orientación psicológica

Los Tics Nerviosos son movimientos musculares rápidos que se manifiestan de forma involuntaria, aislada e inesperada.

Los tics nerviosos

Los tics nerviosos son una serie de movimientos musculares locales, rápidos y espasmódicos que se manifiesta de forma involuntaria, aislada e inesperada. Es repetitivo, frecuente, sin propósitos y a intervalos regulares. Concretamente, el actual manual de diagnóstico en Psicología, el DSM-V, el tic nervioso lo define como: “vocalización o movimiento súbito, rápido, recurrente y no rítmico”. En nuestro caso, hablaremos de los tics nerviosos en los niños.

Relájate y presta atención. Verás como todo cambia y sus tics nerviosos disminuirán.

La definición que hemos hecho anteriormente es aquella que utilizan los manuales, pero todos sabemos que un tic va más allá de un movimiento muscular local y rápido. Cuando observáis a un niño haciendo un tic lo primero que os viene a la cabeza es decirle que deje de hacerlo. Todavía no se ha dado cuenta que hace ese tic y, seguro que sin hacerlo de forma consciente, ya le estáis recriminando esa conducta. 

Hemos de recordar que los tics nerviosos aumentan en situación de estrés y ansiedad (inicio de la escuela o antes de un examen, afectando a su rendimiento escolar, o antes de empezar una faena). En estas situaciones, el niño o el adulto intentará por todas formas controlar los tics que le aparezcan aunque, desgraciadamente, en muchas ocasiones intentar controlar los tics no será suficiente para hacerlos desaparecer.

El tic es un movimiento o una verbalización involuntaria y, por lo tanto, hemos de ayudarle a que se dé cuenta de él. Acompañarlo en el proceso de tomar conciencia de sus tics nerviosos y buscar una conducta alternativa será la mejor ayuda que podamos ofrecerle. 

Estos movimientos involuntarios, cortos y repetitivos se dan en gran parte de la población general, pero sólo pueden considerarse patológicos cuando estos tics que acompañan al niño o al adulto se dan durante el día a día y le interfiere en el funcionamiento. 

Tratamiento para los tics nerviosos

El tratamiento más adecuado para el trastorno de tics nerviosos es la reversión del hábito.

La reversión del hábito (o inversión del hábito) consiste en tomar conciencia del hecho de realizar un tic nervioso y acto seguido hacer una conducta físicamente incompatible con este.

A continuación os expondremos las fases del tratamiento de la Terapia de Reversión del Hábito para los tics nerviosos:

  1. Toma de Conciencia
    • Utilización de algún Autorregistro
    • Descripción de la conducta problema (tic)
    • Identificamos los precedentes del tic
    • Detectamos en qué situaciones suelen aparecer (normalmente asociadas a situaciones de estrés)
  2. Respuesta Competitiva
    • Entrenamiento en Relajación (se aconseja practicarlo cada día, concretamente la Relajación Muscular Progresiva de Jacobson)
    • Ejecutamos la respuesta competitiva (la respuesta motora que es totalmente incompatible con el tic)
  3. Motivación
    • Revisamos la inconveniencia del hábito
    • Buscamos apoyo social
    • Exposición pública (explicamos a la familia que hemos empezado a utilizar esta técnica para reducir un tic)
  4. Generalización
    • Llevamos a cabo ensayos mentales para controlar los tics
    • Practicamos la reversión del hábito en diferentes lugares

Tratamiento conductual para los tics nerviosos

Estos son los tratamientos psicológicos conductuales que han mostrado cierta eficacia en la reducción de los tics, pero con estos no consiguen hacer desaparecer al completo el tic:

    1. Práctica Masiva
    2. Auto-control
    3. Programa de Contingencias
    4. Exposición con Prevención de Respuesta (se trata de un tratamiento prometedor, pero faltan más estudios)
    5. Terapia Cognitivo Conductual
    6. Bioneurofeedback

Información acerca del uso de la medicación para los tics

Actualmente no hay ningún fármaco que sea de elección para el tratamiento de los tics nerviosos, si bien los antipsicóticos ayudan a disminuirlos y a su vez disminuyen las reacciones agresivas que muchas veces se acompañan con ellos.

Si los tics que presenta el niño o la niña son muy frecuentes y, en muchas ocasiones, representan un peligro para su integrad física, mental o social, se recomendaría el uso de fármacos como complemento a la terapia psicológica.

En caso de no existir esta frecuencia o severidad, se recomendaría utilizar únicamente la Terapia de Reversión del Hábito.

Ejemplos de tics nerviosos

A continuación os detallaremos diferentes tipos de tics nerviosos, de movimientos tanto musculares como vocales que encontramos en aquellos que lo padecen. Recordar que estos movimientos son típicos de nuestro día a día, pero en aquellos que padecen del trastorno son mucho más frecuentes y les impide el funcionamiento normal y habitual de su día.

Esta clasificación se divide según si los tics son motores (relacionados con el movimiento) o vocales (es decir, con el aparato buco-fonético). Y, además, en tics nerviosos simples o tics nerviosos complejos.

Ejemplo de tic motor simple

  • Parpadear
  • Hacer muecas con la cabeza
  • Arrugar la nariz
  • Levantar los hombros
  • Torcer el cuello

Ejemplo de tic vocal simple

  • Aclarar la garganta
  • Soplar
  • Gorjear
  • Olfatear
  • Silbar

Ejemplo de tics motores complejos

  • Olisquear repetidamente un objeto
  • Tocar las cosas
  • Gesticular con las manos
  • Girar sobre si mismo
  • Pisar fuertemente contra el suelo
  • Saltar
  • Dar pasos hacia atrás
  • Doblar las rodillas

Ejemplo de tics vocales complejos

  • Cambiar súbitamente y sin sentido el tono o el volumen
  • Repetir la última palabra (palilalia)
  • Repetir la última palabra escuchada (ecolalia)
  • Hacer comentarios obscenos de forma involuntaria (coprolalia). Este tipo de tic es muy característico del Síndrome de Gilles de la Tourette.

Duración de los tics: transitorios o crónicos

La duración de los tics es un elemento importante, no tanto por el tipo de tic sino por la afectación que ha podido llegar a tener en el niño o adulto que lo padece. 

Normalmente la duración de los tics suele ser breve y, por lo tanto, suelen durar menos de un año (trastorno de tics transitorios). En cambio, si afectan al individuo durante más de un año, hablaremos de un trastorno crónico. 

Trastorno de tics transitorios

Criterios diagnósticos del Trastorno de Tics Transitorios por el DSM 5:

A. Tics motores y/o vocales únicos o múltiples.
B. Los tics han estado presentes durante menos de un año desde la aparición del primer tic.
C. Comienza antes de los 18 años.
D. El trastorno no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., cocaína) o a otra afección médica (p. ej., enfermedad de Huntington, encefalitis posvírica).
E. Nunca se han cumplido los criterios de trastorno de la Tourette o de trastorno de tics motores o vocales persistente (crónico).

Trastorno de tics crónicos

Criterios diagnósticos del Trastorno de Tics Crónicos por el DSM 5:

A. Los tics motores o vocales únicos o múltiples han estado presentes durante la enfermedad, pero no ambos a la vez.
B. Los tics nerviosos pueden aparecer intermitentemente en frecuencia pero persisten durante más de un año desde la aparición del primer tic.
C. Comienza antes de los 18 años.
D. El trastorno no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., cocaína) o a otra afección médica (p. ej., enfermedad de Huntington, encefalitis posvírica).
E. Nunca se han cumplido los criterios de trastorno de la Tourette.

Especificar si:

Sólo con tics motores
Sólo con tics vocales

El tratamiento para los tics no se ve alterado por si se trata de un tic transitorio o crónico, pero la urgencia de iniciar una terapia sí que será importante.

LIBRO RECOMENDADO POR ORIENTACIÓN PSICOLÓGICA

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Cuándo aparecen los tics nerviosos

Como hemos dicho antes, estos movimientos involuntarios suelen aparecer en situaciones de estrés y ansiedad, aunque en muchas otras ocasiones los tics van asociados a diferentes trastornos. Vamos a poner algunos ejemplos:

Trastorno por Déficit de Atención

Es frecuente en el TDAH la aparición de tics, y esto no es debido tanto a los problemas de déficit de atención, sino más bien a la impulsividad y a los niveles elevados de estimulación cerebral y de ansiedad a los que en muchas ocasiones se asocian. 

