El Síndrome de Burnout o del Cuidador Quemado es el estado de agotamiento físico, mental y emocional tras cuidar de forma continuada a otra persona

Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

El Síndrome de Burnout o del Cuidador Quemado es el estado de agotamiento físico, mental y emocional que sufre una persona por el hecho de acompañar y cuidar de forma continuada a una persona mayor, dependiente o enferma.

En el presente artículo queremos ofrecer información sobre el Síndrome de Burnout en su globalidad, pero antes nos parece oportuno dedicar un espacio a destacar la tarea que realizan las personas cuidadoras que entregan gran parte de su tiempo a velar por el bienestar de quiénes lo necesitan.

Uno de los centros que ha recibido excelentes valoraciones por parte de quién ha contratado sus servicios es Qida y, en especial, mencionar a Mónica González Carrasco, miembro de Qida, los cuales trabajan contemplando 10 importantes aspectos:

  1. Acompañar y cuidar en el domicilio.
  2. Potenciar la higiene personal.
  3. Supervisar las actividades básicas de la vida diaria.
  4. Mantener el hogar en las adecuadas condiciones.
  5. Preparar las comidas según la dieta establecida.
  6. Realizar las compras domésticas.
  7. Seguir el cumplimiento de la medicación.
  8. Favorecer el entrenamiento cognitivo.
  9. Tratar y cuidar las heridas.
  10. Pasear y realizar ejercicio.

El equipo de Qida realiza un seguimiento experto, coordinado y proactivo para ofrecer una solución individualizada y adaptada para cada caso y cada necesidad, apostando por servicios integrales y multidisciplinares.

Componentes del Burnout

  1. Baja realización personal: valoración profesional negativa que la persona hace de su habilidad en el trabajo y de la relación con las personas que atiende.
  2. Cansancio emocional: sensación de sentirse agotado emocionalmente por el desgaste que provoca la interacción cotidiana con otras personas.
  3. Despersonalización: engloba sentimientos de irritabilidad, actitudes negativas y respuestas frías e impersonales hacia las personas con las que se trabaja, llegándoles a culpabilizar de sus problemas.

Evolución y desarrollo del Burnout

  1. Fase inicial de entusiasmo: la persona considera el trabajo como algo que le resulta muy estimulante.
  2. Fase de estancamiento: empiezan a incumplirse las expectativas de la persona y tiene lugar cierto aislamiento.
  3. Fase de hiperactividad y apatía: se desarrolla un distanciamiento laboral que perjudica a la persona y al resto de profesionales.
  4. Burnout propiamente dicho.

¿Cómo protegerse del Síndrome de Burnout o del Cuidador?

  • Es importante involucrar a otros profesionales en el cuidado de la persona dependiente, tal y como hace el centro Qida, mencionado anteriormente, al priorizar el trabajo en equipo.
  • En la línea de este primer punto, es muy relevante delegar tareas ante la sensación de sobrecarga o agotamiento.
  • Se recomienda que la persona cuidadora exprese sus necesidades y sentimientos y que disponga de un espacio de escucha activa.
  • No descuidar los hábitos saludables ni el tiempo de ocio.

 

Des de Orientación Psicológica considerábamos necesario escribir sobre el Burnout o Síndrome del Cuidador para dar luz y agradecer a los cuidadores y cuidadoras de personas mayores, dependientes o enfermas, reconociendo su trabajo y entrega para facilitar y mejorar la calidad de vida de éstas, siempre de forma respetuosa y vocacional.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Artículos Recomendados

Últimos Artículos