Trastorno de Personalidad Esquizoide: características, tratamiento y diagnóstico

Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

El Trastorno Esquizoide de la personalidad se caracteriza por presentar una aversión por la relación con los demás, una tendencia al aislamiento y, por lo tanto, un deseo de estar solos. El paciente con rasgos esquizoides considera que no existe beneficio alguno en mantener relación con alguien que no sea ellos mismos. 

En la actualidad, esta aversión por relacionarse con sus semejantes es descrita como una de las características del trastorno de personalidad esquizoide. Una patología mental que, si bien es poco frecuente, es muy probable que nos la lleguemos a encontrar en algún momento durante nuestra carrera como profesionales de la salud mental.

A día de hoy se sigue estudiando el trastorno de personalidad esquizoide y tiene un elevado interés porque, entre otras cosas, el curso del trastorno esquizoide en caso de no ser tratado es el de derivar en un trastorno esquizotípico y, posteriormente, en esquizofrenia. Algo que sin dudas podría ser una amenaza para cualquiera paciente que comenzara a presentar estos rasgos de personalidad esquizoide.

Así que ¿Quieres conocer más sobre la personalidad esquizoide? ¡Sigue leyendo! Porque te mostraremos todo al respecto.

Características de la personalidad esquizoide

Este diagnóstico es sumamente infrecuente, aunque las cifras concretas de su incidencia varían significativamente de una bibliografía a otra, pues algunos indican que afecta de 0,7 a 1,9% de las personas. Mientras que otras fuentes elevan el porcentaje del trastorno esquizoide hasta 7% de los casos.

La principal característica del Trastorno de personalidad esquizoide es una ausencia notoria de la capacidad o destreza para interactuar con sus semejantes. De esta forma, es mucho más sencillo comprender el cuadro clínico completo de un paciente con este trastorno.

Anhedonia esquizoide

Derivado de su profundo fracaso social, el paciente demuestra una incapacidad para sentir placer. En ocasiones, este apartado puede extenderse a lo sexual, llegando a manifestar dificultades durante las relaciones de pareja relacionadas a esto. Por esta razón, es común observar pacientes con Trastorno de personalidad esquizoide que manifiestan ser asexuales.

Desapego emocional

Estos pacientes muestran una notoria dificultad para desarrollar sentimientos de afecto hacia otros, algo derivado de su profunda frialdad emocional.

Carece de empatía

Una de las características clínicas más destacadas de este trastorno es la falta de motivación para expresar emociones de simpatía, ternura o ira hacia otros.

Las críticas no le importan

Si son comentarios positivos o negativos, le dan igual. Los pacientes con características de personalidad esquizoide no muestran alguna reacción significativa ante críticas o halagos.

Se aíslan socialmente

Esta particularidad los motiva a mantener actividades frecuentes de manera solitaria, muy reservadamente. Es por esto que, además, es notoria la ausencia de relaciones personales y de mutua confianza en sus vidas, aunque es posible que tengan una sola persona con estas características en su vida. En cualquier caso, sus intenciones de expandir ese círculo de confianza son totalmente nulas.

A continuación os dejamos este pequeño vídeo explicativo sobre el Trastorno esquizoide, antes de pasar a especificar los criterios diagnósticos del Trastorno de personalidad esquizoide según el DSM V.

Trastorno de personalidad esquizoide DSM V

El Trastorno de personalidad esquizoide (DSM V) se caracteriza por:

A. Patrón dominante de desapego en las relaciones sociales y poca variedad de expresión de las emociones en contextos interpersonales, que comienza en las primeras etapas de la edad adulta y está presente en diversos contextos, y que se manifiesta por cuatro (o más) de los hechos siguientes:

1. No desea ni disfruta las relaciones íntimas, incluido el formar parte de una familia.
2. Casi siempre elige actividades solitarias.
3. Muestra poco o ningún interés en tener experiencias sexuales con otra persona.
4. Disfruta con pocas o con ninguna actividad.
5. No tiene amigos íntimos ni confidentes aparte de sus familiares de primer grado.
6. Se muestra indiferente a las alabanzas o a las críticas de los demás.
7. Se muestra emocionalmente frío, con desapego o con afectividad plana.

B. No se produce exclusivamente en el curso de la esquizofrenia, un trastorno bipolar o un trastorno depresivo con características psicóticas, otro trastorno psicótico o un trastorno del espectro del autismo, y no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de otra afección médica.

Nota: Si los criterios se cumplen antes del inicio de la esquizofrenia, se añadirá “previo,” es decir, “trastorno de la personalidad esquizoide (previo).”

