orientación psicológica

Criterios diagnósticos del Trastorno Negativista Desafiante (TND) según la última edición DSM 5.

El Trastorno Negativista Desafiante (TND) se caracteriza por:

A. Un patrón de enfado/ irritabilidad, discusiones/actitud desafiante o vengativa que dura por lo menos seis meses, que se manifiesta por lo menos con cuatro síntomas de cualquiera de las categorías siguientes y que se exhibe durante la interacción por lo menos con un individuo que no sea un hermano.

Enfado/irritabilidad

    1. A menudo pierde la calma.
    2. A menudo está susceptible o se molesta con facilidad.
    3. A menudo está enfadado y resentido.

Discusiones/actitud desafiante

    1. Discute a menudo con la autoridad o con los adultos, en el caso de los niños y los adolescentes.
    2. A menudo desafía activamente o rechaza satisfacer la petición por parte de figuras de autoridad o normas.
    3. A menudo molesta a los demás deliberadamente.
    4. A menudo culpa a los demás por sus errores o su mal comportamiento.

Vengativo

    1. Ha sido rencoroso o vengativo por lo menos dos veces en los últimos seis meses.

Nota: Se debe considerar la persistencia y la frecuencia de estos comportamientos para distinguir los que se consideren dentro de los límites normales, de los sintomáticos. En los niños de menos de cinco años el comportamiento del niño con Trastorno Negativista Desafiante (TND) debe aparecer casi todos los días durante un periodo de seis meses por lo menos, a menos que se observe otra cosa (Criterio A8). 

En los niños de cinco años o más, el comportamiento debe aparecer por lo menos una vez por semana durante al menos seis meses, a menos que se observe otra cosa (Criterio A8). Si bien estos criterios de frecuencia se consideran el grado mínimo orientativo para definir los síntomas, también se deben tener en cuenta otros factores, por ejemplo, si la frecuencia y la intensidad de los comportamientos rebasan los límites de lo normal para el grado de desarrollo del individuo, su sexo y su cultura.

B. Este trastorno del comportamiento va asociado a un malestar en el individuo o en otras personas de su entorno social inmediato (es decir, familia, grupo de amigos, compañeros de trabajo) o tiene un impacto negativo en las áreas social, educativa, profesional u otras importantes.

C. Los comportamientos no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno psicótico, un trastorno por consumo de sustancias, un trastorno depresivo o uno bipolar. Además, no se cumplen los criterios de un trastorno de desregulación perturbador del estado de ánimo.

Especificar la gravedad actual:

Leve: Los síntomas se limitan a un entorno (p. ej., en casa, en la escuela, en el trabajo, con los compañeros).
Moderado: Algunos síntomas aparecen en dos entornos por lo menos.
Grave: Algunos síntomas aparecen en tres o más entornos.

LIBRO RECOMENDADO POR ORIENTACIÓN PSICOLÓGICA

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Trastorno Negativista Desafiante (TND): recomendaciones y test para evaluarlo

A continuación haremos una aproximación a las recomendaciones para llevar a cabo una evaluación del Trastorno Negativista Desafiante, así como consejos para el profesional encargado de evaluarlo y, finalmente, aquellos test para evaluar el TDN de forma específica junto a otros recomendados.

RECOMENDACIONES PARA EVALUAR TND / OPOSICIONISTA DESAFIANTE

Dado que la generalización de los síntomas es indicativa de la gravedad del trastorno, es fundamental que el comportamiento del individuo se evalúe en los diferentes entornos y relaciones.

Debido a que estos comportamientos pueden ser frecuentes en las relaciones con hermanos, los chicos deberían ser observados en interacciones con otras personas que no sean hermanos.

En este sentido, y teniendo en cuenta lo comentado anteriormente, deseamos que puedas responder SÍ a las preguntas siguientes que hacen referencia a la forma más adecuada de evaluar el TND:

    • ¿Han preguntado a diferentes personas (familia, niño, escuela…) por las características del niño? Si es así, ¿han tenido en cuenta la información que proviene del profesor de la escuela? Es importante contar con la información que pueda propiciar el profesor.
    • ¿Han preguntado por las diferentes etapas del desarrollo y su comportamiento? La evolución del desarrollo de un chico con TND es diferente a la de otro en cuanto a experiencias, expectativas, conductas disruptivas
    • ¿Han hecho un examen psicológico del niño? Es importante estudiar las áreas verbal, visoespacial, de procesamiento de la información, atencional y comportamental. Esta información nos ayudará a conocer las aptitudes intelectuales, haciendo que influya posteriormente en el nivel de profundidad de una terapia cognitiva
    • ¿Han detectado los factores de riesgo específicos para las conductas disruptivas? En muchos casos se debe a un estado de ánimo irascible, que suele propiciar conductas destructivas y oposicionistas.
    • ¿Han preguntado por sus antecedentes? (problemas en la escolarización infantil, relación con los hermanos o familiares cuando era más pequeño….)
    • ¿Han tenido en cuenta la evaluación familiar? (estilo de crianza, estrés familiar, si hay abuso de sustancias…) Se ha observado que en muchos casos los vínculos con la familia están deteriorados, aspecto que dificulta la evolución y mejora del adolescente con TND. Esto será especialmente importante para el desarrollo posterior de una Terapia Familiar enfocada a la mejora de las relaciones socio-familiares, así como del vínculo.
    • ¿Han evaluado su estado actual a nivel escolar? (rendimiento académico, problemas de aprendizaje, relación con los compañeros y profesores…) Como hemos dicho anteriormente, a nivel escolar suelen presentar grandes dificultades en cuanto a disciplina y entrega de tareas.

