestra el niño con fobia social evitará?

  1. La primera es hablar en público (el 80% de las personas con fobia social evitan esta situación).
  2. Le siguen comer.
  3. Pedir información a desconocidos.
  4. Mantener entrevistas.
  5. Utilizar los baños públicos.

RECURSOS DE INTERÉS PARA LA FOBIA SOCIAL

Trastorno de Ansiedad Social por MayoClinic

No es así. La fobia social o, como actualmente se denomina, Ansiedad Social, es un trastorno en el que la persona tiene miedo al escrutinio por parte de otras personas. 

No se trataría de miedo a estar con otras personas, sino miedo a que las personas le juzguen de una manera peyorativa. 

La Fobia Social es más frecuente en el género femenino que en el masculino en la población general. Esto no es así en la población clínica (es decir, en aquellas personas que ya presentan una patología), siendo en ambos géneros igual de frecuente.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

CONOCE NUESTROS SERVICIOS

Entrevista Consultiva - Terapia Infantil - Psicólogo de Familia