TND

trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo

Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Ánimo

El Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Ánimo consiste en accesos de cólera graves y recurrentes que se manifiestan verbalmente y/o con el comportamiento cuya intensidad o duración son desproporcionadas.

Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

El Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Ánimo es uno de los trastornos que forma parte del diagnóstico diferencial del Trastorno Negativista Desafiante (TND). Esto es así debido a las semejanzas y diferencias que presentan ambos trastornos. 

En el presente artículo, en primer lugar, comentaremos dichas semejanzas y diferencias, para pasar en segundo lugar a explicar qué es el Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Ánimo. 

Semejanzas y diferencias entre el TND y el Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Ánimo

Semejanzas entre el TND y el Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Ánimo

Ambos trastornos comparten los síntomas de estado de ánimo negativo y arrebatos crónicos

De hecho, el trastorno más comóbido con el Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Ánimo, es decir, el que más frecuentemente presenta de forma conjunta, es el TND -véase el artículo “Conozcamos el Trastorno Negativista Deafiante” para indagar en el trastorno-.

Diferencias entre el TND y el Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Ánimo

Una de las diferencias entre ambos trastornos es que la intensidad, frecuencia y cronicidad de los arrebatos son más graves en las personas con TDDEA. Es por eso que sólo una minoría de niños y adolescentes, concretamente el 15%, que cumplen criterios del TND serán diagnosticados también de Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Ánimo. Por el contrario, cuando la alteración del estado de ánimo es suficientemente grave para cumplir los criterios de Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Ánimono se hace un diagnóstico de TND aunque cumplan todos los criterios, por ser el primero más gave.

Además, otra diferencia importante es la ubicación de dichos trastornos en distintos apartados del DSM-V, el actual manual diagnóstico de referencia. Mientras que el TND se considera un “Trastorno disruptivo, del control de los impulsos y de la conducta“, el TDDEA se contempla dentro de los “Trastornos Depresivos“. El motivo de esta distinta clasificación es el importante componente afectivo (VS. el componente conductual del TND) presente en los pacientes con TDDEA, junto con el alto riesgo de sufrir trastornos depresivos -véase “Depresión Infantil” para conocer en qué consiste- y de ansiedad.

Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Ánimo DSM 5

El Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Ánimo (DSM 5) se caracteriza por:

A. Accesos de cólera graves y recurrentes que se manifiestan verbalmente (p. ej., rabietas verbales) y/o con el comportamiento (p. ej., agresión física a personas o propiedades) cuya intensidad o duración son desproporcionadas a la situación o provocación.

B. Los accesos de cólera no concuerdan con el grado de desarrollo.

C. Los accesos de cólera se producen, en término medio, tres o más veces por semana.

D. El estado de ánimo entre los accesos de cólera es persistentemente irritable o irascible la mayor parte del día, casi todos los días, y es observable por parte de otras personas (p. ej., padres, maestros, compañeros).

E. Los Criterios A–D han estado presentes durante 12 o más meses. En todo este tiempo, el individuo no ha tenido un período que durara tres o más meses consecutivos sin todos los síntomas de los Criterios A–D.

F. Los Criterios A y D están presentes al menos en dos de tres contextos (es decir, en casa, en la escuela, con los compañeros) y son graves al menos en uno de ellos.

G. El primer diagnóstico no se debe hacer antes de los 6 años o después de los 18 años.

H. Por la historia o la observación, los Criterios A–E comienzan antes de los 10 años.

I. Nunca ha habido un período bien definido de más de un día durante el cual se hayan cumplido todos los criterios sintomáticos, excepto la duración, para un episodio maníaco o hipomaníaco. 

J. Los comportamientos no se producen exclusivamente durante un episodio de trastorno de depresión mayor y no se explican mejor por otro trastorno mental (p. ej., trastorno del espectro del autismo, trastorno por estrés postraumático, trastorno por ansiedad de separación, trastorno depresivo  persistente [distimia]).

K. Los síntomas no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia o de otra afección médica o neurológica.

Prevalencia del Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Ánimo

El Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Ánimo es frecuente entre los niños que acuden a consultas de salud mental infantil. La estimación de la prevalencia no está clara pero se ha hablado de un 2-5%, siendo más frecuente en los hombres y niños que en las mujeres y adolescentes.

 

Bibilografía

American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Arlington, VA: Author.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Recursos de Interés

Artículos Recomendados

Últimos Artículos

trastorno explosivo intermitente

Trastorno Explosivo Intermitente: síntomas y tratamiento

El Trastorno Explosivo Intermitente consiste en un conjunto de arrebatos recurrentes en el comportamiento que reflejan una falta de control de los impulsos de agresividad.

Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

El objetivo del presente artículo es conocer más el Trastorno Explosivo Intermitente, y aprender a diferenciarlo de otros trastornos disruptivos y del contorl de los impulsos, como puede ser el Trastorno Negativista Desafiante (TND) o el Trastorno de Conducta, entre otros.

Trastorno Explosivo Intermitente DSM 5

El Trastorno Explosivo Intermitente (DSM 5) se caracteriza por: 

A. Arrebatos recurrentes en el comportamiento que reflejan una falta de control de los impulsos de agresividad, manifestada por una de las siguientes:

    1. Agresión verbal (p. ej., berrinches, diatribas, disputas verbales o peleas) o agresión física contra la propiedad, los animales u otros individuos, en promedio dos veces por semana, durante un periodo de tres meses. La agresión física no provoca daños ni destrucción de la propiedad, ni provoca lesiones físicas a los animales ni a otros individuos.
    2. Tres arrebatos en el comportamiento que provoquen daños o destrucción de la propiedad o agresión física con lesiones a animales u otros individuos, sucedidas en los últimos doce meses.

B. La magnitud de la agresividad expresada durante los arrebatos recurrentes es bastante desproporcionada con respecto a la provocación o cualquier factor estresante psicosocial desencadenante.

C. Los arrebatos agresivos recurrentes no son premeditados (es decir, son impulsivos o provocados por la ira) ni persiguen ningún objetivo tangible (p. ej., dinero, poder, intimidación).

D. Los arrebatos agresivos recurrentes provocan un marcado malestar en el individuo, alteran su rendimiento laboral o sus relaciones interpersonales, tienen consecuencias económicas o legales.

E. El individuo tiene una edad cronológica de seis años por lo menos (o un grado de desarrollo equivalente).

F. Los arrebatos agresivos recurrentes no se explican mejor por otro trastorno mental (p. ej., trastorno depresivo mayor, trastorno bipolar, trastorno de desregulación perturbador del estado de ánimo, trastorno psicótico, trastorno de la personalidad antisocial, trastorno de personalidad límite), ni se  pueden atribuir a otra afección médica (p. ej., traumatismo craneoencefálico, enfermedad de Alzheimer) ni a los efectos fisiológicos de alguna sustancia (p. ej., drogadicción, medicación). En los niños de edades comprendidas entre 6 y 18 años, a un comportamiento agresivo que forme parte de un  trastorno de adaptación no se le debe asignar este diagnóstico.

Nota: Este diagnóstico se puede establecer además del diagnóstico  de trastorno de déficit de atención con hiperactividad, trastornos de conducta, trastorno negativista desafiante o trastorno del espectro del autismo, cuando los arrebatos agresivos impulsivos recurrentes superen a los que  habitualmente se observan en estos trastornos y requieran atención clínica independiente.

Si quieres saber más sobre el Trastorno Explosivo Intermitente (DSM 5) te recomendamos el siguiente libro donde relaciona el Trastorno Explosivo Intermitente con los criterios diagnósticos DSM 5 y con ejemplos propuestos por expertos en la materia:

LIBRO RECOMENDADO POR ORIENTACIÓN PSICOLÓGICA

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Prevalencia del Trastorno Explosivo Intermitente

El Trastorno Explosivo Intermitente es más frecuente en la infancia tardía o la adolescencia y en las personas más jóvenes (menos de 40 años) que en los individuos de más edad (mayores de 50 años). 

Además, existe contradicción entre distintos manuales de referencia; algunos comentan que es más frecuente en hombres y otros no han encontrado diferencias de género.

Comorbilidad del Trastorno Explosivo Intermitente

Los trastornos que más frecuentemente se presentan de forma conjunta con el Trastorno Explosivo Intermitente son los trastornos depresivos -para más interés sobre el trastorno véase “DSM 5 Depresión“-, los trastornos de ansiedad y los trastornos por consumo de sustancias.

Además, las personas con antecedentes de otros trastornos con comportamientos disruptivos, por ejemplo el TND, tienen un mayor riesgo de presentar un Trastorno Explosivo Intermitente comórbido.

Diagnóstico Diferencial del Trastorno Explosivo Intermitente 

Es importante descartar otras patologías que se relacionan con reacciones violentas o de pérdida de control de los impulsos.

  • Trastorno Negativista Desafiante
  • Episodios violentos debido a una actividad delirante o alucinatoria de una Esquizofrenia
  • Problemas de conducta de un cuadro maníaco
  • Consumo de sustancias
  • Alteración del Sistema Nervioso Central o un problema metabólico

Causas

A nivel bioquímico el Trastorno Explosivo Intermitente se ha relacionado con una alteración de la función de la Serotonina.

En relación a los estudios de Neuroimagen, se ha descrito una alteración de áreas del sistema límbico y el córtex orbitofrontal (en uno de los estudios realizados, se observó que estos pacientes tienen una hiperactividad de la amígdala en tareas de observación de caras de enfado, y una reducción en la activación del córtex orbitofrontal, en comparación a sujetos sanos).