IMPORTANTE PARA EL PROFESIONAL

La evaluación de un niño con Trastorno Negativista Desafiante (TND) debe de estar basada en un modelo integrado del desarrollo y en múltiples fuentes de información (padres, niño, escuela y compañeros). Será importante tener información de los dos padres, así como de los profesores con los que más horas esté en el aula. También se recomienda hacer psicoeducación con padres y profesores para entender de forma completa las características del trastorno.

Aunque la piedra angular de la evaluación en niños suele ser la interacción que tiene con su cuidador principal, en muchos casos es con éste con quien presenta una mayor problemática (insultos, sobrepasando los límites, falta de respeto, entre otros).

Los problemas de conducta son más frecuentes con aquellas personas en posición de autoridad (padres, profesores, policias, jueces…). Por ello, es importante que en la relación evaluador-paciente el niño no vea a quien realiza la evaluación como una figura de autoridad.

La evaluación se considera un primer paso para la posterior intervención, por lo que será importante cuidar la relación evaluador-paciente. Es muy frecuente el cambio de terapeutas y evaluadores por la dificultad de establecer un vínculo con chicos con un patrón de comportamiento oposicionista desafiante

Será importante conocer la historia de desarrollo del niño y contextualizar la problemática según la relación con los iguales, lugar de residencia y escuela. La historia del desarrollo permitirá conocer las variables que han influido en que se cumplan los criterios diagnósticos para ser oposicionista desafiante, y a su vez permitirá descartar un posible trastorno disocial o un TDAH.

También será relevante discriminar qué conductas son transitorias y cuáles estables para reflejarlo en los informes y posteriormente trabajar en sesión. La diferenciación de estas conductas son igual de importantes en niños y adolescentes, puesto que las conductas tanto oposicionistas como disruptivas van variando según la edad y el contexto. 

TEST PARA EVALUAR TRASTORNO NEGATIVISTA / OPOSICIONISTA DESAFIANTE

A continuación te ofrecemos algunos de los instrumentos y test para evaluar el Trastorno Negativista Desafiante. Es importante que, si no se pasan estos test en concreto, se administren otros que incluyan las áreas primordiales a evaluar:

    • Family Environment Scale (FES): muy útil dada la importancia del ambiente familiar en estos casos.
    • Sistema de Evaluación Conductual (BASC): puede ser cumplimentada por padres y profesores y el propio hijo, aportando información de los aspectos positivos y negativos del niño.
    • TOCA-R: para evaluar la desobediencia.
    • Sistema de Evaluación Empírica de Achenbach (CBCL – ASEBA): para evaluar el patrón de comportamiento agresivo así como los problemas sociales. 

Estos son los instrumentos de evaluación del Trastorno Negativista Desafiante que recomendamos al tratarse de test más específicos. Estos instrumentos se tendrán que complementar con otros test que midan aspectos como la inteligencia, atención, personalidad, funciones ejecutivas… como pueden ser:

    • WISC-5
    • TESEN
    • ANILLAS
    • Factor G
    • 16PF-APQ

Trastorno Negativista Desafiante: Recursos de Interés

Actualmente no se hace referencia a ningún límite de edad, ni mínima ni máxima, para diagnosticar el Trastorno Negativista Desafiante (TND).

El actual manual diagnóstico de referencia, el DSM 5, especifica lo siguiente: En los niños de menos de cinco años el comportamiento del niño con Trastorno Negativista Desafiante (TND) debe aparecer casi todos los días. En los niños de cinco años o más, el comportamiento debe aparecer por lo menos una vez por semana. En ambos casos, los síntomas deben estar presentes durante al menos 6 meses.

El Trastorno Negativista Desafiante (TND) tiene una afectación en todas las áreas, siendo la escolar una de las más afectadas (junto con la familiar).

Las recomendaciones que hacemos para manejar mejor esta situación son:

  • Que el profesorado esté informado de la situación actual (si hay un diagnóstico y qué características tiene).
  • Que tenga conocimiento de qué estrategias y qué objetivos se están trabajando (la comunicación con el resto del profesorado será muy importante para compartir las mejores estrategias).
  • Comentar las dificultades que aparecen en la escuela y que reciban ayuda de profesionales acerca de las técnicas que todavía no se hayan podido llevar a cabo (tiempo fuera, contrato conductual, manejo del tiempo, entre otras).

Entendemos que es complicado manejar según que situaciones, pero de nuevo repetimos una constante en este tipo de trastorno: es muy importante establecer un vínculo con el alumno y trabajar desde una perspectiva multidimensional (personal, relacional, académica…) y multiprofesional (padres, profesorado, profesionales, etc.).

Suscríbete a nuestra Newsletter

Conoce los últimos artículos y disfruta del mejor contenido de Psicología.

CONOCE NUESTROS SERVICIOS

Entrevista Consultiva - Terapia Infantil - Psicólogo de Familia