Variables relacionadas con la emoción de la alegría.

Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

En los últimos años, se ha hecho especial énfasis en la importancia de la educación emocional. Dentro del mundo empresarial y en la vida cotidiana, se necesita mucho más que un alto coeficiente intelectual.

En su libro “Inteligencia emocional” el psicólogo, escritor y periodista Daniel Goleman daba múltiples ejemplos de cómo un alto CI se quedaba corto. Chicos brillantes dentro de las aulas, fracasaban en la vida de oficina o las exigencias profesionales.

¿La razón? Tenían una pobre inteligencia emocional. El primer paso consiste en reconocer cada emoción que se experimenta. Ahora, es tiempo de zambullirse en la profundidad de una emoción esencial: la alegría.

La emoción de la alegría

Resulta sencillo que al pensar en los críos, venga a la mente sus risas y alegría naturales. Disney se encargó con su largometraje “Intensamente” del 2015, darnos un viaje a la mente humana: el centro de las emociones.

Allí nos mostró que nuestro cuartel central tiene controles bastante elementales cuando somos peques. Donde fácilmente predominará la emoción de la alegría. En la película se le presenta con piel amarilla y vestido verde.

¡Esta sencillamente es una explosión de energía que no se amilana ante ningún reto! Ante cualquier contratiempo, se centra en buscar una solución tras otra.

¿Se parece a la alegría que experimentas?

A mayor alegría se amortigua cualquier malestar. Por eso, el estado y la predisposición mental del paciente son tan cruciales antes de una operación quirúrgica.

¿Te suena? Si el paciente está ansioso o con una actitud derrotista, es poco probable que un profesional médico acepte hacer una cirugía. Este sentimiento positivo se dispara al cielo cuanto se alcanzan objetivos o metas anhelados.

Asimismo, sale naturalmente a flote al tener una experiencia estética. ¿Quién no siente alegría al hacerse un cambio de look? Por supuesto, entra en la amplia categoría de las emociones asociadas al bienestar.

¿Qué variables entran en juego?

¿Conoces a alguien que se excede con sus expectativas? Seguro sabes cómo acaba esa escena, la persona termina frustrada con una sensación de derrota. En muchas ocasiones, incluso no comprenderá dónde estuvo el error.

Acá emerge la primera variable: la realidad del suceso. Entre más reales sean las proyecciones, la felicidad a experimentar será mayor. 

Utilicemos algunos ejemplos. Una persona aspira a romper su propio récord en atletismo y se avoca a entrenar diariamente. En cambio, otra espera igualar los tiempos de Usain Bolt con entrenamientos irregulares y falta de disciplina.

Se entiende que la primera persona se sentirá realizada al cumplir su meta, porque se apegaba mejor a la realidad. La segunda variable consta de la proximidad psicológica.

El atleta puede fijarse como meta competir en las Olimpiadas, cuando falten 4 años. Su alegría será mucho mayor si concentra sus esfuerzos en la carrera del fin de semana.

Las metas que pueda alcanzar a corto plazo lo mantendrán motivado. Otra variable la representa la cualidad de lo inesperado. Siguiendo con el modelo, sería practicar con alguien que se admire o recibir una retroalimentación de un entrenador famoso.

La última variable será la excitación o activación fisiológica previa. Entre mayor sea su excitación previa, la felicidad que sentirá se incrementará.

¿Qué factores modulan la alegría?

Se entremezclan varios factores comenzando por las normativas sociales. Es necesario fomentar la exteriorización de las emociones, aquí entran en juego la importancia de las relaciones sociales.

Otro factor lo representa el consumo de sustancias. Porque regular el umbral de la alegría, asimismo hay variedad de comidas como el chocolate que detonan un sentimiento de bienestar.

El aspecto elemental será la personalidad. Si la persona es jovial, extrovertida, seria o malhumorada esto determinará en 84% cómo module la alegría.  

Variedad de especialistas aportaron conceptos sobre la emoción de la felicidad, podemos citar la contribución de auto-actualización presentado por Maslow.

Por otra parte, Block y Block hacen referencia al ego-resiliencia. Mientras que Diener aborda la emocionalidad positiva y, Seligman, se centra en el optimismo aprendido.

Csikszentmihalyi aporta su teoría de la experiencia de flujo o flow. Entretanto, la contribución de Deci y Ryan se centra en la autonomía.

¿Cuáles son los tipos de sonrisas?

Imágenes saltan a la mente cuando se habla de alegría, una asociación fija será un rostro sonriente. Sin embargo, ¿sabías que existen diferentes clases de sonrisas?

Se encuentra la miserable o enmascaradora, quiere aparentar alegría. Aunque en realidad oculta emociones negativas. Asimismo, está la sonrisa fingida o falsa, porque quiere simular una alegría o felicidad que está carente en el momento.

La sonrisa anhelada es la sonrisa Duchenne que curva perfectamente los labios y suele exhibir la dentadura. Responde a una alegría genuina o sentida.

¿Qué consecuencias se asocian a la alegría?

¿Te sientes alegre? Entonces, te será sencillo pensar o recordar otros detalles positivos. Quizás recuerdes aquel amor correspondido, el abrazo de un hijo o un amigo, el momento en que obtuviste un ascenso.

Será como destapar un baúl o abrir un álbum de los mejores momentos de tu vida. Te aporta un conjunto de beneficios cognitivos como más flexibilidad, desarrollo de alternativas innovadoras y creativas.

Potencia la memoria, te da un espaldarazo para explorar, ayuda en el proceso de planificación. Asimismo, resulta ventajoso para la toma de decisiones veloces, atinadas y apoyadas en la información disponible.

¿Qué puede desencadenar tu alegría?

La alegría tomará el mando del cuartel central gracias a acontecimientos positivos. ¡Un evento positivo te recordará muchos otros! La alegría de los demás puede antojarse contagiosa.

Un chiste o ver una comedia activará tu alegría hilarante. La estimulación táctil como las cosquillas puede darte un impulso. Igualmente, el tumbar tabúes o normas. 

¿Cómo afecta tu procesamiento cognitivo?

A nivel afectivo, te hará altamente agradable y procesarás bien la novedad. Recuerda, una sonrisa también te hace más apuesto. Otorgarás una significación elevada a casa suceso.

Una persona alegre encuentra que sus interacciones sociales fluyen como la seda. Además, estará inclinado a ayudar a quien lo necesite. A nivel subjetivo, resulta en una actitud positiva que incrementa la autoestima.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Artículos Recomendados

Últimos Artículos