La inteligencia, el pensamiento o la cognición  se refieren a un conjunto de fenómenos que contribuyen al concepto mental y sus procesos.

Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

La inteligencia, el pensamiento o la cognición pueden ser términos adaptables e intercambiables, ya que todos ellos se refieren a un conjunto de fenómenos que contribuyen al concepto mental y sus procesos, mediante estos los organismos vivos pueden adaptarse al entorno sin mayores problemas, ya que tienen la capacidad de resolver los posibles problemas que se presenten en su día a día.

Frente a estas problemáticas el ser vivo logra ganar experiencia necesaria para identificar futuros problemas similares y cumplir con su objetivo de manera exitosa, actualmente con los avances de la psicología científica se han ido especializando los modelos de los diferentes fenómenos similares de la inteligencia.

En este artículo te hablaremos sobre algunos puntos importantes de estos avances, cómo funcionan y cómo emplearlo o identificarlos.

Psicología cognitiva

El modelo de la psicología cognitiva es más un marco conceptual que un propio “modelo” por lo que no puede definirse con un proceso de información o teoría psicológica, sin embargo existen varios modelos psicológicos importantes que han sido demostrados o aplicados en distintas bases teóricas de la psicología.

Una característica que comparten estos modelos es que el análisis de los mismos y sus procesos o elementos más esenciales hacen énfasis en la búsqueda de los responsables de la conducta humana.

Los recursos usados para el procesamiento han ido a -medida que se avanza en la materia- considerándose necesarios para la efectividad de los procesos y operaciones cognitivas, ya que en su gran mayoría estos permiten algunas limitaciones.

Por otro lado al usar algunos ejemplos se logra identificar otro tipo de elementos descritos con términos psicológicos, de esta manera la recopilación en la memoria, codificación de estímulos o procesos cognitivos son un ejemplo práctico de los procesos “ejecutivos”.

La variabilidad del rendimiento cognitivo sirve de sustento para la identificación de las diferentes capacidades cognitivas, estos mismos son factores delimitados por análisis factoriales, por ello el empleo de test o análisis experimentales con tareas o pruebas que son necesarias para identificar el rendimiento y sus diferentes variables.

Inteligencia humana y su aproximación cognitiva

Hay algunas teorías cognitivas de los procedimientos de la información, que se adentran al término de la inteligencia, buscando dar explicación a la misma inteligencia humana con sus complejos procesos mentales y como estos contribuyen a la resolución de tareas cognitivas.

Los investigadores del tema intentan comprender de donde proviene la inteligencia en términos de velocidad absoluta, es decir, del procesamiento de la información y como esto ha sido usado para realizar tareas sencillas sin verse afectada la velocidad con otras variables, en otro caso muchos enfocan su estudio en las formas complejas de la resolución de problemas sin la variable de velocidad.

Con esto se quiere decir que muchos estudios han sido enfocados a la velocidad del procesamiento en los procedimientos de la información, mientras que otros se basan en la precisión y estrategias del mismo procesamiento de la información para enfatizar los estudios interesados en la actividad o forma compleja de la actividad cognitiva.

Objetivos de la psicología diferencial cognitiva

Uno de sus objetivos de la psicología diferencial de los procesamientos cognitivos es el conseguir explicación a las distintas capacidades en términos del proceso, en este tipo de psicología cognitiva la información considera los procesos mentales como parte esencial de los procesos de información, y estos últimos son un constructo teórico que puede medirse con estímulos y tareas del tipo cognitivas.

Las medidas más frecuentes en el contexto metodológico de la psicología cognitiva son las medidas cronométricas, estas por lo general solo necesitan de respuestas sencillas que las que la rapidez pueda ser el factor clave y determinante en la labor de medir el funcionamiento de las diferentes operaciones cognitivas que se apliquen.

Este elemento o factor se define como la única variable de mayor fiabilidad, así mismo la más relacionada con el objetivo de los estudios experimentales de los procesos cognitivos.

Inteligencia y velocidad mental

Según modelos cronométricos existen diferencias individuales frente al rendimiento en las tareas de carácter cognitivo, estas diferencias podrían ser a causa de la variabilidad interindividual o eficiencia del uso de las operaciones mentales, que se hallen implicados en la resolución de dichas tareas.

En un estudio de inteligencia esta variabilidad significa que las diferencias individuales de las aptitudes cognitivas surgen de tres vertientes que son:

  1. Capacidad de codificar, recuperar, transformar, recuperar, etc.
  2. Uso de estrategias de resolución de problemas, o abstracciones e inferencias.
  3. Conocimiento del sujeto adquirido de la experiencia u otras situaciones.

