Trastorno Límite de la Personalidad: características, evaluación y tratamiendo

Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

Si has leído suficiente contenido especializado sobre psicología clínica, te darás cuenta de que el Trastorno Límite de la Personalidad es el Trastorno de personalidad que recibe más atención de parte de la comunidad científica, sobre todo después de la publicación del DSM-III, en el año 1980.

Tal es la trascendencia de esta patología que se llegó a discutir en el congreso de los Estados Unidos con el fin de establecer un mes especial para la concientización y prevención de este trastorno, en específico, el mes de mayo.

Esto no se hizo por un simple capricho de los responsables, sino que fue el resultado de años de recursos empleados en tratar o revertir la consecuencias (directas e indirectas) que este trastorno tiene en la sociedad, un hecho que hace que más de uno se sorprenda al saber que los recursos para investigación y tratamiento de esta enfermedad son realmente escasos.

Por eso hoy te mostramos todo lo que necesitas saber sobre el Trastorno Límite de la Personalidad.

Trastorno Límite de la Personalidad: Características clínicas

El principal elemento distintivo del Trastorno Límite de la Personalidad es la inestabilidad y ambivalencia que está presente en casi todos los aspectos de su vida, pudiendo acarrear problemas de diversa índole. Sin embargo, existen otras características que cabe mencionar si nos referimos a este trastorno:

Emociones lábiles

A causa de la inestabilidad antes descrita, estos individuos muestran comportamientos cambiantes, manifiestan emociones descontroladas y actitudes que generan poca confianza. Esta misma característica es lo que los hace presentar cambios drásticos en su estado de ánimo, que puede ir de una apatía extrema hacia una ira o depresión acompañada de comportamientos auto-destructivos.

Impulsividad

Es difícil predecir el tipo de comportamiento que tendrán estas personas de forma exacta, pues suelen actuar de forma explosiva e impredecible, afectando significativamente a la dinámica a la que se debe recurrir para el diagnóstico y tratamiento.

Generan incomodidad

Es probable que causen desagrado al estar en presencia de otros. Debido a estas actitudes inestables, las personas a su alrededor pueden sentirse bajo una constante tensión, expectantes y ansiosos, pues nunca se sabe cuándo se comportarán de forma agresiva o manipuladora.

Les gusta “aislarse”

Al sentir que los demás no pueden protegerlos o apoyarlos, deciden tener conductas desagradables hacia las personas que los rodean. Mecanismos como el silencio absoluto y frialdad emocional son frecuentes en esta clase de  conductas vengativas.

La venganza es un mecanismo de defensa muy frecuente en el Trastorno Límite de la Personalidad y uno de los factores que, posteriormente, influye en sus episodios depresivos.

A continuación os dejamos este pequeño vídeo explicativo sobre el Trastorno límite de la personalidad, antes de pasar a especificar los criterios diagnósticos del Trastorno límite de la personalidad según el DSM V.

Trastorno Límite de la Personalidad DSM 5

El Trastorno Límite de la Personalidad (DSM 5) se caracteriza por:

Patrón dominante de inestabilidad de las relaciones interpersonales, de la autoimagen y de los afectos, e impulsividad intensa, que comienza en las primeras etapas de la edad adulta y está presente en diversos contextos, y que se manifiesta por cinco (o más) de los hechos siguientes:

1. Esfuerzos desesperados para evitar el desamparo real o imaginado. (Nota: No incluir el comportamiento suicida ni de automutilación que figuran en el Criterio 5.)

2. Patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas que se caracteriza por una alternancia entre los extremos de idealización y de devaluación.

3. Alteración de la identidad: inestabilidad intensa y persistente de la autoimagen y del sentido del yo.

4. Impulsividad en dos o más áreas que son potencialmente autolesivas (p. ej., gastos, sexo, drogas, conducción temeraria, atracones alimentarios). (Nota: No incluir el comportamiento suicida ni de automutilación que figuran en el Criterio 5.)

5. Comportamiento, actitud o amenazas recurrentes de suicidio, o comportamiento de automutilación.

6. Inestabilidad afectiva debida a una reactividad notable del estado de ánimo (p. ej., episodios intensos de disforia, irritabilidad o ansiedad que generalmente duran unas horas y, rara vez, más de unos días).

7. Sensación crónica de vacío.

8. Enfado inapropiado e intenso, o dificultad para controlar la ira (p. ej., exhibición frecuente de genio, enfado constante, peleas físicas recurrentes).

9. Ideas paranoides transitorias relacionadas con el estrés o síntomas disociativos graves.

Si quieres saber más sobre el Trastorno límite de la personalidad (DSM 5) te recomendamos el siguiente libro donde relaciona el trastorno límite de la personalidad con los criterios diagnósticos DSM 5 y con ejemplos propuestos por expertos en la materia:

LIBRO RECOMENDADO POR ORIENTACIÓN PSICOLÓGICA

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

El Trastorno Límite de la Personalidad y el amor

Un elemento que suele atormentar a quienes padecen de Trastorno Límite de la Personalidad es la inestabilidad en sus relaciones, por lo que les resulta complicado mantenerse con una misma pareja por demasiado tiempo. De esta forma, podemos listar las características que más afectan su vida sentimental:

Son evasivos con la responsabilidad

Al mostrarse decaídos de forma constante, contribuyen a aumentar la carga de trabajo de la gente a su alrededor, liberándose a sí mismo de realizar estas tareas a cambio de una consistente angustia y sufrimiento en sus familiares y seres allegados.

Poca tolerancia a las críticas

Los pacientes con Trastorno Límite de la Personalidad muestran hipersensibilidad a cualquier crítica, siendo frecuente que perciban “provocaciones” donde no las hay. Además, muestran una remarcable impaciencia, llegando a frustrarse de forma exagerada cuando las cosas no salen de la forma en que ellos desean.

Son incongruentes

Es común observar discrepancias en su discurso cuando se refieren a acontecimientos recientes o antiguos, lamentándose de forma continua por las pobres condiciones (físicas o emocionales) en las que se encuentra su vida, por su tristeza, sensación de vacío y angustia total.

A pesar de que se sienten necesitados de cariño, no tienen intenciones de alterar  dichas conductas, a pesar de que probablemente son el motivo más grande de sus fracasos en varios aspectos.

Incompetencia social

Esto se puede observar a través de una especial incapacidad para conseguir posiciones o rangos acordes con sus aptitudes personales, derivando en relaciones totalmente inestables que luego vuelven a restablecerse, en un continuo proceso de caída-recuperación que distingue a esta patología de otras similares.

Episodios de psicosis transitoria

Incluso cuando se muestre una disminución de las manifestaciones, los individuos con Trastorno Límite de la Personalidad siempre tendrán propensión a tener “explosiones” de psicosis, diferenciándose de otros diagnósticos por sus constantes episodios de caída y recuperación cíclicos.

Posibles complicaciones

De acuerdo a diversas investigaciones, los pacientes con Trastorno Límite de la Personalidad presentan una de las mayores tasas de suicidio dentro de la psicología clínica. Hasta un 9% de pacientes límite se suicidan o realizan intentos importantes. Esto los coloca en el segundo lugar de dicha tasa, siendo superados únicamente por los trastornos Esquizoafectivos (10%).

Así mismo, se ha documentado una gran variedad de casos límite que terminan como Antisociales o Esquizotípicos, convirtiendo a estos individuos en uno de los que más cuidado especializado requiere, contrario a lo que por muchos años se creyó sobre los pacientes con Trastorno Límite de la Personalidad.

Sin embargo, resulta importante destacar que tanto el riesgo de suicidio como los comportamientos impulsivos tienden a disminuir con la edad, dando como resultado un pronóstico relativamente favorable para los pacientes límite que reciban una atención precoz y estratégica.

Trastorno Límite de la Personalidad: tratamiento

El trastorno límite de la personalidad es un trastorno que actualmente no tiene ningún tratamiento bien establecido, esto es, que no hay un tratamiento para los rasgos límites que sea aplicable en la mayoría de los pacientes que lo sufren.
Aún así, a continuación os especificaremos los tratamientos y abordajes terapéuticos que han mostrado más eficacia para el trastorno límite de la personalidad:

    • Terapia de conducta
    • Terapia cognitiva de Beck
    • Terapia dialéctica Conductual de Linehan
    • Terapia de Mentalización de Fonagy
    • Terapia basada en la transferencia
    • Tratamiento biológicamente Orientado de Gabbard
    • Terapia de Marzili y Munroe
    • Terapia cognitiva conductual breve de Turner
    • Terapia de Turkat
    • Terapia de los esquemas de Young
    • Terapia icónica para la estabilidad emocional

Diagnóstico y evaluación del Trastorno Límite de la Personalidad 

La dificultad para establecer una buena comunicación con los pacientes con Trastorno Límite de la Personalidad es un elemento que marcará de forma significativa la dinámica de toda la entrevista. Esto hace que sea pertinente tener en cuenta diversos aspectos a la hora de interactuar con ellos:

Pueden mostrar ambivalencias

A lo largo de la entrevista, la actitud de estos pacientes puede oscilar entre la confianza e intención de establecer comunicación y la desconfianza e incertidumbre hacia el experto. Por lo tanto, resulta importante apoyarse de pequeñas muestras de confianza que el paciente nos entregue.

Mostrará muchas contradicciones

Al momento de analizar y responder a un mismo evento, es probable que detectemos incongruencias en su relato. Por lo tanto, resulta fundamental hacer que identifique cuáles son estas contradicciones, sin dejar de manifestarle que comprendemos el origen de sus sentimientos ambiguos.

La entrevista debe ser directiva

Teniendo en cuenta el retraimiento con que suele expresarse este tipo de pacientes, resulta importante dirigir y apoyar sus aportes relevantes al curso de la entrevista.

A pesar de esto, no deben realizarse demasiadas preguntas cerradas, sino al contrario. Lo más recomendable es hacer formulación de preguntas abiertas que le permitan expresarse lo más libremente posible.