Trastorno Obsesivo Compulsivo

La aparición de tics en el Trastorno Obsesivo Compulsivo es muy elevado, llegando a presentarse tics hasta en un 70% de los pacientes con TOC. En este caso, la Exposición con Prevención de Respuesta (técnica más eficaz utilizada en el TOC) es también una técnica que ayuda a disminuir los tics. 

En el caso del TOC, se ha visto que hay diferentes áreas del sistema nervioso central (como los ganglios basales y el cerebelo) que están afectadas y que tienen, como consecuencia, la aparición de los tics.

Trastorno del Espectro Autista

En el caso de aquellos que padecen de Autismo, los tics van asociados a los rituales estereotipados que acompañan a estas personas afectadas de autismo. En este caso la intervención para el Autismo ayudará a disminuir, aunque no en gran medida, muchos de los tics complejos.

Recomendaciones y test más utilizados para llevar a cabo la evaluación de los tics nerviosos, junto a otras sugerencias que facilitan la relación con el niño/a.

RECOMENDACIONES

Es importante que los profesionales que evalúen a su hijo o al paciente tengan en cuenta una serie de ítems a la hora hacer uno u otro diagnóstico de Tics:

  • ¿Tipo y número de tics?
  • ¿Tiempo desde que empezaron los tics?
  • ¿Implicación social de los tics? (Es decir, como influyen en la vida de la persona.)
  • ¿Se ha consumido algún tipo de sustancia?
  • ¿Antecedentes parentales?
  • ¿Otros trastornos asociados?

IMPORTANTE PARA EL PROFESIONAL

Aunque el diagnóstico de Tics Nerviosos puede ser sencillo, hay que recordar que en sesión el niño o la niña puede presentar el fenómeno de la “reactividad” (cambiar la propia conducta por el hecho de sentirse observado), por lo que el número de tics que puedas observar será menor al estar siendo observado.

Para ello, será importante preguntarle e ir alternando los temas de conversación a aquellos que más domine, para sentirse más relajado, olvidando que le estás observando directamente sus conductas de tics, y será ahí donde podrás observar si los hay y de qué tipo son.

Los tics suelen aparecer en contextos de estrés, por lo que recomendamos que también se valore la posibilidad de que haya síntomas de ansiedad comórbidos al trastorno.

PRUEBAS DE EVALUACIÓN PARA TICS NERVIOSOS

A diferencia de otros trastornos en los que os hemos descrito los test más utilizados para el diagnóstico, en el caso de los tics no disponemos de ninguna prueba exacta.

La observación es el método más idóneo, ya que a través de ella podemos percatarnos de si el niño tiene tics motores y vocales, mostrándolos desde hace más de un año (nos referiríamos al Trastorno de Tourette), tics motores o vocales, sin estar ambos a la vez (en este caso hablaríamos del Trastorno de tics motores o vocales persistentes (crónico)), o bien ha tenido ambos tipos de tics pero durante menos de un año (Trastorno de tics transitorios).

 

Referencias Bibliográficas

  • American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Arlington, VA: Author.
  • Pérez Álvarez, M et al. (2010). Guía de tratamientos psicológicos eficaces III. Infancia y adolescencia. Madrid: Pirámide.
  • Carrasco, M.A., Ramírez, I., Del Barrio, V. (2013). Evaluació clínica: Diagnóstico, Formulación y Contrastación de los Trastornos Psicológicos. Madrid: Sanz y Torres.

Recursos de Interés para los Tics Nerviosos

La diferencia principal entre el Trastorno de Tics del Síndrome de Tourette tiene que ver con los tipos de tics, la duración y la presencia del algún tic más específico del trastorno de Tourette.
En el Trastorno de Tics es suficiente con que aparezca un único tic, mientras que en el Síndrome de Tourette necesitamos que aparezca múltiples tipos motores y uno o más vocales durante mínimo un año.
Como hemos dicho, la presencia de coprolalia (verbalización de palabras obscenas como “caca”, “mierda”, “cabrón” y otros insultos) nos ha de hacer pensar en posible un Síndrome de Tourette.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Conoce los últimos artículos y disfruta del mejor contenido de Psicología.

CONOCE NUESTROS SERVICIOS

Entrevista Consultiva - Terapia Infantil - Psicólogo de Familia
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

MÁS SOBRE LOS TICS

Artículos Recomendados