Cronometría mental

La teoría de que la inteligencia o agilidad mental de un individuo pueda medirse según su tiempo de respuesta es una idea antigua así como una de las hipótesis más estudiadas en la psicología cognitiva.

De allí que sea frecuente escuchar o determinar por sentido común que una persona inteligente piensa de manera veloz y que esta responde rápidamente, definiendo incluso que esta sea “ágil de mente” ya que puede realizar juicios y tomar decisiones rápidas o en tiempo menor a lo que la mayoría de individuos a su alrededor pudiera razonar.

Sin embargo esta creencia no solo determina la inteligencia del individuo sino también hace referencia a otras características del mismo individuo, vinculando su comportamiento, temperamento, personalidad o estilo y forma de resolver problemas y tomar decisiones.

Inteligencia y cerebro

Se han elaborado numerosos estudios debido a la idea de relacionar el funcionamiento cerebral con la inteligencia, de hecho en los años se compartía la creencia general de que existía una correlación de los índices del funcionamiento cerebral y neuronal con los del CI.

Los estudios realizados se basan en hipótesis sobre que el sujeto cuando resuelve un problema este se adapta a una nueva situación o en general, este puede utilizar su capacidad intelectual, mientras ocurre este proceso en él se emplean mecanismos psicológicos asociados estrechamente al funcionamiento cerebral.

De allí que para resolver algún problema y garantizar el éxito en su resolución en necesario que el sujeto se encuentre despierto, atento y que este capte los rasgos relevantes de la situación que lo rodea o la que incumbe a la búsqueda de la solución de su problemática.

En resumen este debe usar capacidades cognitivas que le permitan solucionar, memorizar y utilizar estrategias que le motiven y ayuden a la solución de la prueba.

Velocidad neural y mental

Uno de los aportes más importantes en los que se sistematiza teóricamente la relación entre la velocidad mental y neural es en el estudio realizado por HJ. Eysenck aunque en su estudio involucra otros colaboradores, en general este enfoco su trabajo en un tiempo en el que los estudios cronométricos no se realizaban a mayor escala.

Este llega en algún momento a investigar la hipótesis en la que se propone el factor G y como este refleja tres diferentes elementos de la habilidad de resolver problemas, incorporando por primera vez la naturaleza de la inteligencia general.

Los tres componentes principales del rendimiento frente a los test mentales fueron:

  1. Velocidad o agilidad mental
  2. Persistencia (esfuerzo fijo de resolver una problemática con solución poco aparente)
  3. Comprobación de los errores (disposición del sujeto a verificar la solución después de haberla ejecutado)

Componentes principales del rendimiento en test

Los elementos que se mencionan anteriormente pueden resumirse de la siguiente manera:

La velocidad mental se refiere a la velocidad de las funciones cognitivas, mantiene relación con el término de la velocidad de procesamiento de la información, por otra parte el componente de la persistencia es el grado de en el que los procedimientos de búsqueda de una solución se mantienen activos durante un tiempo necesario para lograr alcanzar la solución al problema.

No se ha comprobado si este componente en particular muestra o no los efectos conjuntos con la velocidad de procesamiento de información, mientras tanto el tercer componente o elemento de rendimiento en test referido a la comprobación de los errores es un proceso de chequeo o visualización y reconocimiento de errores.

Este poco definido según el modelo de HJ. Eysenck pero hace referencia a un proceso de contratación de respuestas ejecutadas, se podría decir que de los tres elementos solo el primero referido a la velocidad mental puede encajar como una variante cognitiva, es decir, el único que podría estar vinculado a las operaciones cognitivas que el individuo debe hacer previamente antes de responder a alguna pregunta.

Los elementos restantes (la persistencia y comprobación de errores) pueden corresponder al dominio o control de la personalidad del sujeto así como de la interacción entre factores de tarea en choque con las dimensiones de personalidad.

Influencia de los componentes de rendimiento en test

Los tres factores, elementos o componentes mencionados puedes aunque no todos sean o estén comprobados como funciones cognitivas, pueden influir en el rendimiento individual frente a un test o prueba de inteligencia.

Esto no quiere decir que afecten la unidimensionalidad del factor G, ya que este es por si solo el único factor cognitivo dentro de los tres componentes especificados, HJ. Eysenck enfoco la importancia de la velocidad mental y como esta es una determinante de la inteligencia o agilidad intelectual general del sujeto.

Artículos Recomendados

Últimos Artículos