Test para el Trastorno Límite de la Personalidad 

Para fines de diagnóstico y seguimiento, diversos especialistas proponen una serie de instrumentos estandarizados, entre los que destacan:

    • Inventario de personalidad Límite: inspirado en el modelo estructural de la personalidad del investigador Kernberg.
    • Instrumento de McLean para el cribado del Trastorno Límite de la Personalidad: resulta particularmente efectivo como un instrumento de cribado rápido y eficiente
    • Valoración clínica: es importante que se realice posterior al empleo de cualquiera de las técnicas antes mencionadas.

Trastorno Límite de la Personalidad y el Trastorno bipolar

Los trastornos del estado de ánimo son el grupo diagnóstico con el que más confusiones se presentan a la hora de identificar un paciente con Trastorno Límite de la Personalidad. Esto se debe, principalmente, a que ambos manifiestan elementos como variaciones anímicas, excitabilidad general, irritabilidad, descontrol de impulsos y el oscilar entre extremos de manía y depresión.

Todos los puntos antes mencionados pueden generar una idea de que estamos ante un trastorno bipolar. A pesar de esto, resulta importante realizar un análisis exhaustivo del curso y evolución del problema, y no sólo una evaluación transversal de los síntomas.

Al existir una alta comorbilidad entre el Trastorno Límite de la Personalidad y los trastornos afectivos, es importante recordar que pueden identificarse síntomas de ambos trastornos incluso luego de este análisis. En este caso, lo indicado es realizar el diagnóstico de ambas patologías.

Diagnóstico diferencial del Trastorno Límite de la Personalidad 

La particular ambigüedad que caracteriza al Trastorno Límite de la Personalidad hace surgir una serie de dudas entre muchos clínicos, incluso los más experimentados, pues un mismo paciente puede mostrar síntomas que se pueden atribuir a más de un trastorno. De esta forma, es fundamental establecer las diferencias entre el Trastorno Límite de la Personalidad y las siguientes patologías:

TP de histrionismo

Los síntomas que tienen en común ambos diagnósticos son la necesidad constante de atención, inestabilidad emocional y manipulación excesiva.

A pesar de esto, es posible identificar distinciones claras entre ambos al detallar que el primero presenta tendencias auto-destructivas, rupturas afectivas o emociones de vacío, características que no suelen estar presentes en un trastorno histriónico.

Trastorno antisocial de personalidad

En las dos patologías se muestra una marcada manipulación hacia otras personas, así como una impulsividad que roza la hostilidad. Sin embargo, en el TP límite dicha impulsividad busca llamar la atención de otros, a diferencia de la obtención de beneficios personales que busca el antisocial a través de esta actitud.

Trastorno narcisista de la personalidad

A diferencia del este, el paciente límite no tiene una buena imagen de sí mismo y presenta comportamientos auto-destructivos, elementos que no están presentes en el segundo trastorno.

Trastorno de personalidad dependiente

La distinción característica entre estos diagnósticos es la reacción del individuo ante el abandono: mientras que en el dependiente esta reacción es de mansedumbre y sumisión, en el límite la reacción suele ser agresiva y hostil, con altas probabilidades de actuar de forma vengativa.

¿Por qué el trastorno límite tiene ese nombre?

A lo largo de la historia, mucha ha sido la literatura que se ha escrito sobre este particular trastorno, llegando a ser descrito de formas distintas por distintos expertos. Sin embargo, se considera que una persona se encuentra dentro del rango de “límite” cuando cumple alguno de estos cuatro aspectos:

    • Ambigüedad: Dentro de la comunidad especializada está muy arraigada la costumbre de calificar como “límite” a cualquier individuo cuyas características clínicas correspondan a las de dos psicopatologías distintas, de forma tal que no se pueda establecer un diagnóstico claro, originando una entidad nosológica nueva y diferente. Por ejemplo: esquizofrenia-neurosis.
    • Extremos: También se considera límite a aquellos pacientes que presentan características de un continuo proceso de normalidad-psicopatología, alternando frecuentemente en cada uno de los dos extremos.
    • Borde mismo: Si un individuo se encuentra constantemente al borde de un fracaso o compromiso mental, cumple otro criterio para que su diagnóstico lleve el término “límite”.
    • Grados inferiores: Es posible que el paciente se encuentre ubicado en un nivel sumamente bajo de orden o estructuración de la personalidad. Si este es el caso, también se dice que está dentro de dicho rango.

De esta forma, es común que se otorgue la clasificación de límite a varios trastornos. Es por esto que se estableció una categoría específica para este diagnóstico, algo que nos facilitará el trabajo si llegamos a encontrarnos con pacientes de Trastorno de Personalidad Límite. Sobre todo porque estos individuos no suelen mostrar respuesta ante tratamientos que no sean el indicado para dicha patología.

 

Bibliografía

Belloch Fuster, A. y Fernández-Álvarez, H. (2010). Tratado de trastornos de la personalidad. Madrid: Síntesis
American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Arlington, VA: Author.
Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. (2008). Manual de psicopatología. Edición revisada (Vol.II). Madrid: McGraw-Hill

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Recursos de Interés

Suscríbete a nuestra Newsletter

Conoce los últimos artículos y disfruta del mejor contenido de Psicología.

Artículos Recomendados

Últimos Artículos