Trastorno de Conducta Infantil ¿Qué es?

El Trastorno de Conducta Infantil: un mundo de conflictos, agresiones y comportamientos inadecuados. Pretendemos que la concepción que tenemos de este trastorno cambie cuando, leyendo estas líneas, comprendamos sus posibles causas, antecedentes, pensamientos y emociones. En este apartado queremos darte información sobre cómo se suelen comportar los chicos y chicas con Trastorno de Conducta, información con la que posiblemente te sentirás identificado en el caso de tener un hijo o hija con esta problemática. Además, queremos ofrecerte un espacio para que puedas sentirte comprendido ante la frustración de que tu hijo con trastorno de conducta no cumpla con las normas ni las obligaciones.

Entendemos que es frustrante cuando, por la noche, salen a pesar de vuestra prohibición; que molesta cuando te llaman del colegio para decirte que ha faltado a clase sin tú saberlo; que preocupa cuando pasan toda la noche fuera de casa… Todos esos comportamientos suelen aparecer antes de los 13 años.

Una de las claves para entender el comportamiento de tu hijo es saber que tiende a interpretar las intenciones de los demás como más hostiles y amenazantes, lo que hace que responda con una agresividad que ellos sienten como razonable y justificada.

No estamos aquí para juzgar qué está bien y qué está mal. Si nos entendemos ya tendremos una gran parte ganada.

Trastorno de Conducta: subtipos

  • Tipo de inicio infantil (Trastorno de Conducta infantil) : Las conductas aparecen antes de los 10 años. Este subtipo predice un peor pronóstico, así como un riesgo elevado de comportamiento delictivo y consumo de sustancias.
  • Tipo de inicio adolescente: Aparición después de los 10 años.
  • Tipo de inicio desconocido

Se ha visto que tienden a experimentar emociones negativas y de bajo control, como baja tolerancia a la frustración, irritabilidad, arrebatos… Además, tienden a buscar emociones y, por ello, incurrir en imprudencias constantes.

También entendemos la frustración que sentís cuando los castigáis y no veis en ellos ningún atisbo de remordimiento, culpabilidad ni responsabilidad por sus actos.

¡Cuidado con las ideas de suicidio! Es un tema que no debemos ignorar y tenemos que hablarlo sin rodeos. Por preocupante que suene, que sabemos que mucho, es importante tener en cuenta que las ideas suicidas (pensarlo), las tentativas de suicidio (intentarlo) y el suicidio consumado (hacerlo) se producen en un porcentaje mucho más alto de lo esperado en las personas con TC.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
ÚLTIMAS PREGUNTAS Y RESPUESTAS