A nivel social, también se ha visto que estas personas han sido expuestas a situaciones más violentas, con historia familiar de malos tratos y amenazas, familias desestructuradas y un importante aprendizaje de la violencia en edades tempranas.

Curso y pronóstico

El inicio del Trastorno Explosivo Intermitente suele darse en la adolescencia. 

Como hemos dicho antes, las investigaciones no se ponen de acuerdo acerca de declarar si se trata de un trastorno más frecuente en hombres o en mujeres, pero sí que sabemos que este trastorno se relaciona con una historia prolongada de inestabilidad emocional, una gran dependencia de consumo de alcohol, pérdidas de empleo y elevadas conductas ilegales.

Trastorno Explosivo Intermitente: tratamiento

A día de hoy no tenemos un tratamiento del Trastorno Explosivo Intermitente que cuente con suficientes estudios para ser aplicado a estos pacientes.  

Aun así, se recomienda el tratamiento tanto psicológico como farmacológico. Algunos fármacos utilizados para tratar los episodios de conducta agresiva son:

    • Carbamazepina
    • Oxcarbazepina
    • Litio
    • Ácido Valproico
    • Fluoxetina

La terapia psicológica en el Trastorno Explosivo Intermitente tiene por objetivo el tratamiento del:

    • Autocontrol
    • Detección de situaciones o estímulos desencadenantes de episodios violentos
    • Habilidades de afrontamiento más asertivas y menos agresivas
    • Psicoterapia familiar
 

Bibliografía

American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Arlington, VA: Author.
J. Vallejo Ruiloba (2015). Introducción a la psicopatología y psiquiatría. Barcelona: Elsevier Masson.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Recursos de Interés

Artículos Recomendados

Últimos Artículos

trastorno negativista desafiante

Conozcamos el Trastorno Negativista Desafiante

El Trastorno Negativista Desafiante (TND) es un patrón de enfado, irritabilidad, discusiones y actitud desafiante o vengativa que dura por lo menos seis meses.

Orientación Psicológica

Orientación Psicológica

Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo.

Primeras manifestaciones del Trastorno Negativista Desafiante

Las primeras manifestaciones del trastorno se tratan de conductas más agresivas y hostiles e incluso la aparición de mentiras. Éstas aparecen durante los años preescolares, época en que es más prevalente en niños, y raramente aparecen más tarde de la adolescencia, donde la prevalencia es igual.

El TND es más prevalente en las familias cuyo trato es frecuentemente severo, inconstante o negligente. También, es más frecuente en familias en el que el cuidado de los niños está alterado por una sucesión de diferentes cuidadores.

Factores que predicen el Trastorno Negativista Desafiante

Un factor que puede predecir el trastorno son los problemas de regulación emocional, por ejemplo, los niveles altos de reactividad emocional y la baja tolerancia a la frustración. Por otro lado, el trastorno puede preceder al Trastorno de Conducta Infantil, es decir, que el TND éste presente en la infancia y luego se desarrolle el Trastorno de Conducta de inicio en la infancia (ver el Trastorno de Conducta según el DSM-5 para conocer qué subtipos hay). 

A continuación os presentamos este vídeo sobre las características principales de los trastornos que muestran una conducta disruptiva, oposicionista y desafiante:

Diagnóstico Diferencial del Trastorno Negativista Desafiante

Es importante diferenciar el TND de otros trastornos:

  • Trastorno de Conducta Infantil: Los comportamientos del TND son menos graves que los del Trastorno de Conducta. Además, incluye problemas de desregulación emocional (enfado e irritabilidad) que no se incluyen en la definición del Trastorno de Conducta.
  • Trastorno de Desregulación Disruptiva Perturbador del Estado de Animo: Ambos trastornos comparten los síntomas de estado de ánimo negativo y arrebatos crónicos, pero estos arrebatos son más graves en las personas con trastorno de desregulación disrupativa del estado de ánimo.
  • Trastorno Explosivo Intermitente: Los individuos con este trastorno muestran unos niveles elevados de agresividad hacia los demás que no son propios del TND.

Comorbilidad del Trastorno Negativista Desafiante

 El TND suele presentarse conjuntamente con el TDAH niños y el Trastorno de Conducta. Además, también tienen riesgo de presentar Trastornos de Ansiedad, Depresión infantil y consumo de sustancias.

Por otro lado, y conociendo el desarrollo evolutivo del trastorno, los niños y adolescentes con TND presentan un mayor riesgo de problemas de adaptación como adultos (por ejemplo, conducta antisocial) y problemas de control de los impulsos. Por ello, es importante empezar lo antes posible con el tratamiento.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Recursos de Interés

Artículos Recomendados

Últimos Artículos