Si quieres saber más sobre el Trastorno de personalidad esquizoide (DSM V) te recomendamos el siguiente libro donde relaciona el trastorno de personalidad esquizoide con los criterios diagnósticos DSM V y con ejemplos propuestos por expertos en la materia:

LIBRO RECOMENDADO POR ORIENTACIÓN PSICOLÓGICA

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Trastorno de personalidad esquizoide: tratamiento

El trastorno de personalidad esquizoide es un trastorno que actualmente no tiene ningún tratamiento bien establecido, esto es, que no hay un tratamiento para los rasgos esquizoides que sea aplicable en la mayoría de los pacientes que lo sufren.

Aún así, a continuación os especificaremos aquellos tratamientos y abordajes terapéuticos que han mostrado más eficacia para el trastorno de personalidad esquizoide:

Hipnosis

Los estudios han mostrado cierta utilidad, pero esta es anecdótica. Además, actualmente tenemos otro tipo de tratamientos que han mostrado mayor eficacia, como los siguientes:

Terapia de conducta

Entrenamiento en habilidades sociales

Se recomienda llevar a cabo la terapia de conducta como tratamiento para el trastorno de personalidad esquizoide, haciendo énfasis en la exposición gradual a actividades sociales estructuradas. También se recomienda complementar la terapia de conducta con el entrenamiento en habilidades sociales (especialmente en grupo) para reducir el aislamiento y mejorar la asertividad.

Terapia cognitiva

Trata los esquemas disfuncionales así como busca aumentar la vivencia de emociones positivas

Cómo evaluar a un paciente esquizoide

Al tener una reacción emocional pobre, los individuos con trastorno esquizoide pueden convertir la entrevista en un frío y plano intercambio de palabras, dictado sobre todo por una notable distancia entre el terapeuta y el paciente. Es por esto que la intervención primaria a la hora de diagnosticar o evaluar a un paciente con estas características debería seguir los siguientes elementos:

El paciente podría estar cerrado a cooperar

Es común observar que los que padecen Trastorno de personalidad esquizoide no consideren sus conductas como un elemento anormal dentro de la sociedad. Es por esto que puede ser difícil lograr que el individuo se abra con el experto, por lo que resulta muy importante afincarse en conseguir que logre reconocer que su comportamiento afecta su vida de forma negativa en diversos aspectos.

No hay que dejarse llevar

Durante el curso de la entrevista, es probable que, sin darse cuenta, el terapeuta se vea envuelto en la frialdad y el distanciamiento que pretende instaurar el paciente. Sin embargo, resulta fundamental mostrar receptividad e interés hacia las palabras del paciente, sobre todo si este muestra alguna expresión de emocionalidad, por muy leve que sea.

No hay que juzgar

Interrogantes como “¿De verdad crees que está bien no tener amigos?” sólo consiguen distanciar al terapeuta del paciente, puesto que el segundo interpreta automáticamente que está siendo juzgado, incomprendido y que esa terapia es una pérdida de tiempo.

Es importante ser ordenados y metódicos

A la hora de abordar a estos individuos, es fundamental trabajar con un plan de acción centrado en metas y objetivos puntuales, que deben ser ordenados por dificultad e importancia. De esta manera, tanto el terapeuta como el paciente podrán ver la evolución durante el tratamiento de su trastorno.

Test para evaluar el trastorno esquizoide

A pesar de que todavía no existe un test estándar para diagnosticar el trastorno esquizoide, es posible recurrir a entrevistas como la IPDE o la Entrevista Clínica Estructurada para los Trastornos del Eje III del DSM.

Pronóstico del Trastorno Esquizoide

Según Belloch, la probabilidad de que aparezca un trastorno esquizoide incrementa si el paciente tiene alguna otra patología identificada, como el trastorno de personalidad esquizotípico, paranoide y evitador.

Así mismo, si el trastorno se cursa de manera individual, es probable que anteceda al trastorno delirante o esquizofrenia, pudiendo coexistir incluso con una depresión mayor. Además, el consumo de sustancias estupefacientes y psicoestimulantes también suele ser un elemento recurrente en los pacientes con trastorno esquizoide.

Así pues, el pronóstico del Trastorno Esquizoide no es muy favorable.

Diagnóstico diferencial del Trastorno de personalidad esquizoide

De la misma forma que describimos hace unos minutos, el Trastorno de personalidad esquizoide puede confundirse con otros trastornos, a pesar de que algunos (como el antisocial) tiene características parecidas, siempre es posible que nos equivoquemos en el diagnóstico si no sabemos destacar las características que permiten diferenciarse entre ellos.

Trastorno delirante, esquizofrenia y alteraciones del estado de ánimo con manifestaciones psicóticas

La característica principal que diferencia al Trastorno de personalidad esquizoide de estos diagnósticos es la duración de los síntomas psicóticos, ya que son más duraderos en estos otros trastornos que en el esquizoide.

También resulta importante destacar que, en un Trastorno de personalidad esquizoide, el paciente mantiene total contacto con la realidad, siendo improbable que manifieste paranoia o alucinaciones y, como recién dijimos, cuando se presentan son de una duración mucho menor.

El sentido del habla y la orientación tampoco se pierde, aunque el paciente con Trastorno de personalidad esquizoide puede hablar con un tono monótono y desinteresado, pero no resulta complicado seguir sus patrones de expresión ni comprender sus códigos verbales.

Trastorno autista y síndrome de Asperger

Ambas patologías se caracterizan por presentar un deterioro en las relaciones sociales con las personas mayores, iniciando en las primeras etapas del desarrollo evolutivo, y presentan comportamientos estereotipados, una característica infrecuente en el Trastorno de personalidad esquizoide.

Trastorno de personalidad esquizotípico

Si bien comparten los factores de aislamiento y limitación emocional, los pacientes con rasgos esquizoides no muestran señales de distorsiones cognitivo-perceptivas, muy características del TP esquizotípico.

Trastorno paranoide de personalidad

En este trastorno, el paciente manifiesta una gran suspicacia e ideación paranoide, aspectos que no se encuentran descritos dentro de las características del Trastorno de personalidad esquizoide.

Trastorno de personalidad por evitación

En este trastorno, el paciente probablemente tenga deseos de relacionarse con sus semejantes, aislándose principalmente por el inmenso temor a ser rechazado, así como la sensación de descontrol sobre sí mismo que le hace pensar que quedará en ridículo si intenta socializar.

Mientras tanto, el Trastorno de personalidad esquizoide no provoca ningún deseo de interacción, aislándose por voluntad propia y sin tener ninguna clase de sentimiento negativo por ello.

Trastorno de personalidad Obsesivo-Compulsivo

Los obsesivos no carecen de la capacidad para relacionarse con otras personas. Al contrario, demuestran sentir placer al interactuar con otros, a pesar de que manifiestan incomodidad al expresar sus emociones.

Esto, en conjunto con una excesiva dedicación a sus actividades, los aísla de su entorno. Algo que los diferencia claramente de una persona con rasgos esquizoides, pues estos últimos no tienen intención por relacionarse, ni manifiestan remordimiento por no hacerlo.

Trastorno Esquizoide de Personalidad causas de su desarrollo

Todo lo que pensamos, sentimos y hacemos se junta en uno solo para formar nuestra personalidad. Es de esta manera que logramos establecer una relación determinada con los demás, así como una auto percepción que nos permite identificar ciertas bondades o defectos en nosotros mismos.

Este conglomerado de elementos llamado personalidad se va construyendo desde las primeras etapas de desarrollo de los seres humanos, y en él influyen significativamente elementos como las tendencias psicológicas heredadas y los elementos del entorno.

Si las condiciones de crianza del niño son las indicadas es probable que desarrolle rasgos que lo acerquen a un diagnóstico de Trastorno de personalidad esquizoide. Elementos como un ambiente familiar, social o emocionalmente empobrecido pueden contribuir a establecer conductas que deriven en una personalidad  esquizoide orientada hacia el desapego emocional e interpersonal, pudiendo durar toda la vida del individuo.

Existe una variedad de estudios que indican la mayor frecuencia de este trastorno en adultos que recuerdan cómo las relaciones fueron frías, negligentes e inflexibles durante su primera infancia. Esto conduce a que dichos individuos asuman (consciente o inconscientemente) que las relaciones interpersonales no constituyen un valor real para la vida.

Otro factor que podría predisponer el trastorno de personalidad esquizoide es la falta de cordialidad durante su crianza. Algo que constata la importancia de una relación sana entre progenitores y niños, pues un manejo inadecuado de estas dinámicas podría deteriorar significativamente la salud mental del hijo, con consecuencias irreversibles.

 

Bibliografía

Belloch Fuster, A. y Fernández-Álvarez, H. (2010). Tratado de trastornos de la personalidad. Madrid: Síntesis
American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Arlington, VA: Author.
Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. (2008). Manual de psicopatología. Edición revisada (Vol.II). Madrid: McGraw-Hill

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Recursos de Interés

Suscríbete a nuestra Newsletter

Conoce los últimos artículos y disfruta del mejor contenido de Psicología.

Artículos Recomendados

Últimos Artículos