En el Trastorno del Desarrollo de la Coordinación las dificultades se manifiestan como torpeza, lentitud e imprecisión en la realización de habilidades motoras.

Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

El Trastorno del Desarrollo de la Coordinación es considerado, según el actual manual diagnóstico de referencia, el DSM-V, un Trastorno Motor, junto con el Trastorno de Tics nerviosos.

Trastorno del Desarrollo de la Coordinación: Criterios DSM-V

A. La adquisición y ejecución de habilidades motoras coordinadas está muy por debajo de lo esperado para la edad cronológica del individuo y la oportunidad de aprendizaje y el uso de las aptitudes. Las dificultades se manifiestan como torpeza (p. ej., dejar caer o chocar con objetos) así como lentitud e imprecisión en la realización de habilidades motoras (p. ej., coger un objeto, utilizar las tijeras o los cubiertos, escribir a mano, montar en bicicleta o participar en deportes).

B. El déficit de actividades motoras del Criterio A interfiere de forma significativa y persistente con las actividades de la vida cotidiana apropiadas para la edad cronológica (p. ej., el cuidado y mantenimiento de uno mismo) y afecta a la productividad académica/escolar, las actividades prevocacionales y vocacionales, el ocio y el juego.

C. Los síntomas comienzan en las primeras fases del período de desarrollo.

D. Las deficiencias de las habilidades motoras no se explican mejor por la discapacidad intelectual (trastorno del desarrollo intelectual) o deterioros visuales, y no se pueden atribuir a una afección neurológica que altera el movimiento (p. ej., parálisis  cerebral, distrofia muscular, trastorno degenerativo).

Prevalencia y Curso del Trastorno del Desarrollo de la Coordinación

La prevalencia del trastorno en los niños de 5-11 años de edad es del 5-6%, siendo más frecuente en el género masculino.

Los primeros signos del trastorno se identifican por primera vez en la infancia, cuando el niño intenta sujetar un cuchillo, aborcharse la ropa o jugar con pelotas, por ejemplo. Aunque puede haber mejorías a largo plazo, es frecuente que los problemas de coordinación continúen durante la adolescencia en el 50-70% de los casos. En los primeros años de la vida adulta pueden seguir apareciendo dificultades para aprender nuevas tareas que requieren habilidades motoras complejas/automáticas, como por ejemplo conducir o utilizar herramientas.

Comorbilidad del Trastorno del Desarrollo de la Coordinación

El trastorno que más frecuentemente se presenta con el Trastorno de Desarrollo de la Coordinación es el TDAH niños, apareciendo dicha comorbilidad en aproximadamente el 50% de los casos.

Otros trastornos que concurren con éste son el Trastorno del Lenguaje, el Trastorno Específico del Aprendizaje, el Trastorno del Espectro Autista -véase “Qué es el Autismo Infantil” para conocer más el trastorno- y los problemas conductuales disruptivos -véase “Conducta Disruptiva” para saber en qué consiste-.

 

Bibilografía

American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Arlington, VA: Author.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

RECURSOS DE INTERÉS

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS