Estrategias efectivas para superar los obstáculos que nos puedan impedir conseguir una alimentación saludable.

Raúl Carrera Fernández - Doctoralia.es
Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

La mayoría de las personas piensan que alcanzar una alimentación saludable consiste simplemente de adoptar nuevas costumbres dietéticas. Sin embargo, este viaje de bienestar también implica enfrentarse a desafíos psicológicos que se interponen en el camino hacia los hábitos alimenticios saludables. Aspectos como la presión social y la resistencia emocional son algunos de ellos.

Por suerte, todo está en la correcta gestión de nuestras emociones y la manera en la que afrontamos los desafíos que se presentan. Exploraremos cuáles son los obstáculos psicológicos más comunes que se presentan en este viaje y cuáles son las estrategias más efectivas para superarlos. ¡Lograr el bienestar no tiene por qué convertirse en una batalla contigo mismo y con la sociedad!

CONTACTA CON NOSOTROS
Y SOLICITA TU TERAPIA ONLINE O PRESENCIAL

Los obstáculos psicológicos en la alimentación saludable

Según Paula T., cofundadora del directorio nutrifinder.net con más de 5.000 nutricionistas y dietistas de España; de los muchos pacientes sin tener un trastorno específico que acuden a los profesionales de la nutrición con el objetivo de perder peso y mejorar su físico y su salud, un importante porcentaje acaba abandonando al poco tiempo, dejando de acudir a la consulta y volviendo a sus hábitos anteriores.

La razón está detrás de los obstáculos psicológicos, que pueden ser tanto internos como externos. Existen estrategias específicas que se pueden aplicar para reducir los efectos en cómo actuamos a la hora de adoptar una alimentación saludable, así como para también, con el tiempo, eliminarlos por completo y lograr una plena gestión de nuestras emociones y decisiones. Estas son algunas de las estrategias que se pueden aplicar dependiendo de la situación.

Presión social

En la alimentación, no cabe duda de que la presión social es el obstáculo psicológico más difícil de gestionar. Se debe a que sentimos una responsabilidad o tentación, especialmente en eventos sociales, de no restringir lo que comemos. Esta suele ser causada por familiares y amigos. La manera más sencilla de enfrentarlo, es comunicando abiertamente tus objetivos alimenticios, para así cambiar la dinámica social de tus allegados.

Asimismo, también se aconseja planificar con anticipación para elegir comidas más saludables dentro del evento o incluso llevar alimentos que se alineen mejor con lo que se necesita para la dieta personal.

Resistencia emocional

Desarrollar nuevos hábitos no es sencillo y esto a menudo suele crear una resistencia emocional. Después de todo, la comida está vinculada a nuestras emociones e incluso experiencias personales. Lo ideal es analizar qué es lo que sentimos al comer comida no saludable, practicando la atención plena y la conciencia a la hora de alimentarse. Esto puede ayudar a resistir el impulso de recurrir a los alimentos como una respuesta emocional ante cualquier situación.

Antojos poco saludables

En el viaje de una dieta saludable, todos hemos experimentado los antojos. Es uno de los obstáculos más comunes en una alimentación equilibrada. Enfrentarlo es tan sencillo como sustituir el alimento del antojo por una alternativa más saludable y que sea igual de sabrosa, como frutas, bocadillos y frutos secos. Requiere un poco más de esfuerzo, pero es totalmente satisfactorio.

Comparación constante con otras personas

Comparar tu viaje alimenticio con el de otras personas es una manera de sentirse insatisfecho y desmotivado, incluso cuando han existido avances. Es importante reconocer que, en el mundo de la salud y el bienestar, cada rumbo y experiencia es sumamente personal. Cada quien debe enfrentar situaciones y obstáculos diferentes. Por ello, la mejor solución es enfocarse en el progreso propio, celebrar esas pequeñas mejoras y centrarse en los desafíos personales.

Crear expectativas muy altas

Lograr una alimentación saludable no es un camino sencillo. Se requiere de dedicación, constancia y esfuerzo. Es por ello que, en lugar de establecer grandes logros y tener expectativas irreales de lo que se puede lograr o hacer, es mejor determinar metas alcanzables a corto plazo. Con ello, podrás poco a poco observar cambios graduables mientras te adaptas a este nuevo estilo de vida de una manera más sencilla.

Ser consciente de las emociones es la clave para una alimentación saludable

Solo podemos resolver un problema cuando sabemos que este existe. Analizarse a uno mismo y reconocer esas dificultades y costumbres que están impidiendo un verdadero avance en la alimentación saludable es lo más crucial para empezar a aplicar soluciones a esos obstáculos que nos encontramos en el proceso. Una vez sabemos cuáles son nuestras debilidades y fortalezas, enfrentar los desafíos que la salud nos presenta será mucho más sencillo.

Tampoco hay que olvidar practicar la compasión. Ningún proceso es perfecto y es probable que en el camino te equivoques un par de veces. Lo que en realidad importa es aprender de los errores, escuchar a nuestras emociones y tratar de dar lo mejor de nosotros cada día, sin castigos por esos pequeños fallos que seguramente llegarán a ocurrir. Mientras haya constancia en los esfuerzos, ¡los resultados se verán!

CONTACTA CON NOSOTROS
Y SOLICITA TU TERAPIA ONLINE O PRESENCIAL
Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn

Artículos Recomendados

Últimos Artículos